CABA | Porten con Honor y empleen sus condiciones al servicio de los eternos valores de la justicia, el amor, la paz, la prosperidad y la defensa del orden institucional, el resumen corresponde a la Bendición impartida por el Obispo Castrense de Argentina, en el Casa Rosada, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Promediando el medio día, del viernes 21 de diciembre del corriente año, Mons. Santiago Olivera arribaba a Casa de Gobierno de la Nación Argentina. Invitado por el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Teniente General, “VGM”, Bari del Valle Sosa, Mons. Olivera acudía, para en la Ceremonia de entrega de Sables y despachos puedan recibir su bendición.

Reunidos en el Salón Blanco de Casa Rosada, presidió el acto, el Señor Presidente de la Nación, Ingeniero Mauricio Macri, quien estuvo acompañado por el Sr. Ministro de Defensa de la República Argentina, Oscar Aguad, autoridades de las Fuerzas Armadas e invitados especiales.  Por su parte nuestro Obispo Diocesano Castrense de Argentina pidió a Dios, “escucha benignamente nuestras oraciones por estos hijos tuyos que hoy reciben estos sables, reciben estos sables, como símbolo de la autoridad y ejercicio del mando que asumen éste día y sobre los que imploro tu Bendición”.

Resaltando además, “ayúdalos a que los porten con honor y a que los empleen al servicio de los eternos valores de la justicia, el amor, la paz, la prosperidad y la defensa del orden institucional (…)”. Pidiéndoles a los Generales, Almirantes y Brigadieres, “que cada uno sea semilla de un futuro argentino en el que salgan victoriosos la Patria y sus integrantes como supremos bienes que hemos recibido de Dios y a los que deberemos defender y servir fielmente siempre”.

A continuación compartimos en forma textual la Bendición impartida por el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera en Casa Rosada:

Bendición de Sables

Dios Todopoderoso, Señor del Universo y Padre de todos los hombres, escucha benignamente nuestras oraciones por estos hijos tuyos que hoy reciben estos sables, como símbolo de la autoridad y ejercicio del mando que asumen éste día y sobre los que imploro tu Bendición.

Ayúdalos a que los porten con honor y a que los empleen al servicio de los eternos valores de la justicia, el amor, la paz, la prosperidad y la defensa del orden institucional y del derecho, para perpetuar de este modo ejemplo que nos legaran los padres de la Patria al vivir con coherencia y entusiasmo su vocación militar de entrega y servicio a la nación y su pueblo.

Que cada uno sea semilla de un futuro argentino en el que salgan victoriosos la Patria y sus integrantes como supremos bienes que hemos recibido de Dios y a los que deberemos defender y servir fielmente siempre.

Invocamos para ello la protección de Nuestra Señora de Luján, Patrona de nuestra Patria. Que ella nos conceda en la vida y en la muerte la misericordiosa dulzura de la paz. Amén.

+Mons. Santiago Olivera

Obispo Castrense de Argentina

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

1 comentario

  1. Que linda ceremonia !!!
    Emocionante la bendición de los sables
    Me hubiera gustado estar presente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *