Formosa | Como Brochero vengo para tocar su corazón e invitarlos a tomar conciencia del amor que Dios nos tiene, así los saludaba el Obispo Castrense de Argentina, al visitar a nuestros efectivos del Ejército Argentino, la Fuerza Aérea Argentina y Gendarmería Nacional. Antes de las 7 de la mañana, ya en la pista del Regimiento de Infantería de Monte 29, esperaba el Helicóptero perteneciente a la Brigada de Monte XII de Posadas, Misiones del Ejército Argentino, quienes trasladarían a Mons. Santiago Olivera primero a Pirané y luego a Las Lomitas, Formosa.

Antes de abordar la nave, la foto retrató el momento para la posteridad, donde se lo puede apreciar a nuestro Obispo junto al Capellán Mayor del Ejército, Padre Eduardo Castellanos, el Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Massut y los Capellanes, Padre Epifanio Barrios y Padre Rafael Mélida, . La primera escala fue Pirané, una localidad distante unos 110 kilómetros al noroeste de la capital provincial formoseña, su nombre de origen guaraní, hace referencia a una típica característica en tiempos de sequías y que afecta a la laguna líndate al poblado.

Allí, Mons. Olivera fue a las instalaciones de la Fuerza Aérea Argentina, donde pudo saludar al personal, alentarlos, recorriendo además el área de tareas destacadas que efectúan nuestros hermanos. Allí, fue recibido por el Jefe de Turno, VYCA (Vigilancia y Control del Aeroespacio) Radar Pirané, Teniente Guevara, luego nuestro Obispo tuvo la posibilidad de efectuar una invocación religiosa y bendición de los equipos de Radares, los cuales formar parte del Escudo Norte de Argentina.

Seguidamente, también en Pirané, continuando con la agenda de la visita Pastoral del Obispo Castrense de Argentina, fue el momento de visitar al Escuadrón V de GNA, Pirané. Allí, fue recibido por el Jefe del Escuadrón V de GNA, Pirané, Comandante Principal Juan Luis Onísimo Risuto, con quien recorrió las instalaciones y pudo conversar con nuestros efectivos de la Fuerza Federal de Seguridad, concluyendo con la bendición de las instalaciones.

Cumplido el recorrido, el Helicóptero los esperaba nuevamente para recorrer otros casi 200 kilómetros, son justamente los que separan Pirané de localidad de Las Lomitas, donde los esperaban nuestros efectivos del Ejército Argentino en el VIVAC emplazado en la región. Allí, los efectivos del Ejército Argentino, junto a los integrantes de Gendarmería Nacional Argentina, aguardaban a Mons. Santiago Olivera y al total de nuestros Capellanes.

Luego de los saludos, fue el momento de la celebración de la Eucaristía, Santa Misa de Campaña en el VIVAC, donde ofició, Mons. Olivera, concelebraron, Capellán Mayor del Ejército, Padre Eduardo Castellanos, el Capellán Mayor de GNA, Padre Jorge Massut, el Capellán, Padre Rafael Mélida. En su Homilía, el Obispo Castrense de Argentina, se baso en la figura del Santo Brochero, allí les señaló, “vengo del oeste cordobés, del Valle de Traslasierra, donde José Gabriel del Rosario Brochero junto a su mula Malacara, iba casa por casa, rancho por rancho, anunciando el Evangelio.

Hoy, como él, pero en mi Helicóptero Malacara vengo para tocar su corazón e invitarlos a tomar conciencia del amor que Dios nos tiene. Tanto Dios amó al mundo que envió a su Hijo para salvarnos, este Hijo que nos recuerda que no somos del mundo, que estamos en el mundo pero no pertenecemos a éste, por ello dio su vida para salvarnos.

También en el plan de Dios, como Obispo Castrense estamos para cuidar a los fieles que la Iglesia nos ha confiado, los cuidamos también rezando y acompañándolos. Es en estos lugares, su ámbito de trabajo, de tarea y responsabilidad profesional donde uno contempla el valor de todos ustedes, hombres y mujeres que entregan su vida para defender nuestra tierra, nuestra Patria, aquí vemos sus rostros concretos, de entrega y sacrificio.

Como Brochero, que visitaba a cada uno de sus files, hoy nuestro Obispo explicaba el valor de nuestra Diócesis, la cual es una Diócesis particular, personal, donde cada corazón es la Diócesis misma. En tal sentido, donde haya un hermano nuestro, allí, estará nuestro Obispo, visitándolo, alentándolo, acompañándolo junto a nuestros Capellanes, para poder contemplar el amor de Dios.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *