La Rioja | Que la Virgen nos dé, un oído atento para escuchar a su Hijo, así lo pedía nuestro Capellán Castrense, Padre Jorge Vega al concluir la Peregrinación Castrense junto a los efectivos del Escuadrón 58 de GNA, La Rioja. En coincidencia con la Peregrinación Castrense a Luján, nuestros gendarmes, en la Solemnidad de San Francisco de Asís, ejemplo de pobreza, armonía y paz, a las 18 horas del viernes 4 de octubre iniciaban la marcha junto a nuestra Madre.

Con el sol intenso de la tarde, nuestros fieles partían desde el Parque de la ciudad capital, rezando el Santo Rosario, cantando, alabando a nuestra Madre y a Dios nuestro Señor. Desfilando por la misma Avenida de Las Palmeras, nuestros peregrinos finalizaban su recorrido en la Iglesia San Pío, donde asistieron a la Santa Misa.

La iglesia, emplazada en un lugar privilegiado como ninguno, rodeado de los faldeos de los cerros riojanos, uno a uno, los gendarmes rezaron junto a nuestro Capellán. Celebró la Eucaristía, el Padre Jorge Vega, quien en su mensaje les decía, “como todos los años, hemos realizado esta caminata como miembros de Gendarmería Nacional, para recordarnos que, somos peregrinos”.

Agregando, “fieles que, en medio de nuestras labores cotidianas, hemos venido para caminar, pero no solos, está aquí con nosotros, nuestra Madre, la Virgen, hemos hecho esta experiencia de caminar como aquellos discípulos de Emaús”. Concluyendo, les pidió el Padre Vega, “dejemos que el Señor nos pregunte de que hablaban por el camino, dejémonos interpelar fuertemente por el Señor. Que la Virgen nos dé, un oído atento para escuchar a su Hijo y que hoy nos vuelva a enseñar aquellas palabras suyas en la Anunciación <<Yo soy la servidora del Señor, Hágase en mi según tu Palabra>>”.-

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *