Mons. Olivera | Hoy Enrique Shaw, estaría trabajando para construir puentes, para crear lazos, para no agudizar zanjas o grietas, la afirmación se desprende de una entrevista brindada por el Obispo Castrense de Argentina a “Revista Empresa” de ACDE (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa). Grabada en la sede de nuestra Diócesis, Mons. Santiago Olivera era entrevistado por Tristán Rodríguez junto a la producción de Pedro Ylardi, donde abordaron sobre los avances de la Causa del Siervo de Dios Enrique Shaw en el Vaticano.

ACDE es, es una institución  cuya meta es constituirse en un ámbito de análisis y reflexión de la temática empresaria a la luz de los valores cristianos. En que los mismos sean implementados en acción, a través de su compromiso social en una labor empresarial regida por principios éticos y al servicio del bien común. Como es de recordar, Mons. Santiago Olivera es Delegado Episcopal para la Causa de Todos los Santos de la CEA (Conferencia Episcopal Argentina), por tal motivo su opinión y mensaje resulta es la voz autorizada para hablar respecto de los avance de la Causa de los Santos Argentinos.

En total fueron seis preguntas las formuladas a nuestro Obispo, quien respondió sobre el estado de la Causa; el significado de qué un empresario sea Santo; qué cosas le preocuparían en este tiempo al Siervo de Dios Shaw; sí se puede vincular la caída de la imagen del empresario con la pobreza de sus empleados. También le consultaron a Mons. Olivera, sí es casualidad que él siendo Obispo Castrense, Enrique Shaw haya sido marino; qué cosas diría en este tiempo respecto de su llamado constante al dialogo; un mensaje para ACDE; y en el final, su deseo para este año 2019.

A continuación compartimos con ustedes un resumen de aquella entrevista en forma textual:

¿Cómo está la cauda de Enrique Shaw en el Vaticano?

Gracias a Dios tenemos noticias muy frescas, porque hemos recibido la carta del Cardenal, Angelo Becciu, quien es el Prefecto para la Congregación de la Causa de Todos los Santos, allí, nos señaló que en junio de este año se hará todo lo necesario para que sea Venerable.

Estamos esperando aquella instancia, ahora Enrique Shaw es Siervo de Dios, sí el Señor quiere pasará las instancias de Teólogos, de los Cardenales y Obispos, para luego ser Su Santidad Francisco quien dictaminará si lo nombra Venerable. También, es de destacar, que se está evaluando en nuestro país, un supuesto milagro del Siervo de Dios Shaw que pronto se llevará a Roma para su estudio, estamos en un tiempo gozoso y de oración perseverante para que pronto pueda ser un Beato Santo.

¿Qué significa hoy que un empresario sea Santo?

Es providencial el modelo de un empresario que sea presentado a todos, como un hombre que ve la empresa también para el desarrollo y la dignidad de la gente que trabaja en ella. Un empresario que vive como vocación su profesión, pero que también está trabajando para el crecimiento y desarrollo de sus empleados. Enrique Shaw es un modelo excelente para nuestros tiempos, donde observamos esa mirada cristina que refleja el Siervo de Dios, donde apreciamos el compartir los beneficios que una empresa tiene.

¿Por qué estaría más preocupado Enrique Shaw hoy en día?

Tendría muchas preocupaciones, pero profundamente, vería que el trabajo sea valorizado, que sea algo que dignifica a la persona y que el mismo sea bien remunerado. La preocupación no solo de que un hombre este al servicio de su labor, sino para que ésta, lo ayude a ser mejor persona, mejor hombre, esta sería una preocupación de mirada social y digna del trabajo como tenía Enrique Shaw.

¿Se vincula la caída en la imagen del empresario con el aumento de la pobreza?

Se podría vincular, pero no siempre es así, el empresario es una buena presencia y una necesidad justamente para que haya más trabajo, éste, no solo debe pensar que crezca su patrimonio sino el de sus empleados que contribuyen a su empresa. Trabajar en comunión y sentir que es parte de una familia, así como veía la empresa Enrique, como parte de su sangre, de su historia de su gente, por ende, es necesario que se produzca, se trabaje en comunión.

También algunas veces los empresarios en los tiempos difíciles deberán estar dispuestos a ganar menos, o no tener mayores beneficios cuando la situación económica está bien difícil. Un empleador debe aspirar no a esa división entre la clase obrera o trabajadora con la de los empresarios, pues todos deben avanzar en conjunto.

¿Cómo Obispo Castrense, qué Enrique Shaw haya sido marino es una casualidad?

La casualidad es el seudónimo de Dios cuando no quiere firmar, la providencia lo ha tenido a Enrique Shaw como marino, me parece como una respuesta vocacional de las Fuerzas Armadas en general. En ese tiempo de Enrique, se puede apreciar con más claridad una vocación pura, de entrega de la vida al servicio de los hermanos y a la Patria.

El amor de Enrique Shaw, aunque él es de origen francés, pero que de muy pequeño llegó a nuestro país, esa pasión por su tierra, por su gente, su pueblo y entregar su vida también respondiendo a una propia vocación, es sin dudas una disposición de servicio. No me extraña que Enrique haya querido entregar su vida por vocación por sus hermanos y la Patria y luego también en la decisión de dejar la Armada Argentina para dedicarse a trabajar en pos de la clase obrera y en esa inspiración de ser dirigente.

¿Qué diría Enrique Shaw de su llamado constante al dialogo?

Enrique y los tiempos que corren para los cristianos, es una época necesaria para mirarnos como hermanos, para ir al encuentro, para sin volver al pasado mirar al futuro con esperanza, y con la posibilidad de perdonarnos todos, algunos con mayor responsabilidad y otros con menos. Todos los argentinos tenemos que transitar por caminos de encuentro, mirar al futuro con mayor esperanza.

Hoy Enrique, estaría trabajando para construir esos puentes, para crear lazos, para no agudizar zanjas o grietas, este es un trabajo arduo pero necesario, para que los argentinos nos sentemos y analicemos nuestra historia con objetividad, con verdad, con totalidad, con justicia y también con misericordia. A veces a la Iglesia se la quiere hacer callar también, porque no es políticamente correcto hablar de la reconciliación o del perdón, sin embargo esto es entraña del Evangelio, nosotros todos necesitamos sabernos necesitados del perdón y de la reconciliación y asumiendo la responsabilidad que a cada uno nos tocó y nos toca, me parece que Enrique estaría trabajando por la fraternidad y por el encuentro entre todos sin lugar a dudas.

¿Qué mensaje les daría a los empresarios y al socio de ACDE?

La valoración de lo que significa el hombre y la mujer de empresa, lo que significa desde el punto de vista cristiano, que a veces el empresariado argentino transiten los tiempos que corren también con la cercanía de las dificultades de la gente más necesitadas. Que avancen junto a los hombres y mujeres con que cuenta la empresa, que son sus empleados, en tal sentido, el mensaje es, estar dispuestos a caminar juntos, y también a valorar la labor de ellos, de los empresarios, puesto que debemos rescatar lo que significa un país con empresarios.

Es muy importante su existencia, pero también ellos, posean una mirada social, una mirada cristiana, donde veamos al otro, también al empleado como un hermano, donde crezcan las personas. Que progresen los empresarios, que prospere la empresa, que crezcamos todos, no con gente pobre sino con gente que, también va dignificando su propia vida.

¿Cuáles son sus deseos para este año 2019?

Que los argentinos nos encontremos cada vez más a gusto con nuestra propia Patria y con nuestra propia historia, mi sueño es que también exista alternancia democrática de un modo natural, que exista política de Estado. Que no existan campañas todo el tiempo peleando unos con otros, sino mirando una argentina para todos y que nos incluya a todos, donde los más pobres tengan una especial dedicación de parte de nuestra sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *