Chubut | Son un ejemplo, leo sus cartas y no puedo dejar de pensar en estos Soldados, nuestros hermanos

Publicado el31 agosto, 2019

Chubut | Son un ejemplo, leo sus cartas y no puedo dejar de pensar en estos Soldados, nuestros hermanos, la reflexión la realizaba el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera al visitar el museo de Sarmiento, Guarnición Ejercito Sarmiento (GES), donde pudo leer dos cartas pertenecientes a dos Héroes nuestros. En su recorrida, nuestro Obispo se encontró con dos testimonios conmovedores, se tratan de dos cartas que forman parte del orgullo de aquellos hombres que en 1982, partieron con destino a las Islas Malvinas al servicio de la Patria.

Son dos copias atesoradas por nuestros efectivos, una de ellas le pertenece al Teniente Roberto Néstor Estévez, quien le escribía a su Señor padre antes de partir a Malvinas, fechada el 27 de marzo de 1982, en Sarmiento, Chubut. El otro documento, le pertenece al Soldado, Clase 1963, AOR Horacio Lorenzo Giraudo, él le escribe a toda su familia de Hernando, Córdoba, lo hizo desde la Base Militar Santiago (ex Darwin)  el 20 mayo de 1982.

Son un ejemplo, leo sus cartas y no puedo dejar de pensar en estos Soldados, nuestros hermanos que de verdad están dispuestos a entregar la vida por amor a la Patria, por amor a Dios desde una mirada de fe. Es increíble, dos hijos, dos Soldados jóvenes que escriben con esa profundidad, con esa posición del corazón, “cuando llegue esta carta, ya estaré en la presencia de Dios (…)”, dice Estévez, realmente admirable.

Luego de leer atentamente cada una de los escritos, Mons. Olivera rezó por cada uno de ellos, por nuestros Héroes, por sus familiares y también por nuestros efectivos actuales. Al termino de su oración, contaba a nuestra redacción, “es emocionante, descubrir al leer sus cartas el sentido de responsabilidad, de compromiso, de servicio y a la vez su fe profunda en Dios el cual transmiten en su mensaje”.

Citando al Soldado Horacio Giraudo, recordó, “‹‹ (…) hay días que parece que no puedo vivir más sin verte, pero, es el destino que Dios eligió para mí y para todos ustedes. Por suerte, siempre me puedo refugiar en la fe de Dios y por medio de él, acercarme a ustedes (…) ››. Es una gratitud estar en este lugar, desde donde partieron en defensa de la Patria, poder visitar el regimiento, el batallón que fue a Malvinas”.

Cerrando, Mons. Santiago Olivera nos dijo, “repasar sus notas, subrayo la importancia de la valoración de la comunión diaria de nuestro Soldado, y el Teniente, cuando a pesar de no haber pisado suelo malvinense, afirmaba, Cuando llegue esta carta yo ya estaré rindiendo cuentas a Dios. Son notables testimonios de Fe, realmente me renueva de gratitud el poder estar aquí, poder estar y conocer además a este grupo de hombres y mujeres que defiende nuestra tierra y nuestro país”.

Mientras el viento patagónico cruzaba entre las ramas desprovistas de hojas por el invierno, abrigados por los rayos del sol en aquel rincón de nuestra Patria, el orgullo de estos dos Héroes nos convocó a pensar nuevamente en nuestras convicciones de servicio. Ambas cartas fueron donadas por los padres de nuestros efectivos al museo del GES, en el caso del Soldado Giraudo, fue su padre al cumplirse 20 años de la guerra.-

A continuación compartimos la transcripción de las cartas que permanecen en el Museo del GES (Guarnición Ejército Sarmiento), provincia de Chubut:

Carta del Teniente Roberto Estévez a su Padre

Sarmiento, 27 de marzo de 1982

Querido papá,

Cuando recibas esta carta yo ya estaré rindiendo cuentas de mis acciones a Dios Nuestro Señor. Él, que sabe lo que hace, así lo ha dispuesto: que muera en cumplimiento de mi misión. Pero fíjate vos, ¡qué misión! ¿No es cierto?

¿Te acordás cuando era chico y hacía planes, diseñaba vehículos y armas, todos destinados a recuperar las islas Malvinas y restaurar en ellas Nuestra Soberanía? Dios, que es un Padre Generoso ha querido que éste, su hijo, totalmente carente de méritos, viva esta experiencia única y deje su vida en ofrenda a nuestra Patria.

Lo único que a todos quiero pedirles es: 1) que restauren una sincera unidad en la familia bajo la Cruz de Cristo; 2) que me recuerden con alegría y no que mi evocación sea la apertura a la tristeza y, muy importante; 3) que recen por mí.

Papá, hay cosas que, en un día cualquiera, no se dicen entre hombres pero que hoy debo decírtelas: Gracias por tenerte como modelo de bien nacido; gracias por creer en el honor; gracias por tener tu apellido; gracias por ser católico, argentino e hijo de sangre española; gracias por ser soldado, gracias a Dios por ser como soy y que es el fruto de ese hogar donde vos sos el pilar

Hasta el reencuentro, si Dios lo permite.
Un fuerte abrazo.
Dios y Patria ¡O muerte!

Roberto


Carta del Soldado Horacio Lorenzo Giraudo

Base Militar Santiago (Ex Darwin) 20/5/82

 

Querida familia:

Les escribo estas líneas, esperando que se encuentren muy bien, yo estoy perfectamente y muy contento de haber recibido noticias de ustedes después de varios días.

Por lo que veo en la carta que me enviaron, están todos muy bien gracias a Dios y Fernando muy contento con la brillante inversión que hizo para el Fitito, realmente me alegro que comprara el estéreo, ya que soñaba con él desde antes que comprara el auto.

Con respecto a las encomiendas que me mandaron con los guantes todavía no he recibido nada, según lo que nos dijo el Teniente, estarán en Puerto Argentino, la estoy esperando ansioso porque tengo muchas ganas de comerme algunas golosinas.

Espero que, hayan disfrutado del viaje de Buenos Aires, por lo que vi mamá se tomó tiempo como para escribirme, realmente me emocionó muchísimo leerla porque vi en ella, el amor más profundo de una madre preocupada. Por eso, en estas líneas que se la dedico a ella, le quiero dar la mayor tranquilidad posible y decirte que yo también te extraño muchísimo, que hay días que parece que no puedo vivir más sin verte, pero, es el destino que Dios eligió para mí y para todos ustedes.

Por suerte, siempre me puedo refugiar en la fe de Dios y por medio de él, acercarme a ustedes, les cuento que en todas las misas voy a comulgar, realmente me hace mucho bien. Cambiando de tema, les diré que con todos los muchachos decidimos hacer un asado en Hernando, para la licencia, de hacerse, sería en el galpón de Fabricio, a la canasta y con mucho vino, va que nos estamos olvidando hasta del color y prometimos una venganza terrible.

También, espero que la cosecha de soja haya tenido el rinde esperado, por suerte parece que este año se dio al campo. También mi deseo es que le vaya muy bien a Oscar con la máquina del suegro, porque él, se lo merece, ya que trabaja muchísimo todo el año.

De Bety y Raúl tampoco tuve noticias, díganle de mi parte que los extraño mucho y que si tienen un rato de tiempo me escriban, ya que la mayor felicidad que podemos recibir en este lugar es, recibiendo líneas de los seres queridos. Quiero aprovechar estas líneas para darles mis felicitaciones al Nono José por el cumpleaños, díganle que le mando un beso grande y que me hubiese gustado participar de los festejos; también mando un beso a Nona Laura, ya que siempre suele preguntar por mí.

Bueno querida familia, ahora llega para mí el momento más triste, el de la despedida, les quiero pedir que se queden tranquilos porque yo estoy muy bien, y que tengan fe en Dios que dentro de un tiempo no muy lejano, nos vamos a poder ver y charlar largo rato, por ahora les digo hasta la próxima.

Chau, los quiere y extraña mucho a todos:

Horacio Lorenzo Giraudo.

PD: Saludos a todos mis amigos.

Copia de la carta origina del Teniente, Roberto Néstor Estévez.-

 

Copia de carta del Soldado, Clase 1963, AOR Horacio Lorenzo Giraudo.-

 

Noticias relacionadas

Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo

Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo

Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo, así lo manifestaba el Obispo Castrense de Argentina en su 36° Aniversario de ordenación Sacerdotal. El 18 de septiembre de 1984, Mons. Justo Oscar Laguna, en la Catedral Ntra. Sra. del Buen Viaje, en la...

1 Comentario

  1. Beatriz Gigena

    Realmente son tan conmovedoras las palabras…lágrimas corren por mi cara…recordar esa época duele todavía…pero reconforta saber que los sostenía una fe profunda…Dios nuestro Señor jamás abandona a ninguno de sus hijos…más a éstos héroes argentinos… elevo una oración por ellos y sus familias. Bendiabrazo a todo nuestro ejército! Viva la Patria!!!

Deja un comentario

Suscribite a nuestro newsletter

¡Te suscribiste correctamente!

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!