Mons. Olivera | La repatriación de Luis Darío José, nos permite rezar y agradecer a todos los Héroes que respondiendo a su misión lucharon por la Patria, desde la ciudad de Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, el Obispo Castrense de Argentina, reflexionaba ante la noticia y llegada de los restos mortales del Capitán Post Mortem Luis Darío José Castagnari. Luego de la misión internacional que dirige la Cruz Roja Internacional junto a los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña, se pudo avanzar desde el año pasado en la identificación de nuestro héroes sepultados en el cementerio de Darwin, en Islas Malvinas, entre los identificados está el Capitán Post Mortem, Castagnari.

Su historia, es muy particular, mientras se despedía de su esposa y sus hijos, cuando estaba a minutos de dejar su casa, de la localidad de, El Palomar, Buenos Aires, allí reveló lo que hoy es la historia nuestra. En la intimidad de saber que debía afrontar su responsabilidad como profesional, besaba a su esposa, María Cristina Scavarda y le hacía prometer algo que después de 36 años se puede cumplir, “si no vuelvo quiero que traigas mi cuerpo y me entierres junto a Gustavito”, quien es el hijo de ambos y moría cuando el pequeño solo tenía 3 años.

Promesa que quedará saldada cuando la familia llegue junto a los restos del Héroe a la ciudad de Río Cuarto, su ciudad de origen, en nuestra provincia de Córdoba en un vuelo directo al continente. Al respecto, Mons. Santiago Olivera, quien se encuentra en viaje Pastoral a Santa Cruz, nos decía, “el arribo de los restos de Luis Darío José, a su tierra natal, es una buena ocasión para reconocer y agradecer a todos los Veteranos de Guerra, a sus familias, tanto de quienes volvieron, como aquellos que han fallecido en aquella tierra austral”.

El Padre y Pastor Diocesano Castrense nos pide, “debemos rezar por aquellos que han ofrendado su vida respondiendo a la misión de defender la Patria, nuestro territorio. Pero también, éste acto de ver que luego de tantos años se pudo cumplir con el deseo de Luis Darío José, es un reconocimiento también para todos aquellos que fueron a Malvinas, que trabajaron por ella, que la defendieron y como señalo, entregaron parte de su vida”.

Mons. Olivera, tomando un instante de respiro, hace silencio y declara, “a todos deberíamos haber reconocido siempre con verdadera gratitud y como verdaderos Héroes de nuestra Patria, diestros hombres de nuestro país. La historia, a veces los prejuicios, situaciones de tan mezquina mirada, o tan pobre contemplación no nos hizo madurar un verdadero y gran reconocimiento a todos ellos”.

Pese a la historia ya vivida, el Obispo Castrense de Argentina nos alienta, “gracias a Dios me parece que se va saldando esta falta social y se los va teniendo en cuenta, por tal motivo, debemos honrar a aquellos hombres que ofrendan, entregan y defienden nuestro territorio, nuestra soberanía”. Dicho esto, señalaba, “como hombre de fe, rezo por el eterno descanso de todos los soldados muertos en Malvinas, el retorno de los restos del Capitán Post Mortem, Castagnari será siempre recuerdo permanente de lo que muchos otros, nos recuerdan para siempre allí, en nuestra tierra de Malvinas”.

En final, el Obispo desde la Patagonia, estrecha su afecto para con la familia de Luis Darío José Castagnari, “a la distancia, sintiéndolos parte de la familia Diocesana Castrense de Argentina, por ser esposa de un Héroe Argentino, también a sus hijos, quiero expresarles un especial saludo y abrazo fraternal, mi Bendición y una Oración por todos ustedes. Cordialmente Mons. Santiago Olivera”.

Mientras tanto, en la ciudad de Río Cuarto, Córdoba, en representación del Sr. Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, estará presente el Capellán de GNA, Padre Marcelo Mora. Allí, en el encuentro con la familia de nuestro Héroe, estrechará el saludo y acompañamiento de toda la familia Diocesana Castrense, en este momento tan caro a los sentimientos de todos los argentinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *