Mons. Olivera | Necesitamos más que nunca la valentía de la fe, lo dijo en la media mañana del viernes 24 de noviembre, elObispo Castrense de la República Argentina, se comunico nuevamente con todos por intermedio de una carta oficial. No es la primera vez que lo hace, puesto que la semana pasada, elegía el mismo medio escrito para poder expresar su afecto y respaldo a toda la comunidad de su obispado.

En la carta de hoy hace referencia en primera instancia cómo está viviendo estos momentos de tanta incertidumbre en torno a la suerte del Submarino ARA San Juany su tripulación, haciendo referencia a las palabras de nuestro Papa Francisco, que están viviendo, la dolorosa dimensión de la iglesia-hospital de campaña.  Recordando Mons. Santiago Olivera que él, junto a los capellanes, en este momento en que la incertidumbre se instala en todos los argentinos ensombreciendo nuestros pensamientos y sentimientos, nos sentimos llamados a anunciar que la omnipotencia de Dios se manifiesta en Su misericordia: Dios nos mira siempre con amor, para cumplir en nosotros sus designios providentes.

Pese al dolor, siempre hay algo que jamás debemos abandonar, aportando, sabemos que fe y esperanza caminan juntas y que la búsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto; una tarea sin descanso que exige el compromiso de todos.También no dejo de resaltar y agradecer la gran ayuda internacional que se ve reflejada en la gran cantidad de aportes que más de 11 países del mundo aportan con su persona, valoramos el afecto y cercanía de tantos y el gesto de la comunidad internacional que ha venido en nuestra ayuda, haciendo posible una verdadera cultura del encuentro.

En final nuestro Obispo Castrense nos invita a seguir rezando por los tripulantes del submarino, recemos por nuestros 44 compatriotas del Submarino “ARA San Juan” y por la fortaleza y consuelo de sus familias. Sin olvidarnos tampoco de rezar por, nuestra Patria y sus Instituciones. En estos momentos, necesitamos más que nunca la valentía de la fe. Tengamos confianza, el Señor es nuestra fortaleza.

A continuación el texto completo: 

 

En estos días, nos ha tocado vivir como Iglesia Diocesana y como Obispo Castrense, la dolorosa dimensión de la iglesia-hospital de campaña, como dice el Papa Francisco. Junto a los capellanes, en este momento en que la incertidumbre se instala en todos los argentinos ensombreciendo nuestros pensamientos y sentimientos, nos sentimos llamados a anunciar que la omnipotencia de Dios se manifiesta en Su misericordia: Dios nos mira siempre con amor, para cumplir en nosotros sus designios providentes. Y misericordia, significa antes que nada curar las heridas, ir con espíritu acogedor hacia las personas dolidas que abrirán sus corazones cada vez más al amor de Dios: Familias, compañeros, superiores, de estos servidores de la Patria que abrazando con pasión este llamado, han enfrentado graves peligros, entregándose como fecundo don. Sabemos que fe y esperanza caminan juntas y que la búsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto; una tarea sin descanso que exige el compromiso de todos.En esta situación tan dolorosa cuando se presenten los conflictos, respetemos la dignidad más profunda del hermano. En estas circunstancias tan difíciles valoramos el afecto y cercanía de tantos y el gesto de la comunidad internacional que ha venido en nuestra ayuda, haciendo posible una verdadera cultura del encuentro. Aspiremos a que ella, se instale en todos, que sepamos mirarnos a los ojos como hermanos e hijos de un mismo mundo, sin enfrentamientos estériles. Debemos ser capaces de contemplar y capitalizar el dolor de muchos. En todas nuestras celebraciones y Eucaristías recemos por nuestros 44 compatriotas del Submarino “ARA San Juan” y por la fortaleza y consuelo de sus familias. También recemos por nuestra Patria y sus Instituciones. En estos momentos, necesitamos más que nunca la valentía de la fe. Tengamos confianza, el Señor es nuestra fortaleza.

+Santiago Olivera Obispo Castrense de la República Argentina

Buenos Aires, 24 de noviembre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *