Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo

Publicado el18 septiembre, 2020

Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo, así lo manifestaba el Obispo Castrense de Argentina en su 36° Aniversario de ordenación Sacerdotal. El 18 de septiembre de 1984, Mons. Justo Oscar Laguna, en la Catedral Ntra. Sra. del Buen Viaje, en la ciudad de Morón, provincia de Buenos Aires, ordenó Sacerdote a nuestro actual Obispo, Mons. Santiago Olivera.

Es de destacar, que la fecha fue elegida por Mons. Laguna especialmente, puesto que ese día y año, se cumplía, además, el 30° Aniversario de su propia Ordenación Sacerdotal (ocurrida el 18 de septiembre de 1954). Por lo tanto, hoy también recordamos el 66° Aniversario de la Ordenación Sacerdotal de Mons. Justo Oscar Laguna, también hoy se cumple el 1° Aniversario de la Entronización de las Reliquias de San José Gabriel del Rosario Brochero (Patrono del Clero Argentino) y San Juan de Caspistrano (Patrono de los Capellanes) en nuestra Catedral Castrense, Stella Maris.

En su aniversario, Mons. Olivera consultado por nuestra redacción sobre cómo ve hoy a la distancia tan importante momento en su vida sacerdotal, respondiéndonos, “pensar en aquel día, me remite el compartir el sentimiento del Santo Cura de Ars <<me postré consciente de mi nada>>. La alegría de que Jesús haya puesto en mí, su mirada y me haya invitado a seguirlo, lo vivo como un don, como un regalo grande.

Y lo mismo la fidelidad, haber tránsito estos treinta y seis años sin duda me renueva en la gratitud a Dios, porque el miró con bondad mi pequeñez y sabe de mis muchos límites y fragilidades. Sin embargo, la perseverancia también es un don de Señor, la fidelidad de Dios fortalece nuestra humilde y frágil fidelidad”.

Haciendo un alto en sus palabras, recordando todo este tiempo transcurrido, Mons. Santiago Olivera, nos decía, “(…) agradezco todo lo vivido, tengo el mejor de los recuerdos. También mucho agradecimiento a toda mi historia y la llamada que se concretó en Mons. Laguna, su propia Ordenación, es decir, ha podido ordenarme Diácono, Presbítero y Obispo”.

Volviendo al presente, en estos 36 años de ordenación Sacerdotal, nuestro Obispo Castrense de Argentina, nos confiaba, “hoy también renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo, porque cuando me ordenaron Obispo me pego muy fuerte, cuando rezamos por el Papa Francisco, hoy por ejemplo, «(…) y nuestro Obispo Santiago». Entonces, ese «nuestro», manifiesta que soy de mí pueblo, uno descubre que la vida sacerdotal, es una vida para los demás y obviamente en la plenitud del Sacerdocio, como lo es el Episcopado, uno descubre justamente que, nuestra vida no es para nosotros y por lo tanto, <<tenemos que gastarnos y desgastarnos>>, como dice San Pablo, <<por el bien de los hermanos>>”.

Concretamente, Mons. Olivera se refirió también, a cómo está sintiendo esta celebración, así lo explicaba, “(…) lo que hoy estoy viviendo, es una gran acción de gracias, que todo parece pequeño y pobre, pero es a Dios que me eligió, a mi familia, a mí formadores al seminario a los sacerdotes amigos a las diócesis. A Cruz del Eje, que sin duda marcó mi vida de un modo extraordinario y podría decir un antes y un después, también en mi pastoreo y tantas gracias”.

También, en sus declaraciones, se refería a nuestra Diócesis Castrense de Argentina y cómo su misión pastoral se despliega con la feliz jornada en donde se celebran estos 36 años de ordenación. Así lo explicaba, “hoy, esta especial misión de acompañar a las Fuerzas Armadas y las Fuerzas Federales Seguridad con sus familias que es un desafío que vamos recreando cada día. Donde tenemos que ir construyendo y tenemos que ir haciendo como pastor y pueblo para configurarnos más y darle mayor identidad esta Diócesis personal que no es territorial.

Donde como yo expreso, nuestra Diócesis es el corazón de cada miembro confiado a mí pastoreo y a mí oración, tenemos que hacer camino para abrir corazones, para abrir hogares. Este es un gran desafío también que tenemos por delante y acompañar a aquellos hombres y mujeres que están dispuestos a dar la vida por el bien de la Patria y los hermanos y eso, es una gran responsabilidad también”.

Por último, Mons. Santiago Olivera destino expresó su gratitud a todas las personas, diciendo, “al terminar este día de gratitud y de oración, también quiero agradecer al pueblo de Dios, a las familias, a los hermanos, amigos, sobrinos, fieles de la Diócesis de Morón (Buenos Aires), de Cruz del Eje (Córdoba), a nuestra Diócesis Castrense de Argentina, que me han hecho llegar su oración, su cariño. Sin duda el cariño del pueblo, aún de la propia familia, pero somos todos familia es una manifestación del amor de Dios.

El amor de Dios también se hace concreto real y palpable en el amor de los hermanos. Quiero agradecer mucho, porque ser familia, es esto también, tener la cercanía y el cariño por lo cual nosotros hemos entregado nuestra vida”.-

previous arrow
next arrow
Slider

En la galería de imágenes encontraran el testimonio gráfico de la Ordenación Sacerdotal de Mons. Santiago Olivera el 18 de septiembre de 1984. También, hallarán fotos de la celebración de la Primera Santa Misa, en la Parroquia Ntra. Sra. de Luján (Diócesis de Morón), presidida por nuestro actual Obispo, el 19 de septiembre de 1984.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!