Hace 117 años Nrta. Sra. de Luján navegó junto al Vicealmirante Julián Irízar rumbo al rescate de la Expedición Sueca al Polo Sur y náufragos del buque Ballenero Noruego

Publicado el8 octubre, 2020

Hace 117 años Nrta. Sra. de Luján navegó junto al Vicealmirante Julián Irízar rumbo al rescate de la Expedición Sueca al Polo Sur y náufragos del buque Ballenero Noruego, lo hicieron a bordo de la Corbeta, ARA Uruguay, partiendo el 8 de octubre de 1903 desde el puerto de Buenos Aires. Según se lee en el informe histórico, “El Culto Católico en la Antártida” de Adolfo E. Quevedo Paiva, antes de zarpar de Buenos Aires la Corbeta Uruguay, recibía la visita de Justa Campos Urquiza, hija del Ministro de Guerra, General, Luis María Campos.

En ese evento, Ocampo Urquiza donaba a Julián Irízar (en aquel momento Teniente de Navío) un medallón de bronce, que, en relieve, poseía la imagen de Ntra. Sra. de Luján, Patrona de nuestra Diócesis Castrense de Argentina, de la GNA (Gendarmería Nacional Argentina) y de la República Argentina. Según narra el trabajo gráfico de Adolfo E. Quevedo Paiva, al momento de la entrega de la imagen de la Virgen Santísima, la joven Justa Ocampo Urquiza dijo, “Señor Irízar, que la Virgen los proteja y que el pabellón de nuestra Patria flamee con honor en las regiones heladas de las tierras polares».    

Veinticuatro días después, el 1 de noviembre de 1903 la corbeta comanda por Julián Irízar arribaba a Ushuaia, y de allí, partía rumbo a la Isla Paulet, sin saberlo, el Teniente de Navío encontraría antes a los náufragos del Ballenero Noruego Antartic. Estos, tenían como objetivo rescatar a los integrantes de la Expedición Sueca al Polo Sur, pero el frío polar y las inclemencias del mar austral les jugaba una mala travesía y su nave naufragaba.   

Tras este primer rescate inimaginable para Julián Irízar, su misión continuó sin demoras, atracando en la Isla Paule el 8 de noviembre de 1903 rescatando a los expedicionarios Suecos y poniendo proa rumbo al Puerto de Buenos Aires. De acuerdo con la publicación, “El Culto Católico en la Antártida”, “la operación marinera, permitió el rescate de todos los náufragos del ballenero -y de la expedición-, el 13 de noviembre de 1903, en una elogiable proeza, arribando triunfal la nave de la marina nacional, al dique 4 del puerto de Buenos Aires el 2 de diciembre de 1903”.

Tal como lo pedía Justa Ocampo de Urquiza, al momento de entregar la imagen de la Madre, durante toda la travesía naval, Ntra. Sra. de Luján protegió con su manto no solo a la tripulación de la Corbeta ARA Uruguay al mando de Irízar sino a todos los náufragos. Su presencia en puente de mando de la nave iluminó en los mares del sur, haciendo flamear con orgullo nuestra bandera nacional, guiando a nuestros marinos para poder rescatar a nuestros hermanos del mar.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!