Mons. Olivera | Trabajar al servicio de las causas de los santos, no es solo una bendición, sino también un verdadero testimonio que invita a muchos un mayor compromiso en su vida de Iglesia

Publicado el21 agosto, 2020

Mons. Olivera | Trabajar al servicio de las causas de los santos, no es solo una bendición, sino también un verdadero testimonio que invita a muchos un mayor compromiso en su vida de Iglesia, el fragmento es apenas un resumen expresado por Mons. Santiago Olivera, Delegado para la Causa de los Santos CEA (Conferencia Episcopal Argentina) y Obispo Castrense de Argentina. La declaración fue formulada el pasado 19 de agosto, en el marco del inicio del Curso de modalidad virtual “El proceso diocesano en las Causas de los Santos”.

El curso que tendrá modalidad de 5 encuentros, entre los días 19 y 26 del mes de agosto y el 9, 16 y 22 de septiembre, se desarrolla en modalidad virtual, al respecto señalaba Mons. Olivera, la pandemia nos ha impedido a nuestra Delegación Episcopal de la Causa de los Santos poder realizar el encuentro anual presencial, pero nos ha brindado una excelente oportunidad de sumarnos con verdadero espíritu de hermandad eclesial a este espacio académico virtual que seguramente traerá muchos frutos”.

Luego de los agradecimientos a las autoridades de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Católica Argentina, a la Sociedad Argentina de Derecho y a la Comisión Directiva, el Delegado Episcopal para la Causa de los Santos señaló, “todo tiempo se nos presenta como una ocasión propicia para renovar una vez más en nuestros corazones el particular llamado universal a la santidad”. Continuando, citó a Su Santidad Francisco, “Dejémonos estimular por los signos de santidad que el Señor nos presenta a través de los más humildes miembros de ese pueblo que participa también de la función profética de Cristo, difundiendo su testimonio vivo sobre todo con la vida de fe y caridad” (Gaudete et exsultate N. 8)”.        

Al respecto, Mons. Santiago Olivera nos decía, estamos llamados a vivir cada vez más y mejor nuestra vocación cristiana. También estuvieron llamados nuestros hermanos y hermanas que nos precedieron en la fe y que transitaron sus vidas en el territorio de nuestra querida Argentina. Rezamos particularmente por ellos, para que su ejemplo de vocación y servicio pronto sea reconocido y ofrecido como modelo al mundo entero. Ellos son faro y luz que nos ilumina y nos conduce a puerto seguro”.

Continuando, el Delegado Episcopal para la Causa de los Santos destacó, la santidad, en todos los tiempos, es una urgencia pastoral. Siempre hacen eco en mí las palabras de San Juan Pablo II en la línea de la espiritualidad de la comunión. Querer recibir el bautismo es lo mismo que decir que queremos ser santos. Se trata de la respuesta a nuestro bautismo. Vivir nuestra vocación de bautizados es vivir nuestra vocación en acto, cada momento de nuestra vida en camino a la santidad”.

Luego de ello, Mons. Santiago Olivera, se refirió a quienes acompañaran en el desarrollo del Curso, “El proceso diocesano en las Causas de los Santos”, presentándolos y anunciando sobre los temas que desarrollarán. Finalizando, Mons. Olivera declaró, “en este año Mariano, especial y particular año, nos colocamos en las manos de María, hermosa Virgen del Valle, para que ella, nuestra esperanza, nos anime a dar una respuesta perseverante al llamado de su Hijo a la santidad”.- 

A continuación, compartimos en forma completa la transcripción de la presentación de Mons. Santiago Olivera, Delegado Episcopal para la Causa de los Santos CEA:

El proceso diocesano en las Causas de los Santos”

Delegación para las Causas de los Santos (CEA)

Facultad de Derecho Canónico – Universidad Católica Argentina (UCA)

Sociedad Argentina de Derecho Canónico (SADEC)

19 y 26 de agosto, 9, 16 y 22 de septiembre 2020

Modalidad Virtual

Presentación de + Mons. Santiago Olivera

Delegado para las Causas de los Santos

Queridos participantes:

                                   En el contexto del Año Mariano Nacional que estamos celebrando, me da mucha alegría poder brindarles estas breves palabras iniciales por las que damos comienzo al curso sobre el proceso diocesano en las Causas de los Santos.

                                   La pandemia nos ha impedido a nuestra Delegación Episcopal de la Causa de los Santos poder realizar el encuentro anual presencial, pero nos ha brindado una excelente oportunidad de sumarnos con verdadero espíritu de hermandad eclesial a este espacio académico virtual que seguramente traerá muchos frutos. 

                                   En la persona de su decano, Rvdo. Padre Dr. Ricardo Medina OAR, quiero agradecer a la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Católica Argentina por la disponibilidad e interés con esta temática. Asimismo, mi agradecimiento a la Sociedad Argentina de Derecho Canónico en la cual siempre encontramos un espacio de estudio y compartir fraterno. Muchos de sus socios están hoy asistiendo a este curso. Por ello, mi reconocimiento a la comisión directiva representada por su presidente el Pro. Dr. Esteban Pablo Alfón.

                                   Todo tiempo se nos presenta como una ocasión propicia para renovar una vez más en nuestros corazones el particular llamado universal a la santidad. Nos dice el Papa Francisco: “Dejémonos estimular por los signos de santidad que el Señor nos presenta a través de los más humildes miembros de ese pueblo que participa también de la función profética de Cristo, difundiendo su testimonio vivo sobre todo con la vida de fe y caridad” (Gaudete et exsultate N. 8).  

                                   Estamos llamados a vivir cada vez más y mejor nuestra vocación cristiana. También estuvieron llamados nuestros hermanos y hermanas que nos precedieron en la fe y que transitaron sus vidas en el territorio de nuestra querida Argentina. Rezamos particularmente por ellos, para que su ejemplo de vocación y servicio pronto sea reconocido y ofrecido como modelo al mundo entero. Ellos son faro y luz que nos ilumina y nos conduce a puerto seguro. Ellos, con sus vidas, nos muestran que verdaderamente es posible responder a esta vocación a la santidad.  La verdad que leer la vida de muchos de estos hombres y mujeres de nuestra Patria, nos estimula a seguir o desear transitar sus huellas, hombres y mujeres de Dios y de la Patria, próceres algunos, ciudadanos ejemplares, genios, maestros de la fe, testimonios de vidas entregadas sin retaceos ni límites humanos.

                        Benedicto XVI nos recuerda que “El contemplar el luminoso ejemplo de los santos, suscita en nosotros el gran deseo de ser como los santos, felices por vivir cerca de Dios, en su luz, en la gran familia de los amigos de Dios. Ser santo significa vivir cerca de Dios, vivir en su familia” (1 de noviembre de 2006).

                        Así, la santidad supone vivir en la sencillez de lo cotidiano de la Fe, la Esperanza y la Caridad. Ahí está todo. En definitiva, los santos serán los que “han manifestado su fe con obras, su amor con fatigas y su esperanza en nuestro Señor Jesucristo con una firme constancia” (1Tes. 1, 3).

                                    No podemos perder de vista la valoración de la santidad desde lo ordinario. Los “santos de la puerta de al lado”, como los llama el Papa Francisco. Es verdad que solo unos pocos son canonizados. Pero esos pocos nos recuerdan que es posible ser santos, que podemos transitar este camino. Tengamos presente que trabajar al servicio de las causas de los santos, no es solo una bendición muy especial, sino también un verdadero testimonio que hace muy bien e invita a muchos hermanos y hermanas a un mayor compromiso en su vida de Iglesia.   

                                    La santidad, en todos los tiempos, es una urgencia pastoral. Siempre hacen eco en mí las palabras de San Juan Pablo II en la línea de la espiritualidad de la comunión. Querer recibir el bautismo es lo mismo que decir que queremos ser santos. Se trata de la respuesta a nuestro bautismo. Vivir nuestra vocación de bautizados es vivir nuestra vocación en acto, cada momento de nuestra vida en camino a la santidad.

                                    En este espíritu, podremos compartir juntos a lo largo de cinco encuentros los diferentes aspectos del proceso que se desarrolla en el ámbito de la diócesis. Hoy, el padre Villalón nos ilustrará acerca de la fama de santidad y la fama de gracias y favores. Luego tocará el turno del padre Ricardo Medina y de la Hna. Isabel Fernández quienes nos presentarán las particularidades que se deben tener en cuenta en el desarrollo de la prueba testifical. El tercer encuentro estará dedicado a la comisión histórica y archivística. El padre Ernesto Salvia, reconocido historiador de la Iglesia, nos hablará sobre los pasos y los métodos a seguir y la tarea propia de dicha comisión. Posteriormente, el estudio de todo aquello que se refiera al particular culto que se le brinda a un candidato y las consecuencias que trae aparejado, estará a cargo del padre Alejandro Russo, rector de la Iglesia Catedral de Buenos Aires. En el último encuentro contaremos con el Padre Marcelo Méndez y la Dra. Silvia Correale con sus ricas y prolongadas experiencias. El padre Marcelo en su trabajo en la Congregación para las Causas de los Santos y en estos últimos años acompañando y trabajando en la Causa de Canonización del próximo Beato Fray Mamerto Esquiú. La Dra. Correale como postuladora romana de numerosas causas, y recordamos particularmente también su trabajo en sede Romana en la Causa de Beatificación y Canonización del Cura Brochero y en las beatificaciones de la Madre Catalina Rodríguez y Mama Antula y otras tantas causas argentinas.

                                   Quiera Dios que todos podamos aprovechar mucho estos encuentros. Que lo aquí aprendido y reflexionado nos aproveche para optimizar nuestra tarea con verdadero espíritu de servicio.

                                   En este año Mariano, especial y particular año, nos colocamos en las manos de María, hermosa Virgen del Valle, para que ella, nuestra esperanza, nos anime a dar una respuesta perseverante al llamado de su Hijo a la santidad. 

                                   Muchas gracias a todos.

+ Mons. Santiago Olivera

Obispo Castrense

Delegado para las Causas de los Santos

Le puede interesar:

Noticias relacionadas

Sin Justicia independiente, no hay República

Sin Justicia independiente, no hay República

Sin Justicia independiente, no hay República, la afirmación pertenecen a declaraciones formuladas por Mons. Justo Oscar Laguna, las mismas fueron dichas el 15 de noviembre de 1995 al diario La Capital de Mar del Plata. Si no fuera porque han transcurrido 25 años de...

Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo

Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo

Mons. Olivera | Hoy renuevo mi deseo de ser todo para mi pueblo, así lo manifestaba el Obispo Castrense de Argentina en su 36° Aniversario de ordenación Sacerdotal. El 18 de septiembre de 1984, Mons. Justo Oscar Laguna, en la Catedral Ntra. Sra. del Buen Viaje, en la...

0 comentarios

Deja un comentario

Suscribite a nuestro newsletter

¡Te suscribiste correctamente!

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!