Buenos Aires | Que su presencia de uniformados, nos hable de amor por la patria, de sacrificio por el bien común, la frase se desprende de la oración antes de la bendición del Obispo Castrense de Argentina, Mons. Olivera, en el Egreso Conjunto en el Colegio Militar de la Nación. Ayer, promediando el medio día, el Obispo Diocesano Castrense de Argentina llegaba a la sede Militar en la localidad de, El Palomar, asistió también en representación del Poder Ejecutivo Nacional, el Sr. Ministro de Defensa, Oscar Aguad.

En esta oportunidad, egresaron, Subtenientes del Ejército Argentino, Guardiamarinas de la Armada Argentina y Alférez de la Fuerza Aérea Argentina, su final de formación y egreso marcan el orgullo de las Fuerzas Armadas de nuestro país. Por su parte Mons. Santiago Olivera en momentos de su invocación religiosa destacaba, y les decía a los egresados, “Que su presencia de uniformados, nos hable de amor por la patria, de sacrificio por el bien común, de contribución sincera e inteligente para construir un país de hermanos donde impere la unión, la cultura del trabajo y de la vida y la paz”.

A Dios el Obispo Castrense de Argentina le pedía, “ellos necesitan Señor de tu fortaleza y sabiduría para cumplir con la misión que se les confía”. Agregando, “tanto mejor cumplirán su misión cuanto con más entereza estén al servicio de la patria. La consigna: ‹subordinación y valor, para defender a la patria›, les indica el por qué de sus armas y el por qué de su vocación”.

Acto seguido se procedió a la entrega de Sables y Espadas, atributos de mando a quienes desde ayer son parte de la nueva promoción de Subtenientes, Alférez y Guardiamarinas de las Fuerzas Armadas.

A continuación compartimos con ustedes la Invocación religiosa y Bendición del Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera:

Colegio Militar de la Nación

Egreso Conjunto FFAA (CMN 12-12-2018)

Dios, Padre Providente, te damos gracias por estos jóvenes: Subtenientes, Guardiamarinas y Alférez. Que egresan como flamantes oficiales de nuestras Fuerzas Armadas. Ellos necesitan Señor de tu fortaleza y sabiduría para cumplir con la misión que se les confía.

Tanto mejor cumplirán su misión cuanto con más entereza estén al servicio de la patria. La consigna: “subordinación y valor, para defender a la patria”, les indica el por qué de sus armas y el por qué de su vocación.

Señor que haz llamado a estos jóvenes a entregar sus vidas en bien de la patria, casi siempre con la única satisfacción del deber cumplido y el haber respondido a una vocación que, en su profundidad viene de ti: te pedimos que los sostengas en sus ideales, que su ejemplo nos estimule a salir de la chatura de quien solo busca réditos materiales para sí. Que su presencia de uniformados, nos hable de amor por la patria, de sacrificio por el bien común, de contribución sincera e inteligente para construir un país de hermanos donde impere la unión, la cultura del trabajo y de la vida y la paz.

Señor, que eres el premio y la corona de todos tus hijos, y que con tu palabra todo lo santificas, te pedimos que bendigas estos: sables y espadas, que les serán entregados como signo del mando, con que son investidos. Pero principalmente bendice a cada uno de ellos, a quienes colaboraron en su formación y de modo especial a sus familias, pilar fundamental de sus vidas.

Ntra. Sra. de Luján, Patrona de la República Argentina: protege a tus hijos.

A ti Padre te lo pedimos por medio de tu Hijo Jesucristo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *