Mons. Olivera | María está al pie de nuestras cruces, de nuestra cruz como humanidad, como sociedad, como argentinos

Publicado el14 diciembre, 2020

Mons. Olivera | María está al pie de nuestras cruces, de nuestra cruz como humanidad, como sociedad, como argentinos, así lo manifestaba el Obispo Castrense de Argentina, al referirse y evaluar el desarrollo del Año Mariano Nacional en una entrevista concedida al programa Claves para un mundo mejor. En el ciclo emitido el sábado último (12 de diciembre), conducido por Héctor “Tito” Garabal y su hijo Chacho Garabal, Mons. Santiago Olivera se refirió a María, sobre el Año Mariano Nacional, además se refirió a Ntra. Sra. de Guadalupe, dejando además su valoración sobre el inicio del Año dedicado a San José y también tuvo oportunidad de hablarnos sobre Navidad.

Como es de conocimiento, el pasado 8 de diciembre, concluía en nuestro país, el Año Mariano Nacional, iniciado el mismo día, pero de 2019, donde se convocaba además al IV Congreso Mariano Nacional con sede en Catamarca. Donde, demás, de la celebración de los 400 años del hallazgo de la Imagen de la Virgen del Valle en la gruta de Choya, Catamarca, también celebramos los 5 siglos de la primera Misa celebrada en territorio argentino, hecho que sucedía en Puerto San Julián, Santa Cruz.

Pero el vivido (año 2020), no fue un año más, con la llegada de la pandemia, más la cuarentena que vivió nuestro país y el mundo, todo debió ser modificado. Al respecto, nos decía nuestro Obispo, “efectivamente, cerramos este Año Mariano Nacional, el pasado 8 de diciembre, haciendo experiencia de una presencia de la Virgen que termina este año especialmente dedicado a Ella, donde María está y nos acompaña.

Agregando, “ha sido un año muy particular, pero tenemos que recordar siempre que, así como la Virgen estuvo en los momentos más significativos de Jesús y aún, en la Cruz de pie, también María que se tomó muy en serio ser la madre de todos los hijos de Dios. María está al pie de nuestras cruces, de nuestra cruz como humanidad, como sociedad, como argentinos, hoy también la Virgen está con nosotros y esto es el mayor consuelo”.

Este 12 de diciembre, fue la Solemnidad de Ntra. Sra. de Guadalupe, Madre de las Américas, de quién el Santo Padre Francisco, nos decía en el año 2013, <<cuando se apareció a San Juan Diego, su rostro era el de una mujer mestiza y sus vestidos estaban llenos de símbolos de la cultura indígena. Siguiendo el ejemplo de Jesús, María se hace cercana a sus hijos, acompaña como madre solícita su camino, comparte las alegrías y las esperanzas, los sufrimientos y las angustias del Pueblo de Dios, del que están llamados a formar parte todos los pueblos de la tierra>>.

En la entrevista, Mons. Olivera, nos habló sobre lo que representa para él, esta advocación Mariana, “para mí la advocación de Ntra. Sra. de Guadalupe tiene un particular significado, saber que Guadalupe es, esa experiencia de San Juan Diego. La relación con el obispo, el santuario y ese milagro, ese acontecimiento tan importante de la tilma con las rosas que se habían pedido en un tiempo donde sabemos que no podría haber habido rosas y está el grabado, el rostro moreno de la Virgen de Guadalupe”.

Continuando, agregaba nuestro Obispo Diocesano Castrense, “a mí, me conmueve mucho, y espiritualmente me hace mucho bien, cuando San Juan Diego quería como escapar de ese compromiso porque tenía su tío enfermo y María sale a su encuentro y le dice, “Juan Diego porque te preocupas, acaso no soy tu Madre”.

Creo que esas palabras a San Juan Diego a mí me dicen mucho y las renuevo muchas veces en el año, escucho de la Virgen esas palabras porque a veces nos preocupamos de muchas cosas y que hermoso saber que María está, saber que María es nuestra Madre”.

El mismo 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, el Santo Padre Francisco, anunciaba el inicio del año dedicado a San José, lo hacía en el marco de conmemorarse los 150 años de ser proclamado Patrono Universal de la Iglesia. En la entrevista televisiva de Claves para un mundo Mejor, resaltaban, además, que tal vez, esta declaratoria estaría también inspirada en el recuerdo que, en la Parroquia de San José del barrio de Flores, de CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), el Su Santidad Francisco decidió su vocación.

Al respecto, decía Mons. Santiago Olivera, “a mí me parece maravilloso que tengamos un año para recordar estos 150 años de San José como Patrono Universal de toda la Iglesia. Pero también poner nuestra mirada en San José que es el hombre que escuchó la voz de Dios y que la cumplió en el silencio, sin grandes protagonismos.

Y como dice el Papa Francisco, en este recuerdo a todos aquellos que, en este tiempo de pandemia, también han trabajado por encarnar los valores del Evangelio. Por la defensa de la vida, por la custodia de la vida, porque San José, es un custodio de la vida y un protector de María y de su hijo Jesús”.

Sintetizando sobre este año dedicado a San José, el Obispo Castrense de Argentina, subrayaba, “a mí, me parece que es un año de gracia muy importante, además la indulgencia y que diría es un año providencial. Me gustaría que al Papa le llegue la gratitud grande por este año, porque me parece que no deja de sorprendernos, cada vez más, estas lindas propuestas que nos hacen crecer en el seguimiento de Jesús”.

Finalizando su participación, en Claves para un mundo mejor, Mons. Santiago Olivera, nos habló sobre Navidad, donde expresó, “esperemos que esta sea una Navidad nueva porque, no es una Navidad más. Es una Navidad nueva. Dios quiera que todos hayamos preparado de tal manera la posada de nuestro corazón, para que en nuestra vida y en nuestro corazón de verdad el Señor tenga lugar”.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!