Mons. Olivera | Pedimos al Dios Amor que el testimonio de los 44 héroes sirva para reconocer la actitud de los integrantes las Fuerzas Armadas y de Seguridad, el resumen pertenece a la carta fechada el 1 de diciembre de 2017, donde el Obispo Castrense de Argentina se refiere a la desaparición del ARA San Juan y su tripulación a mediados del mes de noviembre del corriente.

A continuación publicamos la carta completa de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

Queridos hermanos todos de la Iglesia Diocesana Castrense de la Argentina,

Las sombras del dolor se han extendido al tomar conocimiento que los medios técnicos, científicos y humanos han alcanzado sus límites en la búsqueda con vida de los tripulantes del ARA San Juan.

Este dolor es preponderante para sus familias y amigos, los compañeros de promoción de cada uno de ellos y camaradas, pero también se dilata a la Armada misma, a las demás Fuerzas Armadas y de Seguridad y aún a todo aquel hombre o mujer de este suelo que se precie de sentirse miembro de la comunidad de la Patria como un todo.

Hoy con mucha confianza le pedimos al Dios Amor que el testimonio de los 44 héroes sirva para reconocer la figura y la actitud de tantos hombres y mujeres que en las Fuerzas Armadas y de Seguridad entregan su vida para hacer Patria, para servir al país, y que esa unión nos encuentre a todos rezando por esta gente joven, entusiasta y tan generosa y abone el camino para un reencuentro de todos los argentinos.

La Fe tiene mucho para decir y aportar en momentos como éstos, y en cualquier otro momento de la vida de los hombres, porque en Jesús Dios se revela como Padre que vela con su Providencia por todos, pues “no se cae un solo cabello de vuestras cabezas sin que el Padre no lo sepa”; porque este Padre es buen pagador de “aquel servidor al que encuentra haciendo su trabajo”; pues podemos esperar de Él ya que : ¿“de donde me vendrá el auxilio?, el auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra”. 

Nuestra Iglesia Diocesana Castrense, desde el comienzo ha acompañado a cada familia y a la gran Familia Naval. Hoy también quiere estar cerca con su solidaridad y fraternidad renovando el compromiso de la disponibilidad para cuanto sea conveniente y necesario.

Como Padre y Pastor de la Comunidad Castrense estoy unido a cada familia de los 44 tripulantes del ARA San Juan y a toda la familia naval de la Armada. Quiero ser comunicador de esta Esperanza que desde la Fe consuela, que desde la Fe espera el cielo para los hombres del mar.

Junto a todos los sacerdotes capellanes me hago cercano con la oración y el sufragio, “volvamos nuestros rostros al Señor” para unirnos todos en Él, en su Corazón amante y consolador, unirnos a Él que ha vencido la muerte con su Resurrección y nos ayuda cada día con la esperanza de la Vida Eterna.

+Mons. Santigo Olivera, 

Obispo Castrense de Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *