Buenos Aires | La grandeza del Santo reside en la sencillez de su vida, el mensaje se desprende de la Homilía del Capellán, Padre Jorge González, brindada en la Santa Misa en la Capilla San José, de la Base Aeronaval Comandante Espora (BACE) en su fiesta Patronal. Fue el pasado martes 19 de marzo, en el día del Santoral de San José, donde la comunidad de la BACE participó en la Eucaristía celebrada por el Padre González.

En el resumen de la Homilía, decía el Padre Jorge, “hoy en la fiesta de San José, nos muestra una vez más que su paternidad va más allá de todos los padres terrenales, aún sin ser su afiliación carnal ya que en él se refleja la paternidad de Dios”. Agregando, “San José nos enseña que lo importante no es hacer grandes cosas, sino hacer bien la tarea que nos corresponde a cada uno”.

Profundizando, nuestro Capellán de la Armada nos contó, “la grandeza del Santo reside en la sencillez de su vida, no consta que San José hiciera nada extraordinario pero sí sabemos que fue un eslabón fundamental en la historia de la salvación de la humanidad. Era un hombre justo, justo en el lenguaje bíblico designa al hombre bueno en quien Dios se complace”.

Además, el Padre González se dedico también a resaltar las cualidades del Santo Patrono de la Capilla, “la Santidad de José pasó sin llamar la atención, San José es la prueba de que para que ser bueno y autentico seguidor de Cristo no es necesario hacer grandes cosas, sino practicar las virtudes humanas, sencillas pero verdaderas y autenticas. José es el Santo del silencio, es el silencio necesario para dirigir la vida hacia adentro, para meditar y conocer la voluntad de Dios, José es el Santo que trabaja y ora”.

Por último, decía, “trabajar bajo la mirada Dios no estorba la tarea, sino que ayuda a hacerla con mayor perfección, su corazón, estaba unido a Dios, que tan cerca tenía en su mismo taller, las manos en el trabajo y el corazón en Dios. El humilde carpintero de Nazaret fue proclamado por Pio IX Patrono de la Iglesia Universal, él cabeza de la sagrada Familia sea el protector y custodio de la Iglesia, la gran familia de Dios extendida por toda la tierra y de cada uno de nosotros y de esta nuestra comunidad de la cual él es nuestro mayor intercesor después de la Santísima Virgen María”.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *