Buenos aires | Elevamos el corazón en profundo agradecimiento a Dios, pidiéndole el regalo de su sabiduría para todos los argentinos, el pedido se desprende de la invocación religiosa brindada por el Capellán Castrense de GNA, Padre Daniel Díaz durante los festejos del día del Independencia Argentina en, Región 1, GNA, Campo de Mayo, en el interior bonaerense. Presidió el acto, el Jefe de Región 1, Campo de Mayo, Comandante General, Sergio Rodolfo Enrico, la plana mayor y efectivos de la Fuerza Federal de Seguridad.

En su invocación, el Padre Díaz, decía, “en este 9 de Julio elevamos el corazón en profundo agradecimiento a Dios, pidiéndole el regalo de su sabiduría para todos los argentinos”. Continuando nos decía, “tenemos en nuestras manos y en nuestros corazones las mismas herramientas y los mismos recursos que nuestros próceres, conocidos o anónimos: la fe en Dios, fuente de toda razón y justicia”.

A lo que agregó, de nuestro Señor además contamos con, “la ayuda de su amor y de su sabiduría; talentos a manos llenas; un país rico y hermoso; un amor grande a la Patria y la alegría de servir al bien de todos. Nuestra época también necesita de nuevos ¡próceres ciudadanos!”.

Concluyendo, afirmó, “que Dios bendiga a los buenos gobernantes que trabajan por el bien de su pueblo, y a todos los ciudadanos que trabajan por la dignidad de la Patria y el bien de sus hermanos. Que Dios los bendiga a todos Ustedes “Gendarmes” y a sus familias porque sirven al ciudadano haciendo Patria y muchas veces desde el anonimato con tesón y abnegación como muchos Gendarmes ya retirados”.

A continuación compartimos con ustedes en forma textual la invocación religiosa brindad por el Padre Daniel Díaz:

En este 9 de Julio elevamos el corazón en profundo agradecimiento a Dios, pidiéndole el regalo de su sabiduría para todos los argentinos.

Oremos como oraba a Dios el rey Salomón, quien prefirió la sabiduría por encima de toda riqueza y poder. Por eso Dios le concedió poder y riquezas, además de la sabiduría para guiar a su pueblo.

 

“Dios de nuestros padres y Señor de la misericordia,

que tu Palabra hiciste todas las cosas

y con tu Sabiduría formaste al hombre,

para que gobernara el mundo con santidad y justicia,

concédeme -concédenos- el don de tu Sabiduría

para que me acompañe en todos mis trabajos,

me guíe con prudencia en cada uno de mis actos

y me ayude a darme cuenta del camino del bien.

Así podré guiar a tu pueblo -a mis hermanos- con justicia y rectitud”.

 

Tenemos en nuestras manos y en nuestros corazones las mismas herramientas y los mismos recursos que nuestros próceres, conocidos o anónimos: la fe en Dios, fuente de toda razón y justicia; la ayuda de su amor y de su sabiduría; talentos a manos llenas; un país rico y hermoso; un amor grande a la Patria y la alegría de servir al bien de todos. Nuestra época también necesita de nuevos “próceres ciudadanos”.

Que Dios bendiga a los buenos gobernantes que trabajan por el bien de su pueblo, y a todos los ciudadanos que trabajan por la dignidad de la Patria y el bien de sus hermanos.

Que Dios los bendiga a todos Ustedes “Gendarmes” y a sus familias porque sirven al ciudadano haciendo Patria y muchas veces desde el anonimato con tesón y abnegación como muchos Gendarmes ya retirados que en distintas latitudes de nuestro extenso país y con menos recursos supieron llevar en alto los laureles que nuestros próceres supieron conseguir. Amén.-

 

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *