Buenos Aires | Damos gracias a Dios que a una semana de nuestro retorno, estemos aquí agradeciendo y experimentando la protección de la Virgen, así se refería en el final de la celebración Eucarística el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera. La Santa Misa de Acción de Gracia por el retorno de la imagen que estuvo en la Guerra de Malvinas y que tras 37 años regresaba al país, finalmente visitó la Basílica de Luján, en el oeste bonaerense se desarrolló ayer a las 17 horas del domingo 10 de noviembre.

Desde muy temprano la Capital Nacional de la Fe, se vio reluciente con la llegada de peregrinos, pero no era una día más, justamente, hoy la Diócesis Castrense de Argentina peregrinó junto a la imagen que fue restituida en la ciudad del Vaticano, con la presencia de Santo Padre. La Virgen, Peregrina y Mensajera de la Paz, que desde el lunes se encuentra en el país, no paró un solo instante, recorriendo las distintas dependencias de las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales de Seguridad.

Celebró Santa Misa, Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina, concelebraron, el Capellán Mayor del Ejército Argentino y Vicario de Educación de la Diócesis Castrense, Padre Eduardo Castellanos, el Capellán Mayor de la FAA, Padre César Tauro, el Vicario Pastoral de la Diócesis Castrense de Argentina y Capellán Mayor de la GNA, Padre Jorge Massut, el vicario de Catequesis de la Diócesis Castrense, Capellán Sergio Fochesato, el Rector de la Catedral Castrense, Stella Maris, Padre Diego Pereyra, el Padre Vicente Martínez Torrens (quien predicó a pedido del Obispo en la Misa) y Capellanes Castrenses de las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales de Seguridad, Padre Sergio Danielis, Padre Alberto Barda, Padre Chárbel Makhlouf, Padre Daniel Domínguez, Padre Daniel Días Ramos.

En las palabras finales del Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera decía, “agradecemos al Padre Vicente Martínez Torrens, por sus palabras, por su mensaje, lo hacemos en nombre de la Iglesia Argentina también el Obispado Castrense de Argentina, su presencia con los Héroes de Malvinas, los que quedaron en las islas y quienes están aquí. Damos gracias al Padre Vicente por su servicio sacerdotal, que importante es que nosotros los Sacerdotes, vayamos preparando el corazón para encarnar los valores del armo a Dios,  el amor a la Patria, a la familia, a nuestro tierra y nuestro pueblo, gracias Padre Martínez Torrens por su testimonio”.

Seguidamente, Mons. Olivera hizo una reseña de cómo fue el vinculo con la Diócesis Castrense de Gran Bretaña, así lo recordó, “les quiero contar, que he tenido la posibilidad de dialogar con el Obispo Castrense de Gran Bretaña, Mons. Poaul Mason, por iniciativa, por preocupación, por perseverancia del grupo La Fe del Centurión, a quienes les agradecemos. Desde el primero de los momentos que me comuniqué con el Obispo para expresarle muy humildemente, esta posibilidad de que nuestra Madre pueda volver, inmediatamente dijo que sí, a pesar de que antes debía solicitar la autorización de la Iglesia de Gran Bretaña”.

Visibilizando aún más, sobre el gesto de hermandad entre las dos Diócesis, el Obispo Castrense de Argentina, nos reveló, “debemos resaltar, que el recibimiento y disponibilidad fue inmediatamente, y también la comunión de los pueblos, destacando que el último 27 de octubre, ese domingo, además de despedir a nuestra Madre, rezaron por los argentinos por nuestro país. Durante estos últimos 37, nuestra Madre estuvo en la Catedral Castrense de Gran Bretaña, allí, estaba con una placa recordando esta realidad que resaltó el Padre Vicente, que, María es la Madre todos los Pueblos”.

En un marco de plena emoción, los presentes seguían paso a paso el relato del Obispo, quien nos dijo, “ellos, rezaron durante todos estos años con Ntra. Sra. de Luján, es así, como en aquel encuentro con mi Hermano Paul Mason, me pidió que recemos por el pueblo ingles. Es de caballeros, es de agradecidos, es de cristianos que recemos juntos por el pueblo inglés, por el Obispo Mons. Paul Mason por la Gracia de haber recibido a nuestra Madre, por los caídos en Argentina, Gran Bretaña y por todos los que colaboraron para que hoy estemos juntos”.

Luego de estas palabras, Mons. Santiago Olivera nos invitó a rezar el Ave María, donde cumpliendo con el pedido, en la casa de nuestra Madre, rezamos juntos también por nuestros hermanos ingleses. Luego, nos contó, “mañana, 11 de noviembre, la imagen Peregrina viaja a la Patagonia junto al Padre Vicente, desde donde recorrerá nuestra Patria, gracias también al Vicario de Pastoral de la Diócesis Castrense de Argentina, Padre Jorge Massut quien está coordinando todas las visitas de la Madre en nuestras Capellanías”.

Hablando sobre el viaje a Roma y el reencuentro con Ntra. Sra. de Luján, Mons. Olivera nos hacía una especial revelación, “Hemos podido viajar a Roma como peregrinos y estuvimos en nombre de todos los Veteranos de Guerra, de todos los familiares de los caídos y de todos los argentinos. El 30 de octubre le entregamos al Santo Padre la réplica de la Virgen para que pueda estar en la Catedral Castrense de Gran Bretaña. Quiero que sepan, que recibiendo la imagen que estuvo en Malvinas de Ntra. Sra. de Luján, hemos estados todos”.

Por último, y a antes de impartir la Bendición, el Obispo Castrense de Argentina, expresó, “damos gracias a Dios que a una semana de nuestro retorno, estemos aquí dándole Gracias y experimentando la protección de la Virgen. Decíamos en la oración primera, <<concédele tu ayuda a tu pueblo en la vida presente y la salvación eterna en el cielo>>. Experimentemos todos, la ayuda de María y también, deseemos todos la salvación eterna en el cielo”. –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *