Mons. Olivera | La voluntad de Brochero sin lugar a dudas ha sido quedarse allí, como semilla en la tierra donde está su obra, la afirmación surge ante la consulta propuesta por nuestra redacción ante el nuevo dilema protagonizado por el propio Concejo Deliberante de Santa Rosa del Río Primero, Córdoba. Es que, el Legislativo local, exige, se arbitre el trasladado de los restos del Santo Cura Brochero, al cementerio de Santa Rosa del Río Primero, el motivo según los ediles, respetar la voluntad del Cura, Gabriel del Rosario Brochero.

Esto sin dudas, motiva una gran angustia en los fieles del Santo y en especial de los vecinos del oeste cordobés, para quienes viven en el, entrañable Valle de Traslasierra. Qué diría hoy el Santo, si escuchara que a más de un siglo de su partida a la casa de Dios Padre, hoy, políticos se adueñen de sus restos, pretendiendo repatriar vaya a saber con qué intensión a un hombre Santo, que vivió, luchó, murió y fecundó la tierra del oeste cordobés, para florecer en Santidad, 99 años después de su muerte.

Al respecto de ésta situación, le consultamos a Mons. Santiago Olivera, quien fue Obispo de la Diócesis de Cruz del Eje, Córdoba y uno de los impulsores de la Beatificación y posterior Canonización, de quien hoy es también, el Santo Patrono del Clero Argentino. Mons. Olivera declaró, “esta historia no es de ahora, la última vez que se supo de ello, en aquel momento, Liliana Denaro, quien es una reconocida historiadora y especialista en la vida del Santo Brochero y vive en Traslasierra, Córdoba, ya decía en aquella época, ‹‹quién quiera trasladar al Cura, no entiende nada de Brochero››”.

Reconociendo el Obispo Castrense de Argentina, destacó, “es verdad también, y nadie lo discute, que en el testamento del Padre Brochero, que data de noviembre de 1910, en la Clausula 3, señalaba, que deseaba ser sepultado en el Cementerio actual de Santa Rosa, en la calle principal de ese campo Santo. Pero también es real, el manifiesto del deseo de Brochero de, permanecer en Traslasierra, es más, hay una carta enviada a su hermana donde está su testimonio resguardado”.

En ella se lee, ‹‹He decidido quedarme aquí para siempre en Traslasierra››, en tal sentido -dice Mons. Santiago Olivera“resulta muy importante acudir a los historiadores de la época, a los que realmente saben”. Retrocediendo en el tiempo, y analizando la historia, Mons. Olivera declara, “la familia de Brochero es la Iglesia, en aquel tiempo, él, reconocía así, a Petrona, Recalde, a sus fieles, ellos eran sus seres queridos y directos, su familia era la Parroquia. Así como hoy Villa Cura Brochero lo vive al Santo como parte de su vida y de su historia, así lo sentían en su tiempo”.

Aclarado este detalle imprescindible en la voluntad real del Santo, qué decir frente aquellos que se ufanan señalando que, no se ha respetado el deseo de Brochero, así lo aclaraba el Obispo, “cuando falleció el actual Santo, los Albaceas cumplieron, es más, en el velatorio estaba presente la hermana de Brochero, allí, pidieron permiso para sepultar a Brochero en la Parroquia de la Casa de Ejercicios, ella lo autorizó, no se ha faltado a la justicia. Nunca se traicionó la voluntad del Cura Brochero, Brochero amaba a Traslasierra, ya no le quedaba tanta gente (familia) en Santa Rosa del Río Primero y es importante que esto, lo dicen los historiadores, no lo digo yo”.

Entonces, añade, “la voluntad del Cura Brochero, sin lugar a dudas ha sido permanecer y quedarse allí, como semilla en la tierra donde está su obra, donde está su trabajo, dónde vivió la mayor parte de su vida, en Traslasierra. En Santa Rosa del Río Primero solo vivió hasta los 16 años, partiendo al seminario, donde diez años después fue nombrado Cura, y a los  29 llegaba al Curato de San Pedro”.

Luego, continúa Mons. Santiago Olivera, “años después, decide y ve, que su misión está en el Valle de Traslasierra y se queda como Cura de Villa del Tránsito, en base a todo esto, me parece, que éste, es buen momento para poder profundizar el dialogo. Para que entre Obispos y la parte política, se puedan sentarse a conversar, que esto no sirva para una nueva grieta en la Argentina, pero, no hay que olvidarse que Brochero, es un Santo, donde se debe entender que la familia, la Iglesia, son hoy, quienes custodian esos restos”.

Por último, le consultamos, el por qué se da todo este planteo y esta intención de que el pueblo que vio nacer a Gabriel del Rosario Brochero, pretenda trasladar los restos del ahora Santo, alejándolo de la tierra donde Dios lo destinó en su misión Pastoral. Así lo gráfico Mons. Olivera“la historia, los datos, todo es contundente, es más, estos avalan, el por qué los restos de Brochero descansan en Traslasierra, además no debemos olvidarnos que todo esto, sucedió en 1914, hace 105 años.

Todo resulta descabellado, no es difícil imaginar que detrás, hay otros intereses, hay gente que ignora absolutamente quién era Brochero, ni qué deseaba él en su vida, entonces (…), me preguntó, por qué no se acude a la Iglesia, por qué, no se presentan y preguntan a aquellos que saben”.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *