Buenos Aires | Te pedimos, Padre, por estos hijos tuyos que en ti han puesto su esperanza, para que renueves con tu bendición en todos ellos, la noble vocación de soldados, la frase pertenece a un fragmento de la invocación religiosa brindada por el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera ayer en la ESESC. Fue en la jornada del 12 de julio en la ceremonia desarrollada en la  Escuela de Suboficiales del Ejército Sargento Cabral (ESESC) donde egresaron 165 Cabos en comisión y Art. 11, de las Armas de Caballería, Artillería e Ingenieros, de las especialidades y servicios de camareros, cocineros, sastres, talabarteros, oficinistas, carpinteros, enfermeros veterinarios y conductores motoristas.

Presidió el acto de egreso, el Director General de Educación, General de Brigada, Agustín Humberto Cejas, quien también tomó juramento de fidelidad a la Constitución a los señores egresados. Asistieron al acto, el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, quien estuvo acompañado por el Capellán Mayor del Ejército Argentino, Padre Eduardo Castellanos y el Capellán Castrense, Padre Diego Segundo, autoridades del Ejército e invitados.

La actual ESESC tiene su origen en el pedido del Presidente de la República Argentina, General Julio Argentino Roca, de conformar la creación de la Escuela para Cabos y Sargentos, abriendo sus puertas el 26 de marzo de 1881. A partir del año 2002, distintas modificaciones en planes de estudios, se producía la fusión de la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral, la cual formaba a los Suboficiales de las Armas con la Escuela de Suboficiales para el Apoyo de Combate General Lemos, que formaba a Suboficiales de las Especialidades de Servicios.

Es de destacar, que antes del inicio de la ceremonia de egreso, Mons. Olivera, en su arribo a la ESESC fue recibido por el Director de la institución educativa, el Coronel Jorge Alberto Puebla. Con quien intercambiaron un especial dialogo, allí pudieron compartir opiniones sobre, la realidad educativa hoy en las Fuerzas, entre otros temas.

A continuación compartimos con ustedes en forma textual la invocación religiosa brindada por Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

Oh Dios, Padre omnipotente, origen y fuente de todos los bienes del mundo por quien los hombres vivimos nos movemos y existimos, a ti Oh Dios, Padre providente, nos dirigimos una vez más, para darte gracias por estos hombres y mujeres del Ejército de nuestra Patria que hoy egresan como cabos. Tú lo sabes, Señor, nada se les ha regalado. Todo lo han conseguido con su esfuerzo. Por eso queremos darte gracias, porque tú los has acompañado brindándoles tu asistencia en el aula y el adiestramiento en todas sus formas.

Te pedimos, Padre, misericordioso, por estos hijos tuyos que en ti han puesto su esperanza, para que renueves con tu bendición en todos ellos, la noble vocación de soldados, que tú mismo les has inspirado, dales sabiduría y prudencia, en el ejercicio del mando, corona con el éxito sus esfuerzos y sacrificios en bien del servicio, dales consuelo en la fatigas y el dolor…bendice su trabajo diario en los distintos destinos donde tendrán que servir, a nuestra amada patria.

Que sus familias, por la mediación de la Santísima Virgen María, la Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Madre Nuestra, la Virgen de la Merced Patrona y Generala de Nuestro Ejército gocen siempre de la paz, la unidad y la alegría.

Y que la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre todos y cada uno de ustedes,… sus familias y hogares,… sus nuevos destinos y lugares de trabajo. Amén.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *