Hoy celebramos el día del Servicio Religioso del Ejército Argentino, la fecha recuerda, que un día como hoy, pero 29 de noviembre de 1813, el Poder Ejecutivo, nombraba Vicario General Castrense de los Ejército de la Patria al Provisor y Gobernador del Obispado de Buenos Aires, Canónigo Dr. Diego Estanislao de Zavaleta.  Según narra la historia, tres años antes, el 14 de junio de 1810, eran nombrados los primeros Capellanes Castrenses de nuestro Ejército, quienes asistieron espiritualmente a nuestros efectivos de aquel entonces.

El nombramiento de los Capellanes Castrense en nuestra Patria, respondía a la solicitud planteada por la Junta de Mayo formulada al Obispo de Buenos Aires, Mons. Benito de Lué y Riega. El Papa Pío VII, lo había sido designado Obispo de Buenos Aires el 9 de agosto de 1802, el 22 de marzo de 1812, fallecía en San Fernando, (provincia de Buenos Aires) a los 59 años.

A poco más de un año de su fallecimiento, el 28 de junio de 1813, la Asamblea del Año XIII, autorizó al Poder Ejecutivo el nombramiento de un Vicario General Castrense, al quedar vacante la sede episcopal por la muerte del Obispo Lué Riega. Motivo por el cual y cumpliendo con el mandato, nombró Vicario General Castrense de los Ejércitos de la Patria al Provisor y Gobernador del Obispado de Buenos Aires, Canónigo Dr. Diego Estanislao de Zavaleta, quien de inmediato comenzó a ejercer sus nuevas funciones. Por eso, cada 29 de noviembre celebramos el día del Servicio Religioso del Ejército.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *