Buenos Aires | Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con que puedan apagar los encendidos dardos del maligno, la frase es parte de la carta de San Pablo citada por el Capellán Castrense de GNA, Padre Ricardo Javier González, y fue difundida en el acto de Jura de Fidelidad a la Bandera Nacional, en la Escuela de GNA, Gral. Don Martín Miguel de Güemes, en la localidad bonaerense de La Matanza. El acto desarrollado en la mañana del viernes 21 de junio, en la Plaza de Armas de la institución educativa de Gendarmería Nacional Argentina fue presidido por, la Sra. Ministra de Seguridad de la Nación, Dra. Patricia Bullrich, quién se encontraba acompañada por el Sr. Secretario de Seguridad de la Nación, Lic. Eugenio Burzaco y el Sr. Director Nacional de  GNA, Cte. Gral. Gerardo José Otero, el Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Massut y el Capellán, Padre Ricardo González.

Antes de la jura, el Padre González realizó la invocación religiosa y bendición de uniformes y sables de los Cadetes del 1° año, allí en primer lugar leyó la Carta de San Pablo, ‹‹Fortalézcanse en el Señor y en la fuerza de su poder, vístanse de todas las armas de Dios….Tomen pues, la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila firmes. Estén, pues, alertas ceñidos sus lomos con la verdad, revestida la coraza de la justicia  y calzados los pies, prontos para anunciar el Evangelio de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con que puedan apagar los encendidos dardos del maligno. Tomen el casco  de la salvación y la espada del espíritu, que es la Palabra de Dios,…. Orando en todo tiempo en espíritu y para ello velando con toda perseverancia (…)››

A lo que señaló, “hasta acá la Palabra inspirada, para elevar nuestra  oración al Señor de los Ejércitos, implorando por estos jóvenes de 1° Año de nuestra Escuela,  que hoy han sido investidos por primera vez con el glorioso uniforme de Cadetes de la Gendarmería Nacional, quienes también recibirán una réplica del sable de nuestro Prócer de la Nación, el Gral. Don Martín Miguel D. Güemes. Sable que representa el mando, sabiendo que la forma más sublime del mismo es el servicio y que además nadie podrá conducir a otros, si primero no es capaz de dominarse y conquistarse a sí mismo. Por lo cual rogamos a Dios que al vestir este uniforme, se revistan por dentro de todos los valores espirituales a que nos invitaba la Carta de San Pablo leída al comienzo, como así también de esas virtudes que todos los días son proclamadas en el Decálogo del Gendarme Argentino”.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *