Mons. Olivera | Que en su corazón de Soldados y Profesionales no se apague jamás la llama de la vocación de servicio a la paz mundial, la síntesis es parte del la Invocación Religiosa del Obispo Castrense de Argentina en la ceremonia de despedida de las FTA (Fuerza de Tarea Argentina) 53 a Chipre. Reunidos en la mañana de este viernes 22 de febrero, en la Plaza de Armas del Centro de Entrenamiento Conjunto de Paz “Dr. Carlos Saavedra Lamas”, sito en Campo de Mayor, provincia de Buenos Aires se desarrollaba el evento.

Nuestro Obispo, Mons. Santiago Olivera llegaba muy temprano a la sede del Centro de Entrenamiento Conjunto de Paz “Dr. Carlos Saavedra Lamas”, acompañado por el Capellán Mayor del Ejército, Padre Eduardo Castellanos, el Capellán, el Padre Francisco Roverano y el Capellán Castrense y Delegado para Vocaciones, Padre Daniel Díaz Ramos. Es de destacar, que el Capellán Roberano, integra la dotación de Fuerzas de Tarea Argentina (FTA) 53 rumbo a Chipre, y que durante los próximos 6 meses estarán custodiando la Paz en aquella República.

Presidió el acto, el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Teniente General Bari del Valle Sosa, acompañaron el Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas, General de División Carlos Pérez Aquino. Estuvieron también presentes los Señores Jefes del Estado Mayor General de la Armada Argentina, Almirante José Luis Villán, del Ejército Argentino, Teniente General Claudio Ernesto Pasqualini, y de la Fuerza Aérea Argentina, Brigadier General VGM Enrique Amrein.

A continuación compartimos con ustedes en forma textual la invocación religiosa de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

Invocación Religiosa

FTA Chipre-CAECOPAZ

 

¡Dios Fuerte, Rey Pacífico!, que eres la fuente de la Paz y como testamento nos has dejado el mandamiento del amor; que bendices a quienes te invocan y eres generoso con quienes te piden;

Al encontrarnos aquí reunidos en esta Plaza de Armas para despedir a esta Fuerza de Tarea próximos a partir hacia Chipre, mantenemos la mirada confiada y agradecida en tus manos de Padre.

De ellas esperamos alcanzar:

Que en el corazón de nuestros Soldados y profesionales no se apague jamás la llama de la vocación de servicio a la Patria y a sus hijos, a la comunidad continental y a la paz mundial.

Que los hombres de las FFAA crezcan cada día más en humildad y grandeza de espíritu, porque esta es la primera condición de la gloria.

Que en el corazón de este Centro de Entrenamiento Conjunto para la Paz, permanezca la vocación de pueblo de la Nación, a quien se debe, de quien se nutre y a quien representarán en lejanas tierras de la República de Chipre.

Que en el corazón del pueblo argentino crezca la gratitud para con estos hombres generosos, que seguirán cumpliendo misiones de alto riesgo.

Santísima Virgen de Luján, Patrona de la República Argentina, Madre de nuestra libertad, ruega por esta Tropa aquí formada y que tu Hijo Jesucristo los lleve y los traiga con la alegría del deber cumplido.

Encomendamos también a las familias del personal que despedimos para que experimenten tu cercanía y cuidado.

Que NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN, Patrona de nuestra Patria y nuestra Diócesis Castrense Cubra a todos con su maternal protección.

Te lo pedimos por JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR. AMÉN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *