Mons. Olivera | Sean signo y presencia de Paz

Publicado el18 febrero, 2021

Mons. Olivera | Sean signo y presencia de Paz, así lo pedía el Obispo Castrense de Argentina al transmitir su mensaje destinado a las autoridades del Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz (CAECOPAZ) y a todos quienes integran las Fuerzas de Tareas 57 de Misión de Paz en Chipre. El mismo, fue compartido en la mañana del miércoles 17 de febrero, durante la celebración Eucarística por el Capellán Castrense, Padre Daniel Cirrincione, quien fuera designado por nuestro Obispo a integrar el Grupo de Tareas mencionado, que se encuentra a horas de partir rumbo a su misión de paz.

En la celebración del miércoles de Ceniza, en el inicio de la Cuaresma, celebró la Santa Misa y realizó la Imposición de Ceniza, el Padre Cirrincione, fue en el ingreso del Departamento de Educación y Doctrina de CAECOPAZ, participaron, autoridades y efectivos de la Fuerza de Tareas 57 y los instructores del CAECOPAZ. En su Homilía, el Padre Daniel decía, “con el miércoles de Ceniza, inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa”. El Padre Daniel recordaba que, “la imposición de la ceniza es el rito característico de esta celebración, que nos recuerda la invitación que nos hace el Señor a la necesidad de purificación interior de este tiempo Cuaresmal”.

Profundizando, señalaba, “que estos 40 días, de tradición bíblica, simbolizan la necesidad de renovación interior y espiritual. Se trata de días para examinar, para preparar el camino, para dejar aquello que no debe convivir en nosotros”.

Ahondando, el Capellán Castrense, nos preguntaba. ¿Qué herramientas tenemos para este cambio? La oración. La oración es nuestra necesidad espiritual ¡El católico es muy pedigüeño y debe ser también agradecido y alabador. Como enseña el Santo Padre Francisco, «Verdaderamente, hay una necesidad muy grande de renovar la fe, de rezar el Credo con el corazón»”.

También el Padre Daniel, nos recordaba, que, junto con la oración, “el ayuno es vital, y éste no se refiere exclusivamente al del alimento, sino también invita a ayunar de enojos, resentimientos y lo malo que está funcionando en nosotros. En relación a la limosna, otro de los pilares de esta preparación a la Pascua del Señor, decía que ella significa particularmente ocuparse de todo aquel que está al lado nuestro”.

Subrayando, agregó, “quien está junto a nosotros, no es una cosa, es un ser humano que tiene la misma dignidad que nosotros. La limosna no simboliza a una persona pobre, sino a todo lo pobre que podemos ser las personas si no, nos tratamos con igualdad”.

Finalizando, ponía en manos de Nuestra Madre, la Virgen de Luján, «a este Grupo de Tareas 57 en Misión de Paz en Chipre, las familias de sus integrantes, el fin de la pandemia y la paz”. Cabe señalar, que Mons. Santiago Olivera envió un afectuoso mensaje de audio, destinado a todos los integrantes de la Fuerza de Tareas 57 de las Fuerzas Armadas de Argentina en UNCIPYC (sigla en inglés, Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre).

En el mismo, decía nuestro Obispo, “quiero saludar desde el Obispado Castrense de Argentina a todas las autoridades y a todos quienes integran la Fuerza de Tareas 57 en Misión de Paz que están pronto a viajar a Chipre a representar a nuestra Patria y a ser signo y presencia de Paz. Como Obispo Castrense de la Argentina, me llena de alegría poder colaborar, Dios quiera que pueda visitarlos, quiero enviarles una Bendición especial, la seguridad del recuerdo y de la oración.

Quiera Dios que podamos vernos de algún modo, quizás por estos nuevos medios de comunicación o personalmente allí, en Chipre. Bendiciones, un fuerte abrazo, gracias a todos y estamos en comunión de oraciones”.-

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!