La Pampa | Dios no deja pasar un solo día sin buscarnos y sin esperar nuestro regreso a sus manos de Padre bueno, así lo manifestó, el Capellán Castrense, Padre Víctor Hugo Massarotti durante la invocación religiosa en el Escuadrón Móvil 4, Gral. Acha de GNA. Fue el último sábado 14 de diciembre, al conmemorarse el cuarto aniversario del fallecimiento en acto de servicio de 43 Gendarmes en la provincia de Salta.

El luctuoso accidente, se producía en la localidad salteña de Rosario de la Frontera, donde perdieron la vida los efectivos del Destacamento Móvil 5, Santiago del Estero que tenían como fin arribar a la ciudad de San Salvador, Jujuy. En tal sentido, nuestros efectivos del Escuadrón Móvil 4 de Gral. Acha, presidida por el Comandante Mayor, Nicolás Prado y el Segundo Jefe, Comandante Principal Gerardo Prado, formaron en la Plaza de Armas, acompañados por el Padre Massarotti rindieron honores a los Gendarmes fallecidos.

Luego de la lectura del radio de DINALGEN, Director Nacional de Gendarmería Nacional Argentina, nuestro Capellán Castrense, Padre Víctor Hugo Massarotti, pronuncio la invocación religiosa y bendijo al personal formado. Acompañado por nuestra Madre de Luján, la réplica del Poncho del primero de los Santos Argentino, el Padre Grabriel del Rosario Brochero junto a dos Boinas Negras, el Padre Massarotti se dirigió a los presentes.

“Hoy, día de San Juan de la Cruz, místico español, toda la Gendarmería Nacional Argentina, con, oraciones, Misas, se cuadra frente al lugar en el cual perdieron la vida, 43 héroes argentinos. Cuarenta y tres Gendarmes, que pasaron a la eternidad en un abrir y cerrar de ojos, a estos Centinelas de la Patria, les decimos que los lazos que han formado por sus actos de servicio prestados, a la Nación Argentina, jamás serán olvidados”.

Dios, no deja pasar un solo día sin buscarnos y sin esperar nuestro regreso a sus manos de Padre bueno. Porque somos hombres y mujeres de fe los que estamos en esta Plaza de Armas, invocamos a Jesucristo, que venció a la muerte y a su Madre, la Virgen Santa de Luján, que otorgue el don del consuelo a familiares y deudos.

Que Dios nos fortalezca con la llamada de la fe, que nunca defrauda. Como peregrinos en  camino a la gruta de Belén, que Descansen en Paz. Viva la Patria”.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *