EMFD | La Iglesia en su conjunto se llama a “salir” para llevar las palabras de vida eterna a los suburbios del mundo, el mensaje corresponde a la Homilía brindada por el Santo Padre Francisco en el final del Encuentro Mundial de Familias en Dublín (EMFD). La misa fue desarrollada en el Phoenix Park en Dublín, en la tarde del domingo, hora de Irlanda, allí, el Santo Padre Francisco llegó para celebrar la Misa de clausura del IX Encuentro Mundial de las Familias.

El Santo Padre fue recibido por el Arzobispo de Dublín y Primado de Irlanda, S.E. Mons. Diarmuid Martin, quien lo acompañó en el papamóvil para completar la gira entre los fieles. Al final de la celebración eucarística, el Santo Padre regresó a la Sacristía, donde saludó a diez personas del comité organizador, luego se trasladó al Convento de las Hermanas Dominicas para la reunión con los Obispos.

A continuación compartimos la interpretación del italiano al castellano de la Homilía del Santo Padre y el Mensaje de acción de gracias:

Homilía del Santo Padre

«¡Tienes palabras de vida eterna!» (Jn 6, 68).

Al concluir este Encuentro Mundial de las Familias, nos reunimos en familia alrededor de la mesa del Señor. Agradecemos al Señor por las muchas bendiciones recibidas en nuestras familias. Queremos comprometernos a vivir plenamente nuestra vocación de ser, según las conmovedoras palabras de Santa Teresa del Niño Jesús, “el amor en el corazón de la Iglesia”.

En este precioso momento de comunión entre nosotros y con el Señor, es bueno detenernos y considerar la fuente de todas las cosas buenas que hemos recibido. Jesús revela el origen de estas bendiciones en el Evangelio de hoy, cuando habla a sus discípulos. Muchos de ellos estaban molestos, confundidos e incluso enojados, debatiendo si aceptar sus “duras palabras”, tan contrario a la sabiduría de este mundo. En respuesta, el Señor les dice directamente: “Las palabras que te he hablado son espíritu y vida” (Jn 6:63).

Estas palabras, con su promesa del don del Espíritu Santo, están desbordando de vida para nosotros quienes las recibimos con fe. Señalan la fuente última de todo lo bueno que hemos vivido y celebrado aquí en estos días: el Espíritu de Dios, que sopla constantemente nueva vida en el mundo, en los corazones, en las familias, en los hogares y en las parroquias. Cada nuevo día en la vida de nuestras familias, y cada nueva generación trae consigo la promesa de un nuevo Pentecostés, una casa de Pentecostés, una nueva efusión del Espíritu Paráclito, Jesús nos envía como nuestro abogado, nuestro Consolador y el que lo realmente nos da coraje

¡Cuánto necesita el mundo de este estímulo que es el regalo y la promesa de Dios! Como uno de los frutos de esta celebración de la vida familiar, puede regresar a sus hogares y ser una fuente de estímulo para los demás, para compartir con ellos “las palabras de vida eterna” de Jesús. Sus familias son, de hecho, es un lugar privilegiado para ser una medio importante para difundir esas palabras como “buena noticia” para todos, especialmente para aquellos que deseen abandonar el desierto y la “casa de servidumbre” (cf. GS 24,17) para ir a la tierra prometida de la esperanza y la libertad.

En la segunda lectura de hoy, San Pablo nos dice que el matrimonio es una participación en el misterio de la fidelidad perenne de Cristo a su esposa, la Iglesia (véase Efesios 5:32). Sin embargo, esta enseñanza, aunque es magnífica, puede parecerle a alguien como una “palabra difícil”. ¿Por qué vivir en el amor, como Cristo (cf. Ef 5,2) amado, consiste en la imitación de su propia auto-sacrificio, se trata de morir a nosotros mismos para renacer a un amor más grande y más duradera. Ese solo amor puede salvar al mundo de la esclavitud del pecado, del egoísmo, de la avaricia y la indiferencia hacia las necesidades de los menos afortunados. Este es el amor que hemos conocido en Jesucristo. Que se ha encarnado en nuestro mundo a través de una familia, a través del testimonio de las familias cristianas en cada generación tiene el poder de romper todas las barreras para reconciliar al mundo con Dios y nos hacen ser lo que como siempre pretenden ser: una sola familia humana que vive unida en justicia, santidad, paz.

La tarea de dar testimonio de esta Buena Nueva no es fácil. Sin embargo, los desafíos que enfrentan los cristianos de hoy son, a su manera, no menos difíciles que los que enfrentaron los primeros misioneros irlandeses. Pienso en San Colombano, quien con su pequeño grupo de compañeros trajo la luz del Evangelio a tierras europeas en una era de oscuridad y decadencia cultural. Su extraordinario éxito misionero no se basó en métodos tácticos o planes estratégicos, no, sino en una dócil y liberadora docilidad a los impulsos del Espíritu Santo. Fue su testimonio diario de fidelidad a Cristo y entre ellos lo que conquistó los corazones que ardientemente deseaban una palabra de gracia y que contribuyeron al nacimiento de la cultura europea. Este testimonio sigue siendo una fuente perenne de renovación espiritual y misionera para el pueblo santo y fiel de Dios.

Naturalmente, siempre habrá personas que se opondrán a las Buenas Nuevas, que “murmurarán” contra sus “duras palabras”. Sin embargo, al igual que San Columbano y sus compañeros, que se enfrentaron a las aguas heladas y mares tormentosos para seguir a Jesús, nunca nos vamos influencia o desanimado por la fría mirada de indiferencia o la hostilidad por los vientos tormentosos.

Sin embargo, reconocemos humildemente que si somos honestos con nosotros mismos, también podemos encontrar las enseñanzas de Jesús con fuerza. ¡Qué difícil es siempre perdonar a quienes nos lastiman! ¡Qué desafío es siempre dar la bienvenida al migrante y al extraño! ¡Qué doloroso es soportar la desilusión, el rechazo, la traición! Qué incómodo es proteger los derechos de los más frágiles, los no nacidos o los mayores, que parecen perturbar nuestra sensación de libertad.

Sin embargo, es precisamente en estas circunstancias, el Señor pregunta: “¿También tu quieres irte” (Jn 6:67). Con el poder del Espíritu que nosotros y con el Señor anima siempre a nuestro lado, podemos responder: “Nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios” (v 69)… Con el pueblo de Israel, que se pueden repetir: ‘Vamos a servir al Señor, porque él es nuestro Dios “(Jos 24:18).

Los sacramentos del bautismo y la confirmación, todos los cristianos se envía para ser misionero, un “discípulo misionero” (cf. Evangelii gaudium, 120). La Iglesia en su conjunto se llama a “salir” para llevar las palabras de vida eterna a los suburbios del mundo. Que nuestra celebración de hoy confirmar cada uno de ustedes, padres y abuelos, niños y jóvenes, hombres y mujeres, monjes y monjas, contemplativos y misioneros, diáconos, sacerdotes y obispos, para compartir la alegría del Evangelio! ¡Puede compartir el Evangelio de la familia como una alegría para el mundo!

A medida que nos preparamos para reanudar el camino por separado, renovamos nuestra fidelidad al Señor y de la vocación a la que ha llamado a cada uno de nosotros. Al hacer nuestra la oración de San Patrick, repetimos cada uno con alegría: “Cristo dentro de mí, Cristo detrás de mí, Cristo a mi lado, Cristo debajo de mí, Cristo sobre mí” [repite en gaélico]. Con la alegría y la fuerza conferida por el Espíritu Santo, digamos con confianza: “Señor, ¿a quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna “(Jn 6:68).

 

Mensaje de agradecimiento

Al final de esta celebración eucarística y de este maravilloso Encuentro Mundial de las Familias, un regalo de Dios para nosotros y para toda la Iglesia, quiero dar un “agradecimiento” cordial a todos aquellos que han colaborado en su realización de diversas maneras. Agradezco al Arzobispo Martin y a la Arquidiócesis de Dublín por el trabajo de preparación y organización. Expreso mi especial agradecimiento por el apoyo y la asistencia que me brindaron el Gobierno, las autoridades civiles y muchos voluntarios, irlandeses y de varios países, que generosamente ofrecieron tiempo y esfuerzo. De manera especial, me gustaría decir un “gracias” a todas las personas que han rezado por este Día: los ancianos, los niños, los religiosos, los enfermos, los presos … Estoy seguro de que el éxito de este Día se debe a sus oraciones simples y perseverantes . ¡Gracias a todos! ¡El Señor te recompensa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *