Buenos Aires | El Obispo Castrense de Argentina celebro Santa Misa en Región I de GNA en Campo de Mayo, en las últimas horas de la tarde del jueves, antes de que la noche gane el cielo, Mons. Santiago Olivera llegaba a la dependencia de la Fuerza de Seguridad. Procedente de Santa Cruz y luego de haber concluido su visita pastoral a la provincia patagónica, esta vez acompañado por Vicario General Castrense, Mons. Gustavo Acuña, el Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Massut, el Rector de la Catedral Castrense, Stella Maris y Capellán, Padre Diego Pereyra, el Capellán Daniel Díaz Ramos, el Capellán, Padre Claudio Filiolo.

Cerrando la Peregrinación de la Santísima Virgen, Ntra. Sra. de Luján, Patrona de nuestro Obispado y de Gendarmería Nacional Argentina (GNA), en el marco del año de 80° Aniversario de la Fuerza de Seguridad Nacional, se completaba su visita con la celebración de la Misa Criolla en Campo de Mayo. En parte de la Homilía brindada por Mons. Santiago Olivera hizo referencia a la figura de Ntra. Sra. de Luján, señalando, “su imagen que ha querido quedarse a orillas del Río Luján, dando paso a ese milagro, también en ella, vemos la figura de María, María que acompaña, María que es la madre de todos nosotros”.

Continuando, el Obispo decía de nuestra Patrona, “por ese sí de María, se hizo posible que Dios se encarnara en su seno, en una mujer de nuestra raza (…)”. Agregando, “María nos invita a renovarnos en la esperanza y seguir caminando, nos invita a cumplir lo que Jesús no dice (…)”.

Hablándonos, sobre lo que representa nuestra Madre y su casa decía, Mons. Olivera, “su Santuario en Lujan es la expresión del pueblo argentino creyente, el mismo que visita la casa de su madre como suya, que expone sobre su manto los pedidos, sus alegrías y sus tristezas”. El Obispo nos pedía además, “renovemos nuestra voluntad de cumplir lo que Dios nos pide, así como la Virgen, que la figura tierna de la Madre, nos recuerde como ella lo hizo en Caná, hagamos los que Dios nos pide”.

Por último, nos señalaba, “que en este tiempo del Adviento, nos renueve y que nuestro corazón se manifieste, se brinde, que se abra nuestra posada y cobijemos a quien nos necesita”. La Misa que fue acompañada con la participación de la Banda Musical de GNA, quienes interpretaron la obra “Misa Criolla” de Ariel Ramírez y Félix Luna, el final fue el tiempo del compartir entre todos un fogón familiar, donde la conversación ganó la noche y se estrecharon vínculos.-

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *