Mons. Olivera | Chubut, Río Negro y Neuquén tres provincias en Visita Pastoral a GNA, iniciando  el 4 de septiembre y concluyendo este día 7 del presente mes, el Obispo Castrense de Argentina se despide de esta porción de nuestra Diócesis. Recordemos que esta visita, estuvo enmarcada en conmemoración de los 80 años de la Fuerza de Seguridad Nacional, en donde también se recordaron los 40 años de Mediación de Paz lograda por San Juan Pablo II entre Argentina y Chile.

En su misión Pastoral, pudo encontrarse con efectivos apostados en Lago Puelo, en nuestra Provincia de Chubut, donde pudo visitar el puesto de GNA, Sección Puente Villegas. En nuestra Provincia de Neuquén, estuvo visitando Villa La Angostura, el Paso Internacional, Cardenal Antonio Samoré, donde ofició Misa de Acción de Gracias y en Río Negro, visitó, el Escuadrón 35 El Bolsón.

En su última jornada de visita pastoral, en Río Negro, visitó San Carlos de Bariloche, en la ciudad, recorrió dependencias de la Fuerza de Seguridad, la Iglesia Inmaculada Concepción, donde en la mañana de hoy ofició misa para los efectivos de GNA apostados en la región. En esta oportunidad, la Santa Misa fue en presencia de la imagen Peregrina de Ntra. Sra. de Luján, quien en el marco de los 80 años de GNA, se encuentra recorriendo las distintas unidades de la fuerza.

Durante su Homilía, Mons. Olivera hizo referencia sobre, el Amor a Dios, él, que tanto nos amó, envió a su Hijo para salvarnos. Es allí, en ese plan de Salvación, deseando Jesús el camino de Adán y de Eva y colaboró con su Sí María, Jesús es Verdadero Dios y verdadero Hombre.

Explicando el Evangelio de hoy, Las Bodas de Cana, María ve las necesidades, sabe lo que falta. A lo que nos preguntó, qué nos falta a nosotros, qué falta a cada persona, qué nos falta a cada uno de nosotros (…). María invita a hacer lo que Jesús nos dice, a lo que falta en nuestra fuerza, en nuestra familia, escuchemos lo que Dios nos pide.

Luego, Mons. Santiago Olivera, se dispuso a visitar a algunos retirados de Gendarmería, también a quienes están enfermos y son de otra Fuerza de Seguridad, promediando el medio día almorzó con un matrimonio de la Fuerza quienes lo invitaron especialmente. Ya en las primeras horas de esta tarde, nuestro Obispo se dispone a emprender el retorno a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).-

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *