Mons. Olivera | Damos gracias por este don en nuestra Iglesia Castrense, rezamos por ellas y por todas las Vírgenes Consagradas, dando gracias a Dios

Publicado el31 mayo, 2020

Mons. Olivera | Damos gracias por este don en nuestra Iglesia Castrense, rezamos por ellas y por todas las Vírgenes Consagradas, dando gracias a Dios, así se refería el Obispo Castrense de Argentina en el 50° Aniversario del rito de Consagración de Vírgenes. El 31 de mayo de 1970 la Sagrada Congregación para el Culto Divino, por mandato de San Pablo VI, promulgaba el nuevo Rito de la Consagración de las vírgenes, renovado según las disposiciones del Concilio Vaticano II.

A continuación, compartimos la transcripción del vídeo mensaje expresado por Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

“Este domingo 31 de mayo en el día de Pentecostés, celebramos con toda la Iglesia el rito de consagración de Vírgenes. Esta antigua tradición de mujeres que se consagran y que, desde su propia realidad, sirven a la Iglesia local, ofrecen su carisma por la Iglesia y por la renovación de la sociedad según el espíritu del Evangelio.

Nosotros, en nuestra Diócesis Castrense de Argentina, en nuestro Obispado, tenemos la gracia de contar con dos Vírgenes Consagradas al servicio de nuestra Iglesia Diocesana con su carisma, su particularidad y peculiaridad. Ellas son, Claudia Sivori quien hizo su consagración en Buenos Aires y Cecilia Imbrogno, quien hizo su consagración en Cruz del Eje, Córdoba.

Damos gracias por este don, por este regalo para nuestra Iglesia Castrense, rezamos por ellas y por todas las Vírgenes Consagradas, dando gracias a Dios. Agradecemos por este carisma que suscitó en la Iglesia, tan antiguo y tan nuevo, para que sus vidas entregadas sean fecundas por el bien de todos, por el bien de la Iglesia y de nuestro mundo. Bendiciones y gracias”.

Este día, también se cumple el primer aniversario de la declaración del Obispo Castrense de Argentina, para que cada 31 de mayo se celebre el día de las Misiones Diocesanas Castrenses y de cada Misionero. Suceso que fue recordado en la celebración Eucarística en la noche del sábado 30 de mayo en la Vigilia de Pentecostés, el año pasado en su carta, nos decía Mons. Olivera, “como bautizados vivamos esta extraordinaria responsabilidad que nos encomienda el Señor, hagámoslo imitando a la Madre en su Visitación a Isabel.

Vivámosla con alegría y empeño para que en nuestro pueblo reine realmente la verdad, la justicia, la libertad y el amor. Vivamos esta vocación misionera permaneciendo asiduos en la escucha de la Palabra de Dios como lo hizo la Madre y salgamos cada día para anunciar con la verdad del Evangelio, confiados en la intercesión de la Madre”.-

Vigilia de Oración
Celebración por el 50° Aniversario
del Rito de Consagración de las Vírgenes

Noticias relacionadas

0 comentarios

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!