Jujuy | Marchar hasta las nubes con la Cruz de Cristo Resucitado para cumplir la promesa, así paso a paso los efectivos del Ejército Argentino ascendieron metro a metro hasta los 5.020 metros sobre el nivel del mar (m.sn.m) para completar con la misión de fe.  La promesa que concluyó el último fin de semana, se cumplió en dos etapas, cuando en Domingo de Pascua de Resurrección, los efectivos de la Vta. Br. de M (5ta. Brigada de Montaña) y personal del RIM20 (Regimiento de Infantería de Montaña 20) quienes pertenecen al Operativo Integración Norte al mando del Capitán Federico García del Hoyo, ascendían al Cerro Negro, el cual se encuentra al límite entre las provincias de Jujuy y Salta, a pocos kilómetros al sur de la frontera con Bolivia.

En esa oportunidad, los efectivos lograron la primera de las etapas de la misión de fe planteada, ascender con la imagen de Ntra. Sra. de Guadalupe, Patrona de América, emplazándola en una Ermita construida en el Cerro Negro. Luego de lograr cumbre, la promesa pendiente era volver a subir, pero con la Cruz de Cristo Resucitado, tarea que se cumplió el sábado 27 de abril en vísperas del Domingo de Divina Misericordia.

Esta vez, la tarea fue cumplida por el Subteniente Mauricio Zarate y su gente al mando, quienes partían muy temprano rumbo a la cumbre del Cerro Negro. La Cruz construida por el encargue del Subteniente Zurita fue desarrollada por el Sargento Javier Brizuela, quien eligió un diseño adecuado para poder soportar, tanto el clima de montaña, como los fuertes vientos de aquella porción de la geografía jujeña.

La Cruz de Cristo Resucitado, de color verde, lleva la inscripción EC ARIAS (Equipo de Combate ARIAS), RIM 20 (Regimiento de Infantería 20), Ca. Negro (Cima Cerro Negro), y la marca de la altitud del lugar, 5.020 m.s.n.m. dando testimonio de esta ofrenda. El esfuerzo, la destreza de nuestros fieles efectivos nos inspira orgullo, pues habla de su fe, la fe de aquellos hombres y mujeres, que junto a su vocación de servicio lo entregan todo por los hermanos y la Patria.

Así, marcharon, con convicción para cumplir la misión, nuestros hombres ascendieron hasta los 5.020 m.s.n.m., primero llevando a nuestra Santa Patrona de América, y luego completando con la Cruz de Cristo Resucitado. Allí están, allí gracias a los Efectivos, en el punto más alto de aquel norte argentino, son nuestra Madre y la Cruz nos cuidan, están en aquel rincón, coronando la cima del Cerro Negro, para recordarnos, que solo con esa entrega, solo así entenderemos nuestra misión.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *