Papa Francisco | Asombro: es la actitud que se debe tener al comienzo del año, porque la vida es un regalo que nos da la posibilidad de volver a empezar siempre, esta mañana a las 10 horas (hora de Roma), el Santo Padre presidió la celebración de la Misa de la Solemnidad de María, Santísima Madre de Dios, en la octava de Navidad y con motivo de la 52ª Jornada Mundial de la Paz sobre el tema: “Buena política”. “Él está al servicio de la paz”.

El Papa Francisco señalaba, “hoy (…) es el día para sorprenderse frente a la Madre de Dios: Dios es un niño pequeño en los brazos de una mujer, que nutre a su Creador”. Agregando, “es el misterio de hoy, que despierta infinito asombro: Dios está vinculado a la humanidad, para siempre. Dios no es un señor lejano que vive solo en el cielo, sino el Amor encarnado, nacido como nosotros por una madre para ser hermano de cada uno, para estar cerca : el dios de la cercanía”.

Su Santidad fue mucho más directo y exclamó, “el Dios con nosotros nos ama independientemente de nuestros errores, nuestros pecados, cómo hacemos que el mundo se vaya. Dios cree en la humanidad, donde su madre se destaca antes y sin paralelo”. Pero, qué nos da la Santísima Virgen, “la Madre de Dios nos ayuda: la Madre que engendró al Señor nos genera al Señor. Ella es madre y regenera en sus hijos la maravilla de la fe, porque la fe es un encuentro, no es una religión”.

El Papa nos revela que sucede cuando la Madre nos mira, “(…), ella no ve a los pecadores, sino a los niños. Se dice que los ojos son el espejo del alma; los ojos de los llenos de gracia reflejan la belleza de Dios, reflejan el cielo en nosotros. Además nos recuerda, “Jesús dijo que el ojo es “la lámpara del cuerpo” (Mt 6, 22): los ojos de la Virgen pueden iluminar cada oscuridad, reavivar la esperanza en todas partes. Su mirada se volvió hacia nosotros y dice: ‹‹Queridos hijos, coraje; Estoy aquí, ¡tu madre!››”

El Santo Padre nos señala también, “la fe es un vínculo con Dios que involucra a toda la persona y que necesita que la Madre de Dios sea vigilada. Su mirada maternal nos ayuda a vernos a nosotros mismos como hijos amados en el pueblo creyente de Dios y a amarnos entre nosotros, más allá De los límites y pautas de cada uno”.

Su Santidad Francisco avanza en su enseñanza y nos dice, “la mirada de María recuerda que, por el bien de la fe, la ternura es esencial, lo que brota de la tibieza”. Pero, qué sucede cuando nos permitimos confiar en la Madre, “cuando hay un lugar en la fe para la Madre de Dios, el centro nunca se pierde: el Señor, porque María nunca se señala a sí misma, sino a Jesús; Y los hermanos, porque María es madre”.

Dicho esto, qué pasa en el tiempo actual, tan conectado y desconectado a la misma vez, “un mundo que mira hacia el futuro sin una mirada maternal es miope. La familia humana se funda en las madres. Un mundo en el que la ternura materna queda relegada a un mero sentimiento puede ser rico en cosas, pero no rico en el mañana”. El Santo Padre nos señala, “en la vida fragmentada de hoy, donde corremos el riesgo de perder el hilo, el abrazo de la Madre es esencial. Hay tanta dispersión y soledad alrededor: el mundo está todo conectado, pero parece cada vez más desunido”.

Casi en el final, el Papa Francisco exclamó, “María es un remedio para la soledad y la desintegración. Ella es la Madre de consuelo, quien está sola: ella está con quien está sola. Ella sabe que para consolar las palabras no son suficientes, necesitamos la presencia; y allí está presente como madre”. Sumando, “las madres toman de la mano a sus hijos y los presentan con amor en la vida. Pero cuántos niños hoy, yendo por su cuenta, pierden el rumbo, se creen fuertes y se pierden, se liberan y se convierten en esclavos”.

A continuación compartimos la interpretación del italiano al castellano de la Homilía del Santo Padre Francisco:

“Todos los que oyeron se asombraron de las cosas que les habían contado los pastores” (Lc 2, 18). Sorprenderse: a esto nos llamamos hoy, al final de la Nochebuena, con la mirada todavía puesta en el Niño que nació para nosotros, pobre en todo y rico en amor. Asombro: es la actitud que se debe tener al comienzo del año, porque la vida es un regalo que nos da la posibilidad de volver a empezar siempre, incluso desde las condiciones más bajas.

Pero hoy también es el día para sorprenderse frente a la Madre de Dios: Dios es un niño pequeño en los brazos de una mujer, que nutre a su Creador. La estatua frente a nosotros muestra a la Madre y al Niño tan unidos que parecen ser uno. Es el misterio de hoy, que despierta infinito asombro: Dios está vinculado a la humanidad, para siempre. Dios y el hombre siempre juntos, aquí están las buenas nuevas del comienzo del año: Dios no es un señor lejano que vive solo en el cielo, sino el Amor encarnado, nacido como nosotros por una madre para ser hermano de cada uno, para estar cerca : el dios de la cercanía. Se pone de rodillas de su madre, que también es nuestra madre, y desde allí vierte una nueva ternura en la humanidad. Y entendemos mejor el amor divino, que es paterno y maternal, como el de una madre que nunca deja de creer en sus hijos y nunca los abandona. El Dios con nosotros nos ama independientemente de nuestros errores, nuestros pecados, cómo hacemos que el mundo se vaya. Dios cree en la humanidad, donde su madre se destaca antes y sin paralelo.

A principios de año, le pedimos la gracia del asombro ante el Dios de las sorpresas. Renovemos la maravilla de nuestros orígenes, cuando la fe nació en nosotros. La Madre de Dios nos ayuda: la Madre que engendró al Señor nos genera al Señor. Ella es madre y regenera en sus hijos la maravilla de la fe, porque la fe es un encuentro, no es una religión. La vida, sin asombro, se vuelve gris, habitual; así la fe y la Iglesia también, necesita renovar el asombro de ser el hogar del Dios vivo, Novia del Señor, Madre que engendra hijos. De lo contrario, es probable que se parezca a un hermoso museo del pasado. El “museo de la iglesia”. La Virgen, por otro lado, trae a la Iglesia el ambiente de hogar, de una casa habitada por el Dios de la novedad. Acogemos con asombro el misterio de la Madre de Dios, como los habitantes de Éfeso en el momento del Concilio. Como ellos la llamamos “Santa Madre de Dios”. Permítanos ser vistos, abracémonos, tomémonos las manos unos a otros.

Vamos a ver. Esto, especialmente en el momento de necesidad, cuando nos encontramos enredados en los nudos más intrincados de la vida, miramos con razón a Nuestra Señora, a la Madre. Pero es hermoso, ante todo, dejarse ver por Nuestra Señora. Cuando nos mira, ella no ve a los pecadores, sino a los niños. Se dice que los ojos son el espejo del alma; los ojos de los llenos de gracia reflejan la belleza de Dios, reflejan el cielo en nosotros. Jesús dijo que el ojo es “la lámpara del cuerpo” (Mt 6, 22): los ojos de la Virgen pueden iluminar cada oscuridad, reavivar la esperanza en todas partes. Su mirada se volvió hacia nosotros y dice: “Queridos hijos, coraje; Estoy aquí, ¡tu madre!”

Esta mirada materna, que infunde confianza, ayuda a crecer en la fe. La fe es un vínculo con Dios que involucra a toda la persona y que necesita que la Madre de Dios sea vigilada. Su mirada maternal nos ayuda a vernos a nosotros mismos como hijos amados en el pueblo creyente de Dios y a amarnos entre nosotros, más allá De los límites y pautas de cada uno. Nuestra Señora nos introduce en la Iglesia, donde la unidad es más importante que la diversidad, y nos exhorta a cuidarnos unos a otros. La mirada de María recuerda que, por el bien de la fe, la ternura es esencial, lo que brota de la tibieza. La ternura: la iglesia de la ternura. Ternura, una palabra que hoy muchos quieren borrar del diccionario. Cuando hay un lugar en la fe para la Madre de Dios, el centro nunca se pierde: el Señor, porque María nunca se señala a sí misma, sino a Jesús; Y los hermanos, porque María es madre.

Mirada de la madre, mirada de las madres. Un mundo que mira hacia el futuro sin una mirada maternal es miope. Las ganancias también aumentarán, pero ya no podrán ver niños en los hombres. Habrá ganancias, pero no serán para todos. Viviremos en la misma casa, pero no como hermanos. La familia humana se funda en las madres. Un mundo en el que la ternura materna queda relegada a un mero sentimiento puede ser rico en cosas, pero no rico en el mañana. Madre de Dios, enséñanos tu mirada en la vida y vuelve tu mirada hacia nosotros, hacia nuestras miserias. Vuelve tus ojos misericordiosos a nosotros.

Abrasemos. Después de la mirada, el corazón entra en juego, en el cual, según el Evangelio de hoy, “María guardó todas estas cosas, meditándolas” (Lc 2, 19). La Virgen, es decir, lo tenía todo en serio, lo abrazaba todo, los acontecimientos favorables y contrarios. Y todo estaba meditando, es decir, conducía a Dios. Aquí está su secreto. De la misma manera, él se preocupa por la vida de cada uno de nosotros: quiere abrazar todas nuestras situaciones y presentárselas a Dios.

En la vida fragmentada de hoy, donde corremos el riesgo de perder el hilo, el abrazo de la Madre es esencial. Hay tanta dispersión y soledad alrededor: el mundo está todo conectado, pero parece cada vez más desunido. Necesitamos confiar en la Madre. En las Escrituras, abarca muchas situaciones concretas y está presente donde hay necesidad: acude a su prima Isabel, acude en ayuda de los esposos de Cana, alienta a los discípulos en el Cenáculo… María es un remedio para la soledad y la desintegración. Ella es la Madre de consuelo, quien está sola: ella está con quien está sola. Ella sabe que para consolar las palabras no son suficientes, necesitamos la presencia; y allí está presente como madre. Abrasemos nuestra vida. En el Salve Regina lo llamamos “nuestra vida”: parece exagerado, porque Cristo es vida (cf. Jn 14, 6), pero María está tan unida a Él y tan cercana a nosotros que no hay nada mejor que poner vida. En sus manos y reconocerla “La vida, la dulzura y nuestra esperanza”.

Y luego, tomemos la mano del otro en el camino de la vida. Las madres toman de la mano a sus hijos y los presentan con amor en la vida. Pero cuántos niños hoy, yendo por su cuenta, pierden el rumbo, se creen fuertes y se pierden, se liberan y se convierten en esclavos. ¡Cuántos, olvidados del afecto materno, viven enojados consigo mismos e indiferentes a todo! ¡Cuántos, desafortunadamente, reaccionan a todo ya todos con veneno y malicia! La vida es así. Mostrarse mal a veces parece incluso un signo de fortaleza. Pero es solo debilidad. Necesitamos aprender de las madres que el heroísmo radica en darse a sí mismo, la fortaleza en tener compasión, la sabiduría en la mansedumbre.

Dios no lo hizo sin la Madre: lo necesitamos aún más. Jesús mismo nos lo dio, no en ningún momento, sino desde la cruz: “¡He aquí tu madre!” (Jn 19, 27) ha dicho al discípulo, a cada discípulo. La Virgen no es opcional: debe ser aceptada en la vida. Ella es la Reina de la Paz, que supera el mal y guía los caminos del bien, que trae unidad entre los niños, que educa en la compasión.

Llévanos de la mano, María. Aferrarse a ustedes superaremos las curvas más estrechas de la historia. Llévanos de la mano para redescubrir los lazos que nos unen. Reúnenos bajo su manto, en la ternura del amor verdadero, donde la familia humana se reconstituye: “Bajo su protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios”. Lo decimos todo junto con Nuestra Señora: “Bajo su protección, buscamos refugio, Santa Madre de Dios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *