Buenos Aires | Mons. Olivera realizó vista Pastoral al HMCM, a las 7:30 horas de la mañana del martes 11 de junio, el Obispo Castrense llegaba al nosocomio castrense acompañado por el Capellán Mayor del Ejército, Padre Eduardo Castellanos. Al llegar, fueron recibidos por las autoridades del Hospital Militar de Campo de Mayo (HMCM), allí lo esperaba el Sr. Director Coronel Mayor Médico Claudio Alberto Peruyera, personal médico, además estaban con ellos el Capellán Castrense, Padre José Alberto López y las Hermanas religiosas del Hospital.

Luego de los saludos, el Director del HMCM, el Dr. Peruyera, lo recibió a Mons. Santiago Olivera en su despacho, donde compartieron una charla amena, sobre la labor de nuestra Diócesis. Además, el Obispo Castrense de Argentina, también tuvo la posibilidad de obsequiarle la imagen de San José Gabriel del Rosario Brochero y el libro de su autoría, “Cura Brochero, Pastor con olor a oveja”, agradecido por el gesto, el Director le contó que conocía de la vida del Santo y también de su tierra.

Luego Mons. Olivera se trasladó a la Plaza de Armas para saludar al personal de la institución, donde ofició la Santa Misa de Campaña, concelebraron, el Capellán Mayor del Ejército Argentino, Padre Eduardo Castellanos y el Capellán Castrense, Padre José Alberto López. Mons. Santiago Olivera baso su homilía en el Evangelio del día, según San Mateo 10,7-13, al respecto señaló, “vine a visitarlos, a mis fieles, a este pueblo que Dios me encomendó a través de Su Santidad Francisco, a ustedes les digo, como dice el Evangelio, vayan a predicar y pongan su confianza en Dios”.

Agregando, “abandónense a la divina providencia, cuando hay un mandato de Dios, ésta la Gracia que asiste en el acompañamiento, por lo tanto siempre la misión será fructífera. Tarde o temprano los frutos se dan, puesto que uno va a pastorear en nombre de Dios, en tal sentido uno debe confiar”.

Como dice el Evangelio, “no hace falta llevar nada más, ni dinero, ni provisiones para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón; porque el que trabaja merece su sustento. Hospédense donde los reciban y allí, dejen toda la Gracia y Bendición”. También, recordó, en el Padre Nuestro decimos, ‹‹Venga a nosotros tu Reino››, el Reino de Dios está cerca cuando vivimos en la verdad, cuando trabajamos por la justicia, cuando Encarnamos el amor. Entonces, ésta es la alegría, cuando hacemos presencia del Reino, cuando le pedimos al Señor, que venga su Reino, y en nuestras actitudes, sentimiento y nuestras obras se manifiesta la fe”.   

Concluida la celebración de la Eucaristía, el Obispo Castrense compartió en el Casino de Oficiales, un desayuno de trabajo con los distintos jefes de los servicios, personal civil y militar donde se destaca una gran participación. Luego Mons. Olivera pudo visitar las distintas áreas del hospital, entre las que figuran, UTI (Unidad de Terapia Intensiva), salas de internación, la Capilla y casa de las religiosas, donde también pudo conversar con la Superiora y las Hermanas.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *