Corrientes | Pidamos a Jesús nos ayude a recobrar la alegría de ser bautizados y por lo tanto la alegría de tener a Dios como Padre

Publicado el5 marzo, 2020

Corrientes | Pidamos a Jesús nos ayude a recobrar la alegría de ser bautizados y por lo tanto la alegría de tener a Dios como Padre, así lo manifestaba el Obispo Castrense de Argentina durante la celebración Eucarística al compartir la Homilía en la ciudad de Paso de la Patria. Fue durante la jornada del jueves 5 de marzo, en el ante último día de su visita pastoral a la provincia, Mons. Santiago Olivera junto al Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Massut y el Capellán Mayor de PNA, Padre Diego Tibaldo partían de la ciudad de Corrientes rumbo a las localidades de San Cosme donde visitaron a nuestros efectivos de Gendarmería Nacional Argentina (GNA).

Luego de su encuentro con los efectivos de aquella Fuerza Federal de Seguridad, se trasladaban hasta la localidad de Paso de la Patria donde fueron recibidos por nuestros hermanos de Prefectura Naval Argentina (PNA). Luego de los saludos y conversación, promediando las primeras horas de la tarde, Mons. Santiago Olivera celebró Santa Misa de Campaña a orillas del río Paraná, concelebraron el Capellán Mayor de GNA, Padre Massut, el Capellán Mayor de PNA, Padre Tibaldo y los Capellanes Castrenses, Padre Roque Franco (GNA) y el Padre Calixto Portillo (PNA), asistieron efectivos de PNA y efectivos castrenses de Paraguay.

En su mensaje, Mons. Santiago Olivera se refirió al Evangelio, señalando, con el Nuevo Testamento, con la enseñanza de Jesús, nosotros sabemos que Dios no es un Dios lejano, sino que es Dios “Padre”,  y el modo de rezarle es como decía Jesús recién en el Evangelio: <<…Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá>>”.

Agregando, “no dice: cuando tengan ganas, cuando puedan, si lo consideran…, no, Jesús lo dice categóricamente: <<Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá, porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra y al que llama se le abrirá>>. Así es Dios con nosotros, y así nos enseñó a rezar Jesús mediante la mejor oración”.

Continuando, nos decía, “la oración del “Padre Nuestro”, allí nos hace vivir este Evangelio que hoy leemos, puesto que llamamos a Dios, “Padre”, y le decimos “Nuestro”, “Nuestro Padre”; y rezamos entonces, con la confianza de hijos, reconociéndonos hermanos, cercanos unos de otros, porque la fe cristiana hace mirar al otro como hermano, como miembros de una misma familia”.

Además, el Obispo nos revelaba, “(…) las claves de la oración para dirigirnos a Dios: “Pedir, insistir y confiar…”, pero tengamos en cuenta que la mejor oración cristiana, será siempre una adecuación a la Palabra de Dios, como el “Hágase en mí, según tu Palabra” de la Virgen, y como lo rezamos nosotros también en el Padre Nuestro “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

En este tiempo de Cuaresma, Mons. Santiago Olivera nos pedía que no dejemos pasar los días y que podamos celebrar Pascua de verdad, sabiendo que, “aquel que cree, se bautiza dice Jesús”. Destacando, (…) ésta es la realidad del por qué la Iglesia sigue bautizando: Porque creemos, bautizamos a nuestros hijos, a los nietos, porque creemos, nos han bautizado.

El creer es justamente, tener la certeza de un Dios que es Padre, que nos quiere, que nos ama tanto que envía a su Hijo para salvarnos”. Continuando, Mons. Olivera nos recordaba, ese debe ser nuestro camino, nuestro derrotero para ir a celebrar la Pascua, que es por excelencia, descubrir el amor de Jesús sin límites, hasta el extremo, como lo hacen ustedes, que se preparan en su tarea, en su trabajo, en su misión, para entregar la vida si fuera necesario, por la Patria”.

Por último, el Obispo Castrense de Argentina pidió, que Jesús nos ayude a recobrar la alegría de ser bautizados y por lo tanto la alegría de tener a Dios como Padre. Que así sea.”-

A continuación, compartimos con ustedes en forma textual Homilía de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

5 de marzo de 2020

Homilía de Mons. Santiago Olivera

Obispo Castrense de Argentina

Paso de la Patria, Corrientes

Mt 7, 7-12

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

¿Hay acaso entre ustedes alguno que le dé una piedra a su hijo, si éste le pide pan? Y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Si ustedes, a pesar de ser malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con cuánta mayor razón el Padre, que está en los cielos, dará cosas buenas a quienes se las pidan.

Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes. En esto se resumen la ley y los profetas”.

 

Con el Nuevo Testamento, con la enseñanza de Jesús, nosotros sabemos que Dios no es un Dios lejano, sino que es Dios “Padre”,  y el modo de rezarle es como decía Jesús recién en el Evangelio: “…Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá”; no dice: “cuando tengan ganas”, “cuando puedan”, “si lo consideran…”, no, Jesús lo dice categóricamente: “Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá, porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra y al que llama se le abrirá”.

Así es Dios con nosotros, y así nos enseñó a rezar Jesús mediante la mejor oración, la oración del “Padre Nuestro”, allí nos hace vivir este Evangelio que hoy leemos, puesto que llamamos a Dios, “Padre”, y le decimos “Nuestro”, “Nuestro Padre”; y rezamos entonces, con la confianza de hijos, reconociéndonos hermanos, cercanos unos de otros, porque la fe cristiana hace mirar al otro como hermano, como miembros de una misma familia.

Se nos dan así, las claves de la oración para dirigirnos a Dios: “Pedir, insistir y confiar…”, pero tengamos en cuenta que la mejor oración cristiana, será siempre una adecuación a la Palabra de Dios, como el “Hágase en mí, según tu Palabra” de la Virgen, y como lo rezamos nosotros también en el Padre Nuestro “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

En este tiempo de Cuaresma, podríamos pedirle cada uno que nos ayude, a que no se nos vayan los días y que podamos celebrar la Pascua de verdad, en nuestra condición de bautizados. Aquel que cree, se bautiza dice Jesús; y ésta es la realidad del por qué la Iglesia sigue bautizando: Porque creemos, bautizamos a nuestros hijos, a los nietos, porque creemos, nos han bautizado. El creer es justamente, tener la certeza de un Dios que es Padre, que nos quiere, que nos ama tanto que envía a su Hijo para salvarnos.

Ese debe ser nuestro camino, nuestro derrotero para ir a celebrar la Pascua, que es por excelencia, descubrir el amor de Jesús sin límites, hasta el extremo, como lo hacen ustedes, que se preparan en su tarea, en su trabajo, en su misión, para entregar la vida si fuera necesario, por la Patria.

Pidamos entonces, que Jesús nos ayude a recobrar la alegría de ser bautizados y por lo tanto la alegría de tener a Dios como Padre. Que así sea.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!