Mons. Olivera | Nosotros tenemos el don de la vida, gracias a ustedes madres, la vida es sagrada, la vida es inviolable es original

Publicado el18 octubre, 2020

Mons. Olivera | Nosotros tenemos el don de la vida, gracias a ustedes madres, la vida es sagrada, la vida es inviolable es original, la frase fue expresada por nuestro Obispo Castrense de Argentina en el encuentro mantenido con las madres de nuestros Seminaristas Castrenses. La reunión organizada por los Delegados para la Pastoral Vocacional Diocesana Castrense, Padre Diego Pereyra y Padre Daniel Díaz Ramos, reuniendo virtualmente vía zoom a todas las madres que desde distinto rincones del país se sumaban a la transmisión que se vio vía la red social Facebook live de nuestra Diócesis en la tarde del sábado 17 de octubre.

De este encuentro, también participaron el Diácono Darío Verón y nuestros seminaristas, quienes siguieron atentamente el evento, donde pudieron escuchar a sus madres, quienes compartieron su experiencia y vivencia de cómo transitan este tiempo del Seminario de sus hijos. Es importante destacar, que el último viernes 16 de octubre, inició la semana de oración por las Vocaciones Sacerdotales Castrense, en este marco y en vísperas del día de la madre en nuestro país, nuestro Obispo escuchó atentamente, cada uno de los testimonios de las madres de los seminaristas.

Luego de concluida de la presentación de las madres, Mons. Santiago Olivera les decía, “(…) quería agradecerles por haber sido ustedes instrumentos del amor. Pues por el amor que han tenido ustedes, han venido a la vida sus hijos y por la fe también han sabido responder”.

También, nuestro Obispo Diocesano Castrense de Argentina, les revelaba, “la familia es como el primer Seminario, es la cuna donde se aprende el amor a Dios, a la familia, a tantos valores tan lindos. Así que quiero agradecerles a ustedes, a sus maridos por la formación de sus hijos”.

Continuando en su mensaje, Mons. Olivera sorprendía a la madre del Diácono Darío Verón, anunciándole, que, en el mes de noviembre, hay una alta posibilidad que el día 21, viaje a Ituzaingó, Corrientes para ordenar Presbítero a su hijo. Antes del final, aprovechó la comunicación para reiterar su agradecimiento por la participación y por, “(…) sepan que nosotros somos familia, dentro de esta gran familia Diocesana Castrense ustedes también son indudablemente parte de ella”, finalizando dio su Bendición.

A continuación, compartimos la transcripción del mensaje expresado por Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

En primer lugar, felicito al Padre Daniel, al Padre Diego y a todas las madres que han compartido lindas experiencias. La familia es como el primer Seminario, es la cuna donde se aprende el amor a Dios, a la familia, a tantos valores tan lindos. Así que quiero agradecerles a ustedes, a sus maridos por la formación de sus hijos.

Quiero decirles que siempre es bueno tener en claro, que tanto sus hijos, o como nosotros cuando respondemos a la vocación sacerdotal, no es por propio gusto, o porque queremos ser felices, sin duda que lo queremos ser, pero, la clave es, que Jesús nos llamó, no tenemos mayor explicación. No es una opción nuestra, Jesús lo dijo, <<no son ustedes los que me eligieron, soy yo quien los he elegido>>.

Es como cuando uno se enamora, uno lo deja todo, a ustedes les habrá pasado, a nosotros también, es como que el Señor nos toca el corazón, sentimos que somos para él y desde él, somos felices. Me da mucha alegría poder haberlas escuchado, celebro esta iniciativa de poderlas ver y a pesar de que estamos en medio de esta pandemia y que por esta restricción nos comunicado así, deseo que cuando termine también sigamos encontrándonos.

Este encuentro tenía sentido también por el día de la madre, entonces, quería agradecerles por haber sido ustedes instrumentos del amor. Pues por el amor que han tenido ustedes, han venido a la vida sus hijos y por la fe también han sabido responder.

El Seminario siempre es un tiempo, un proceso de ver qué es lo que Dios quiere en nuestra vida. En el Seminario, se busca discernir, buscar, descubrir lo que Dios quiso para nosotros. Nosotros tenemos el don de la vida, gracias a ustedes madres, la vida es sagrada, la vida es inviolable es original.

Hace una semana se celebró la Beatificación de Carlo Acutis, este adolescente nos decía <<nacemos originales y después vivimos como fotocopias>>. Sepan que sus hijos han decidido no ser fotocopias, han optado vivir con la originalidad lo que Dios pide, es decir con la libertad para responder lo que el Señor nos requiere.

Por otro lado, tal como recordaba la Roxana, la mamá de nuestro Seminarista Luis, que este año viajamos a San Juan para hacer su admisión, estamos también evaluando dónde se hará el electorado. Dicho esto, sabiendo que Darío es Diácono, es muy probable que podamos generar los permisos para poder viajar a Corrientes y en el mes de noviembre, el 21 si Dios quiere, pueda ordenarlo Presbítero, Sacerdote a Darío en su ciudad, en Ituzaingó y en vez de que sus padres viajen a Buenos Aires podamos ir nosotros.

Quiero decirles también, que la presencia de sus hijos en sus familias es distinta, un hijo Sacerdote se convierte en un Padre para la familia también. Agradezco muchísimo esta comunicación, sepan que nosotros somos familia, dentro de esta gran familia Diocesana Castrense ustedes también son indudablemente parte de ella.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!