Mons. Olivera | Renovemos nuestro deseo de mayor fidelidad al Evangelio, es parte del mensaje del Obispo Castrense de Argentina, quien hoy cumple un año de Ministerio Pastoral. Fue en la mañana del viernes 30 de junio de 2017, cuando nuestro Obispo, Mons. Santiago Olivera, era recibido en la puerta de la Catedral Castrense, Stella Maris, por el Administrado Castrense saliente junto a los Capellanes.

Inmediatamente, Mons. Olivera beso la Cruz que se le presente, señalando así que se identifica con la entrega del supremo Pastor, nuestro Señor Jesucristo, tomando Agua Bendita, en recuerdo del Bautismo que reúne en la fe, asperja a los presentes. Este es un símbolo directo, que nos ubica que con ese acto, nos congrega en la Fe, en la cual él, como Pastor nos precede y guía, eran minutos pletóricos de emoción, puesto que a cada minuto el corazón de nuestro Obispo se unía a su nuevo apostolado.

Luego, se dirigió a la Capilla del Santísimo Sacramento, donde hizo una breve oración de adoración, para luego unirse en procesión y así ingresar en procesión a la Catedral.  En ese momento, estuvo acompañado por el entonces, Sr. Nuncio Apostólico Emil Paul Tscherrig, el Sr. Cardenal Primado de Argentina, Eminencia Reverendísima Mons. Mario Poli, el Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Mons. José María Arancedo, del Obispo emérito Castrense, de otros Obispos de Argentina, y Obispos Castrenses del exterior.

Además, acompañaron, el ex Administrador Diocesano saliente, junto a los Capellanes Mayores, del Ejército Argentino, de la Armada Argentina, de la Fuerza Aérea Argentina, de Gendarmería Nacional Argentina, de Prefectura Naval. Todos escoltaron a nuestro Obispo, Mons. Santiago Olivera a la toma de posesión del Obispado Castrense de Argentina, mientras las máximas autoridades de todas las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad colmaban el interior de la Iglesia Catedral, donde también estaban presentes una nutrida delegación de su antigua Diócesis de Cruz del Eje, Córdoba.

Atrás quedaba su Córdoba, la tierra brocheriana, pero pese a volver a su provincia natal, Buenos Aires, nuestro Obispo no estaba solo, volvía como lo hizo cuando asumía la misión encomendada por el Papa Benecito XVI, llegaba ahora a su nuevo ministerio de la mano de Brochero. Esta vez, era Su Santidad Francisco, quien le encomendaba la misión, al respecto, decía en su Homilía de toma de posesión.

Como dice San Agustín: con ustedes soy cristiano para ustedes soy obispo” Quiero que estos sentimientos me acompañen siempre y volveré a estas palabras más de una vez. Soy discípulo, Soy misión, ayúdenme con su oración, consejo, amistad y afecto a responder a esta vocación. Expreso estas palabras y este deseo a esta Iglesia Particular que se me ha confiado. Iglesia Particular realmente, que abarca el extenso territorio Argentino, allí donde miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad junto a sus familias se encuentre, como también aquellos que colaboran en los distintos Ministerios, dependencias Militares, Hospitales y Casas de Caridad.  

Desde su arribo al Obispado Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, no escatima esfuerzo en recorrer el extenso territorio Argentino, conociendo, escuchando, alentando a los fieles que se encuentran en las distintas unidades. Generando vínculos permanentes, con los hermanos, con los Capellanes y Religiosas, entrevistándose con referentes del ámbito, organismos de DDHH (Derechos Humanos), viajando al exterior y representando a nuestro país.

El de hoy, es el primero de los aniversarios, pero en estos 12 meses, Mons. Olivera, no se detiene, con más de 50 viajes apostólicos entre el interior y el exterior, permanentemente está planificando, ajustando su agenda, para poder estar con quien lo necesita. Motivo por el cual, hoy, muy temprano, nos sorprendió con un mensaje para toda la Diócesis, recordando la importancia de la jornada, pero invitándonos y comprometiéndonos a seguir anunciando el Evangelio.

A continuación compartimos textualmente, el vídeo mensaje de Mons. Santiago Olivera:

Siempre recordar una fecha, en primer lugar nos pone ante la actitud de gratitud, este año recorrido, con el deseo de haber transitado los caminos que el Señor pide. Este desafío de conducir el Obispado Castrense de Argentina, de asumir como Obispo luego de esta vacancia de 10 años, que se han sentido para los Sacerdotes y para los fieles.

La presencia de un Obispo, un pastor, un padre, un amigo y un hermano, que éste acompañando la vida del pueblo de Dios que se le ha confiado, los militares, las fuerzas seguridad, a los familiares, los que trabajan en la Casa de Gobierno, en la Quinta de Olivos, en el Misterio de Defensa y de Seguridad. Es, en este momento, en que uno renueva el deseo de seguir anunciando con entusiasmo el Evangelio, animando y acompañando la vida de todos los Capellanes, visitando en esta clara y condición de una iglesia en salida a las distintas guarniciones, unidades militares, la presencia de mis fieles a lo largo y ancho del país.

Sin dudas es un año muy rico, que como toda vida cristiana sin ausencia de Cruz, pero confiando en el señor, anunciando el gozo del Evangelio, invitándonos a todos a la conversión, a saber renovar nuestro deseo de mayor fidelidad al evangelio, no dejándome caer, ni bajar los brazos por dificultades, ni situaciones que no han faltado pero confiamos en la gracia de Dios y ponemos todo en la cruz redentora de Jesús.

El mes de junio, es un tiempo de gran felicidad para nuestro Obispo y nuestra Diócesis Castrense de Argentina, hace muy pocos días, el pasado 24 del corriente, Mons. Santiago Olivera cumplía 10 años de su nombramiento como Obispo. El jueves 28 de junio, se cumplieron 35 años de la Consagración de la Iglesia Catedral Castrense, Stella Maris, hoy 30 de junio, se cumple un año de la toma de posesión de nuestro Obispo, un mes glorioso, un mes donde damos gracias al Señor de poder contar con un Padre y Pastor como él, lo hacemos rezando a Dios para que la gracia divina ilumine su Ministerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *