Corrientes | Con la celebración de Santa Misa en la Basílica de Ntra. Sra. de Itatí Mons. Olivera finalizó su visita pastoral a la provincia

Publicado el7 marzo, 2020

Corrientes | Con la celebración de Santa Misa en la Basílica de Ntra. Sra. de Itatí Mons. Olivera finalizó su visita pastoral a la provincia, la misma se extendió desde la tarde del lunes 2 hasta la tarde del viernes 6 de marzo. El Obispo Castrense de Argentina, en su última actividad programada en la provincia, partía con las primeras horas del viernes desde la capital provincial hasta la localidad de Itatí, donde fue recibido por autoridades de las Fuerzas Federales de Seguridad y efectivos que asistieron a la celebración Eucarística.

El día anterior (jueves 5), Mons. Olivera había visitado las localidades de San Cosme y Paso de la Patria, donde en esta última ciudad, celebró Santa Misa a orillas del río Paraná, donde asistieron efectivos de Prefectura Naval Argentina y efectivos castrenses de Paraguay. En la Basílica de Ntra. Sra. de Itatí, presidió Santa Misa, Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina, concelebraron el Vicario de Pastoral Castrense y Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Massut, el Capellán Mayor de PNA, Padre Diego Tibaldo y los Capellanes Castrenses, Padre Roque Franco (GNA) y el Padre Calixto Portillo (PNA).

En su mensaje en el Santuario, Mons. Olivera señalaba, “felices seremos si al escuchar la Palabra la ponemos en práctica. Que María nos ayude a vivir nuestra vida en serio, que en ella se manifieste aquello que nos enseña la fe”.

Agregando, “María es la perfecta discípula, es quien nos revela el camino, es la Peregrina que nos ayuda a vivir más y mejor como cristianos, como discípulos de Jesús. Queremos hoy también rezar desde este Santuario por la vida, tal como lo haremos este próximo domingo 8 de marzo junto a todos los obispos, diciendo sí a la vida”.

Continuando, nuestro Obispo Castrense de Argentina, nos recordaba, “María es la Madre de todos que, a lo largo del tiempo, de las distintas advocaciones, no hace otra cosa que presentarse como nuestra Madre. Cercana, que acompaña, que protege, que nos brinda esa ternura del corazón del Madre, a Ella, venimos como hijos a pedirle por nuestras necesidades, por nuestras intenciones.

También le pedimos por nuestra Diócesis, para que crezcamos en este camino de configurarnos más y mejor a Jesucristo, clave en nuestra vida. Renovemos la alegría de la fe, agradezcamos este don y como María pongamos en práctica en nuestra vida, aquello en que creemos”, concluía Mons. Santiago Olivera.

Al finalizar la celebración Eucarística, el Obispo Castrense agradeció a nuestros hermanos presentes en la Basílica Ntra. Sra. de Itatí, expresándole su especial cercanía y bendición, se retiraba. Eran los últimos minutos en aquella ciudad, donde antes de partir visitó las unidades de Gendarmería Nacional Argentina y Prefectura Naval Argentina.

Seguidamente, se trasladó rumbo a la capital provincial, donde en el Aeropuerto Internacional Doctor Fernando Piragine Niveyro era esperado por efectivos de la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria) y efectivos de Gendarmería. Ese fue el momento del adiós, la despedida y final de la visita pastoral del Obispo Castrense de Argentina a nuestra provincia de Corrientes, desde donde partió rumbo a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!