Córdoba | Nadie transcurrido más de cien años puede atribuirse el derecho a decir, vamos a hacer que se cumpla el deseo de Brochero, la afirmación fue brindada por Mons. Santiago Olivera en su visita a la ciudad de Cruz del Eje, al ser consultado por la prensa local sobre el caso de la pretensión del Concejo Deliberante de Santa Rosa del Río Primero de querer trasladar los restos del Santo. El caso que despertó gran preocupación en torno a los fieles del Santo José Gabriel del Rosario Brochero, cuando el Poder Legislativo de Santa Rosa del Río Primero sancionara una ordenanza exigiendo sea cumplido el pedido.

Hablamos del tratamiento y aprobación de ley municipal, que en el mes de de mayo del corriente año, mediante la cual, pretenden buscar hacer cumplir la última voluntad del Santo. Entre las voces que se escucharon casi de forma inmediata para poder esclarecer la situación, fueron las declaraciones de Mons. Olivera quien fuera Obispo de Cruz del Eje y uno de los referentes de la Causa de Beatificación y Canonización del Santo, lo mismo que Mons. Ñañez, Arzobispo de Córdoba.

En tal sentido, y aprovechando la visita del Obispo Castrense de Argentina a la tierra Mediterránea, Mons. Santiago Olivera, fue entrevistado por Info Global, ante la consulta sobre cómo se dio todo esto, el Obispo respondió, “ha sido un mal entendido, mala información o quizás, alguien que asesoró equivocadamente al Concejo Deliberante de Santa Rosa del Río Primero, pues, pensar que no se cumplió con la voluntad de Brochero es un error”.

Agregando, “la familia, su hermana Aurora y su sobrino, quienes eran sus herederos universales fueron quienes determinaron donde descanzaría Brochero, lo hicieron junto a los notarios de aquel tiempo, en 1914, ellos establecieron el destino de los restos del Santo. Sus familiares, fueron quienes pidieron el permiso correspondiente a las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, para poder sepultar a Brochero en la Casa de Ejercicios”.

Para Mons. Santiago Olivera, “sus herederos cumplieron con todo, también la Iglesia, Brochero es un Santo, y pensar que con el paso de más de un siglo de todo aquello, un Concejo Deliberante se arrogue el derecho a decir que cumplirán con el deseo de Brochero, resulta muy llamativo”. Respecto de la carta que habría sido la raíz del dictado de la Ordenanza en Santa Rosa del Río Primero, el Obispo Castrense señaló, “si bien es verdad que en primera instancia Brochero había manifestado ser sepultado en su pueblo natal, también es cierto que con el transcurrir de los años su deseo era perdurar aquí en Traslasierra para siempre, su corazón, su familia, su Curato, su Parroquia, era esta tierra”.

Para despejar todo tipo de dudas, Mons. Santiago Olivera fue directo, declarando, “quién no conoce a Brochero puede pensar que él quería irse a otro lado, pero visto así, es un atropello, es producto de alguien muy confundido, que pretende haber descubierto algo. Es importante saber, que la vida de Brochero fue estudiada por la Iglesia, por historiadores respetables, Sacerdotes responsables”.

Ante la pregunta del por qué se llego a ésta situación, Mons. Olivera dijo, “creo que todo se trato de un error, de un mal entendido que hoy visto de esta forma, nos debe ayudar para poder descubrir la vida del Santo Brochero. Además, es muy clara la postura de Mons. Carlos Ñañez, quien además de ser Arzobispo de Córdoba, es familiar directo de Brochero quien ratificó que el deseo del Santo fue cumplido por sus familiares”.

Respecto de cómo sigue ahora este reclamo, si todo se ha dirimido o concluido, el Obispo Castrense de Argentina respondía, “si bien no sé en qué quedó todo este reclamo, puesto que yo no vivo en Córdoba, rezó mucho y quiero que se termine, porque, insisto, se ha llegado a esta instancia por un mal asesoramiento”. Por último, Mons. Santiago Olivera ratificaba, “nadie, transcurrido más de cien años puede atribuirse el derecho a decir, vamos a hacer que se cumpla el deseo de Brochero, pues está más que claro que su hermana Aurora, así como su sobrino y la testificación de los notarios fueron quienes cumplieron su anhelo. Brochero es su tierra, su gente, su obra, ‹‹eh pispiado que me quedaré aquí para siempre››”.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *