Córdoba | Partamos sin demora, vayamos al encuentro de los hermanos para servirlos, para ponerlos en esa misma actitud de la Virgen, es una de las tantos pasajes que se desprenden del mensaje brindado en la Homilía brindada por Mons. Santiago Olivera. El Obispo Castrense de Argentina, partía promediando la media tarde de ayer 31 de de mayo, luego de haber asistido durante la mañana del acto por el 13° Aniversario de la PSA en Ezeiza, provincia de Buenos Aires rumbo a la ciudad de Córdoba.

Es que, en la Parroquia Ntra. Sra. del Valle, en la ciudad capital cordobesa, celebró la Santa Misa, donde el Padre Juan Martínez hizo su profesión de fe, juramento de fidelidad de servir a los hombres y mujeres de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) destinados en Córdoba. En primera instancia, el Obispo agradeció, a todo el Pueblo de Dios, también a las Fuerzas de Seguridad Federal, Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad provincial cordobesas, también felicitó por los 13 años de vida de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Mons. Santiago Olivera también destacaba, “agradecemos también al Arzobispo de Córdoba, Mons. Carlos Ñañez quien nos concede, que otro Sacerdote de su Arquidiócesis se sume para colaborar en nuestro Obispado Castrense de Argentina. Como todos sabemos nuestro Obispado es una Diócesis personal, es una Iglesia particular, la cual está pensada para anunciar el Evangelio”.

Agregando, “estamos en el acompañamiento espiritual y humano, en el particular modo de vida que supone a veces traslados, desarraigos, pero también requiere de la preparación de nuestra fe, para ser capaces por amor a los hermanos, la sociedad, la patria entregar la vida para cuidarnos y protegernos. Éste, es un motivo de autentica gratitud a cada hombre y mujer de la Fuerza, quienes deben avanzar en este desafío para no solo descubrir una profesión y un trabajo, sino una vocación de servicio”.

También, nuestro Obispo, subrayó la importancia de este día vivido, señalando del Evangelio leído, “en coincidencia en este día, (31 de mayo) hacemos la lectura del Evangelio coincide con la fiesta de la Virgen de la Santa Patrona de la PSA, Ntra. Sra. del Bueno Viaje. María parte y va sin demora a un pueblo de la montaña de Judas, habiendo sido llamada para ser la Madre de Dios, Ella, no se agranda, se hace pequeña y se hace servidora y va al encuentro de su prima. Ese, el de la Virgen, es un camino para nosotros los cristianos, habiéndonos encontrado con Jesús, sabiendo el amor que Dios nos tiene, partimos sin demora, vamos sin demora al encuentro de los hermanos para servirlos también, para ponerlos en esa misma actitud de la Virgen. María siempre nos muestra el camino, María nos trae a Jesús, María nos lleva siempre a Jesús”.

Continuando con sus palabras, Mons. Santiago Olivera revelaba, “la razón del ser del Obispado, de cada Capellán, de nuestra vida es anunciarles el Evangelio, presentarles a Jesús, para que vivamos cada vez más y mejor la Palabra de Dios en nuestra vida, para que la podamos Encarnar. Para ser una verdadera sociedad cristiana con  hombres y mujeres nuevos, este es nuestro servicio, ésta es nuestra vocación y es nuestro ofrecimiento a los hombres y mujeres de las Fuerzas”.

Ampliando y contándonos sobre la misión de nuestra Diócesis, señaló que ellos encuentran para, “acompañarlos, sostenerlos, tener una persona, un lugar donde puedan sentirse contenidos y mirando la vida como peregrinos, la Virgen del Buen Viaje, nuestra Patrona, nos habla que estamos en camino. Vamos sin lugar a dudas hacia la Patria del Cielo, hacia la Patria definitiva donde contemplaremos a Dios, en este camino, para sortear las dificultades, para alegrarnos en ese tránsito, para compartir gozos y tristezas tenemos el acompañamiento de la Iglesia, de los Padres que son quienes colaboran con el Obispo y hacen presente esta Iglesia Particular Diocesana”.

Por último, Mons. Olivera volvía a resaltar, “agradezco la disponibilidad del Padre Juan Martínez a quien tuve la Gracia de conocer en tiempos de la Beatificación de Brochero en el año 2013, como regalo de Dios, como Gracia del Cura Brochero continuamos una amistad e interacciones. Además agradezco la generosidad del Arzobispo de Córdoba, mi hermano Mons. Carlos José Ñañez contamos también con la condescendencia del Padre Juan Martínez, me alegra mucho que se sume al servicio Pastoral del Obispado Castrense, me llena de orgullo que en este día se sume como Capellán de esta Fuerza Federal de Seguridad aquí en Córdoba”.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *