Mons. Olivera | Brochero entendió que la transformación de su Curato y también de su Patria era el encuentro con Jesús

Publicado el16 enero, 2021

Mons. Olivera | Brochero entendió que la transformación de su Curato y también de su Patria era el encuentro con Jesús, así lo expresó el Obispo Castrense de Argentina en una entrevista radial brindada el pasado 25 de diciembre, en Navidad. Fue para el programa “A viva voz”, conducido por Rolando Vera y equipo, ciclo emitido por Radio Grote, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

En el reportaje compartido entre Vera y Felipe Yofre, le consultaron sobre la figura del Santo José Gabriel del Rosario Brochero, recordando además que nuestro Obispo, fue también Obispo de la Diócesis de Cruz del Eje en tiempos de los procesos de las causas, primero de Beatificación y por Gracia de Dios de la Canonización del Santo Brochero. A horas de iniciarse una nueva semana brocheriana y días de un nuevo aniversario de su Pascua, la que se conmemorará el próximo 26 de enero, resulta muy apropiado poder repasar el testimonio de cómo vive y siente Mons. Santiago Olivera a nuestro Santo José Gabriel del Rosario Brochero.

El Obispo Castrense de Argentina, nos decía del Santo, “Brochero entendió que la transformación de su Curato y también de su Patria era el encuentro con Jesús, él trabajó muchísimo, era un Cura salidor como diría hoy el Santo Padre Francisco”. El 24 de noviembre de 1869, el Cura Brochero partía desde la Ciudad de Córdoba rumbo al Valle de Traslasierra, para asumir en el Curato de San Alberto el 5 de diciembre, tenía tan solo 29 años.   

Al respecto, Mons. Olivera nos revelaba, “Brochero cuando llegó al Valle de Traslasierra dijo, <<acá está todo por hacer>>, pero fundamentalmente, comprendió que la transformación de sus fieles era efectivamente el encuentro con el Señor. Así, salió con su mula Malacara para que su gente se encuentre con Jesús, recorría rancho por rancho, buscaba a los más alejados, a los más perdidos, a los pecadores, a aquellos que eran vistos con malos ojos por la gran mayoría de la sociedad”.

Sobre esta actitud particular del Santo, nuestro Obispo recordaba, “esto le valió en su tiempo muchas críticas, señalándolo, criticándolo, cuestionando el por qué se encontraba con gente pecadora. Entonces, él les decía, <<la culpa la tiene Jesús, porque Él vino para ellos>>. Brochero quería un cambio para su pueblo, y para ello, sabía que se debían encontrar con Cristo, y éste, es un gran desafío para los hombres y mujeres de hoy”.

A la hora describir, cómo el Santo logró aquella meta, Mons. Santiago, expresó, “en esto, Brochero fue un maestro, lo hizo con los Ejercicios Espirituales, pero también con un lenguaje apropiado, para que la gente comprenda, con su inteligencia, con una expresión directa como buen cordobés, con ejemplos. Así, organizó los retiros espirituales primero en Córdoba, los que demandaban largas travesías en pleno invierno, con nieve copiosa inclusive en las Altas Cumbres, pues programaba las fechas para que sea en tiempos en donde los hombres no tengan excusas para faltar por el trabajo del campo”.

El también Santo Patrono del Clero Argentino, tenía una especial meta, así lo narraba el Obispo Castrense de Argentina, “la gran intuición de Brochero era ese afán, donde señalaba, <<yo quiero un cambio para mi pueblo y la clave es el encuentro con Jesús>>. Brochero, entendió que también la Evangelización traía el desarrollo para su pueblo y trabajó haciendo escuelas, acueductos, caminos y lucho para llevar el ferrocarril”.

Por último, Mons. Santiago Olivera cerraba sus declaraciones, diciendo a modo de síntesis, “Brochero es un modelo, un ejemplo, entregó su vida para los demás y esos son los Santos, buscó el progreso para su gente y lo sigue haciendo. Brochero era un hombre de palabra, el buscaba a cada uno, golpeaba puerta a puerta, si nos encontramos con Jesús muchas cosas cambiaran, golpear puertas, llamar a las puertas es llamar corazones”.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!