Mons. Olivera | Que en cada uno de estos hijos a quienes la Nación y sus autoridades les confían diversas responsabilidades, brille la luz clara de los valores permanentes de la Patria

Publicado el28 octubre, 2020

Mons. Olivera | Que en cada uno de estos hijos a quienes la Nación y sus autoridades  les confían diversas responsabilidades, brille la luz clara de los valores permanentes de la Patria, así lo manifestaba el Obispo Castrense de Argentina al momento de la invocación religiosa y bendición de espadines y sables en el acto de ascenso a grado superior de efectivos de las Fuerzas Federales de Seguridad. Fue en la tarde del miércoles 28 de octubre, en la Quinta Presidencial de Olivos, en la localidad Homónima de la provincia de Buenos Aires al norte de CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

Presidió el acto, el Sr. Presidente de la República Argentina, Dr. Alberto Fernández, quien estuvo acompañado por el Sr. Jefe de Ministros, Santiago Cafiero, la Sra. Ministra de Seguridad, Sabina Frederic, el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera y los Sres. Jefes de Gendarmería Nacional Argentina (GNA), Prefectura Naval Argentina (PNA), Policía Federal Argentina (PFA) y Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Luego de la presentación de autoridades, Mons. Santiago Olivera procedía a realizar la invocación religiosa, destacando, “<<El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos>>. (Mc 9,35)

Señor, que en tus misteriosos designios elegiste a estos hijos tuyos para integrar las filas (de las Fuerzas Federales de Seguridad), recibe con bondad el homenaje de gratitud que te tributan: por haber ascendido al grado inmediato superior.  Bendícelos al igual que estos espadines y sables, como símbolo de mando. Ayúdalos a que los empleen al servicio de la justicia, la paz, la defensa del orden institucional y del derecho”.

A continuación, compartimos el texto completo de Invocación Religiosa de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

Invocación Religiosa

Bendición de sables a los Oficiales Superiores de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales:

Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía Federal Argentina y Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Residencia Presidencial, Olivos (Pcia. Bs. As.), 28 de Octubre de 2020

«El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos». (Mc 9,35)

   Señor Jesús, tú nos enseñaste que el que quiera ser el primero sea el servidor de todos;  nosotros tus hijos queremos asumir estas palabras y expresar, por medio de elementos concretos nuestros actos de servicio en bien de nuestros hermanos.

            Señor, que en tus misteriosos designios elegiste a estos hijos tuyos para integrar las filas de: Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía Federal Argentina y Policía de Seguridad Aeroportuaria,  recibe con bondad el homenaje de gratitud que te tributan: por haber ascendido al grado inmediato superior. 

Bendícelos al igual que estos espadines y sables, como símbolo de mando. Ayúdalos a que los empleen al servicio de la justicia, la paz, la defensa del orden institucional y del derecho.

            Que en cada uno de estos hijos a quienes la Nación y sus autoridades  les confían diversas responsabilidades, brille la luz clara de los valores permanentes de la Patria, para que en medio de las dificultades propias del cumplimiento del deber o extraordinarias como la del Covid donde doblegaron sus esfuerzos en el cuidado de las personas, cumpliendo con los controles que exigía el aislamiento social, preventivo y obligatorio y adaptándose a las actividades necesarias requeridas por el Poder Ejecutivo, trabajaron con gran profesionalismo, escribiendo nuevas y selectas páginas en la historia de cada una de las Instituciones que representan.

            Los espadines y sables, al igual que los uniformes con sus colores diversos según cada Fuerza, son conocidos en todo el país: recuerdan la dedicación, la seriedad, la seguridad. Identifican un servicio único. «Sin embargo -nos recuerda el Papa Francisco- detrás de cada uniforme hay una persona real: con una familia y un país de origen, con una personalidad y una sensibilidad, con deseos y planes de vida…Pero recuerden que no es el uniforme, sino quien lo lleva puesto lo que debe impresionar a los demás con su amabilidad, con el espíritu de hospitalidad…«, con la actitud de servicio hacia todos.

            Invocamos para ello la protección de la Madre y Patrona de nuestra querida República, la Bienaventurada Virgen de Luján; que ella guíe, sostenga, ilumine y acompañe a nuestro Presidente, a nuestras Autoridades, a cuantos integran el Ministerio de Seguridad y las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales, para que confiando en su amparo, podamos dedicarnos, sin temor, al bien de todos.

            Y la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre Ustedes y sus Familias y los acompañe siempre.  Amén.

+ Mons. Santiago Olivera

Obispo Castrense de la República Argentina

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!