Papa Francisco | Aliento a todos a abrirse con docilidad a la acción del Espíritu Santo, antes de rezar la oración Regina Coeli, el Santo Padre se dirigió a los peregrinos presentes en Plaza de la Basílica Vaticana. Fue al término de la celebración de la Santa Misa donde recordó que en Cracovia se realizó una celebración de acción de gracias por la confirmación del culto al Beato Miguel Giedroyc.

Al respecto señaló, “este evento alienta a los polacos y lituanos a fortalecer los lazos en el signo de fe y veneración del Beato Miguel, que vivió en Cracovia en el siglo XV, un modelo de humildad y caridad evangélica”.  También, expresó su preocupación sobre, “las noticias que vienen de Sudán están causando dolor y preocupación. Oramos por este pueblo, para que cese la violencia y se busque el bien común en el diálogo”.

Por último, el Santo Padre Francisco, nos dijo, “aliento a todos a abrirse con docilidad a la acción del Espíritu Santo, ofreciendo al mundo, en la variedad de carismas, la imagen de una fraternidad en comunión.”

A continuación compartimos con ustedes la interpretación del italiano al castellano, el mensaje brindado por el Santo Padre Francisco antes de presentar de recitar la oración Regina Coeli:

Ayer, en Cracovia, se realizó una celebración de acción de gracias por la confirmación del culto al Beato Miguel Giedroyc, en el que participaron los Obispos de Polonia y Lituania. Este evento alienta a los polacos y lituanos a fortalecer los lazos en el signo de fe y veneración del Beato Miguel, que vivió en Cracovia en el siglo XV, un modelo de humildad y caridad evangélica.

Las noticias que vienen de Sudán están causando dolor y preocupación. Oramos por este pueblo, para que cese la violencia y se busque el bien común en el diálogo.

Les saludo a todos ustedes, peregrinos de Italia y de muchas partes del mundo, que han participado en esta celebración: grupos, asociaciones y fieles individuales. Aliento a todos a abrirse con docilidad a la acción del Espíritu Santo, ofreciendo al mundo, en la variedad de carismas, la imagen de una fraternidad en comunión.

Que la Santa Madre de Dios obtenga esta gracia para nosotros, a cuya intercesión materna nos confiamos la confianza filial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *