El trabajo pastoral, si no es “fruto de la oración” es inútil y sin sentido, la frase le pertenece a Santa Teresa de Calcuta, la misma es parte de una carta remitida, a una de nuestras Diocesanas Castrense, la Enfermera (R), Viuda Consagrada, Alicia Elena Videla de Ursino. La misma, fechada el 10 de noviembre de 1996, fue recibida a los tres meses de haber enviado Alicia una carta a Madre Teresa, colmándola de emoción y alegría.

Alicia, quien en aquel tiempo se encontraba en plena actividad profesional en el Hospital Naval de Puerto Belgrano, pertenecía a la Pastoral de la Salud y además tenía un programa radial. En el ciclo, entrevistó a una de las Hnas. de la Congregación Misioneras de la Caridad, donde germinó la necesidad y el incentivo de poder escribirle a Madre Teresa.

En el mensaje enviado desde Calcuta, India, Santa Teresa de Calcuta, muy cálidamente saluda a Alicia, se refiere puntualmente al hecho que había leído muy detenidamente su carta, de la cual dijo que era extensa. A lo que agregó, “Alabamos juntas a Él (el Señor) por todas las maravillas que cumple en vuestra vida (…)”.

También, le encargó que rece, que rece en familia, junto a su esposo, Roberto Ursino. Textualmente les dice, “recen en “familia”, porque la familia que reza junta permanece unida y es un claro ejemplo por los demás”.

Por último, y antes de despedirse, le revela, “el trabajo pastoral, si no es “fruto de la oración” es inútil y sin sentido (…)”. Concluyendo, les pide Santa Teresa de Calcuta, “sean ALMAS DE ORACIÓN (…) y que Dios los Bendiga”.

Hoy, 5 de septiembre se conmemora el 22° Aniversario de la partida a la casa de Dios Padre de Santa Teresa de Calcuta, ayer 4 de septiembre, se cumplieron 3 años de su Canonización. Hoy, la Santa Iglesia Católica celebra la fiesta de Santa Teresa de Calcuta, canonizada por Su Santidad Francisco, en Plaza San Pedro, ciudad del Vaticano.

En tal sentido, resulta muy especial poder recordar y compartir este testimonio vivido por Alicia, quien nos dijo, “todo sucedió en tiempos del correo de papel, yo recién había llegado a mi casa después de haber cumplido mi guardia en el Hospital Naval de Puerto Belgrano. Habían pasado minutos de haber ingresado a mi casa, el cartero tocaba a mi puerta y me dejaba la correspondencia, cuando leí el remitente, giré urgente y le dije al empleado del correo, volvé, mira (…), quiero que sepas, acabas de traerme una carta de Madre Teresa”.  

El documento, este año cumplirá 23 años, hoy permanece como un tesoro en las manos de Alicia, las palabras de Santa Teresa de Calcuta impresas en aquel mensaje, hoy es enseñanza de vida para todos nosotros. Su dedicación y corazón plasmado en la esquela permanecen tan puro y vivo como en aquel momento que fueron impresos.

Copia de la carta original de Santa Teresa de Calcuta a Alicia Elena Videla de Ursino.-

A continuación, compartimos en forma textual la transcripción de la copia de la carta de Santa Teresa de Calcuta a Alicia Videla de Ursino:

Calcuta 10/11/1996

Mi querida Alicia,

Paz, Amor y mucha Alegría en nuestro muy amado Jesús.

Muy agradecida por su larga cara (…), tan llena de Amor por el Señor y por los demás.

Alabamos juntas a Él por todas las maravillas que cumple en vuestra vida (…), recen junto a Roberto, recen en “familia”, porque la familia que reza junta permanece unida y es un claro ejemplo por los demás.

El trabajo pastoral, si no es “fruto de la oración” es inútil y sin sentido (…), sean ALMAS DE ORACIÓN (…) y que Dios los Bendiga.

Madre Teresa

En el mismo documento, en el margen derecho, a un costado de la foto de Santa Teresa de Calcuta, también hay un mensaje en inglés. A continuación, compartimos la interpretación del inglés al castellano:

 

Amor para orar: Siente a menudo durante el día la necesidad de orar y toma problemas para orar.

La oración ensancha el corazón hasta que es capaz de anotar el don de Dios de sí mismo.

Pide una búsqueda, y tu corazón crecerá lo suficiente como para recibirlo y mantenerlo como tuyo.

La oración ensancha el corazón hasta que es capaz de contener el don de Dios de sí mismo.

Pide una búsqueda, y tu corazón crecerá lo suficiente como para recibirlo y mantenerlo como tuyo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *