Papa Francisco | Cada vez que nos acercamos al altar para recibir la Eucaristía, debemos renovar verdaderamente nuestro “amén” al Cuerpo de Cristo, la frase la señalaba el Santo Padre en el medio día de hoy, junto a los peregrinos reunidos en Plaza San Pedro, en la ciudad del Vaticano. En la Solemnidad del Santo Cuerpo y Sangre de Cristo, Su Santidad, donde recordó, “hoy, en Italia y en otras naciones, se celebra la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, Corpus Domini. El Evangelio presenta el episodio del milagro de los panes (ver Lc 9, 11-17) que tiene lugar en la orilla del lago de Galilea”.

Continuando con su mensaje, el Santo Padre nos señaló, “Jesús tiene compasión por la gente. Ese prodigioso gesto no solo permanece como uno de los grandes signos de la vida pública de Jesús, sino que anticipa lo que eventualmente será el memorial de su sacrificio, es decir, la Eucaristía, el sacramento de su Cuerpo y su Sangre dado para la salvación de mundo”. Agregando, “(…) la fiesta del Corpus Christi nos invita a renovar la maravilla y la alegría por este maravilloso regalo del Señor, que es la Eucaristía”.

El Pontífice además nos pidió, que, “cada vez que nos acercamos al altar para recibir la Eucaristía, debemos renovar verdaderamente nuestro “amén” al Cuerpo de Cristo. Cuando el sacerdote nos dice “el Cuerpo de Cristo”, decimos “amén”: pero que es un “amén” que viene del corazón, convencido”.

Allí, el Santo Padre resaltó que en ese tiempo en que uno comulga, debemos sentir, “es Jesús, es Jesús quien me salvó, es Jesús quien viene a darme la fuerza para vivir. Es Jesús, Jesús vivo. Pero no debemos acostumbrarnos a ello: cada vez como si fuera la primera comunión”. Concluyendo, declaraba, “la expresión de la fe eucarística del pueblo santo de Dios son las procesiones con el Santísimo Sacramento”.

A continuación compartimos con ustedes el mensaje brindado por el Santo Padre Francisco antes de recitar la oración mariana del Ángelus:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy, en Italia y en otras naciones, se celebra la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, Corpus Domini. El Evangelio presenta el episodio del milagro de los panes (ver Lc 9, 11-17) que tiene lugar en la orilla del lago de Galilea. Jesús tiene la intención de hablar a miles de personas, haciendo sanidad. Al caer la noche, los discípulos se acercan al Señor y le dicen: “Renuncia a la multitud para ir a las aldeas y al campo circundante, para alojarse y encontrar comida” (v. 12). Incluso los discípulos estaban cansados. De hecho, estaban en un lugar aislado, y la gente tenía que caminar e ir a las aldeas para comprar comida. Y Jesús ve esto y responde: “Les das comida” (v. 13). Estas palabras provocan el asombro de los discípulos. Ellos no entendieron, quizás también estaban enojados, y respondieron: “Solo tenemos cinco panes y dos peces, a menos que vayamos a comprar comida para todas estas personas” (ibid.).

En cambio, Jesús invita a sus discípulos a hacer una conversión verdadera de la lógica de “cada uno para sí mismo” a la de compartir, a partir de lo poco que la Providencia pone a nuestra disposición. E inmediatamente muestra que tiene claro lo que quiere hacer. Él les dice: “Que se sienten en grupos de unos cincuenta” (v. 14). Luego toma en sus manos los cinco panes y los dos peces, se dirige al Padre celestial y pronuncia la oración de bendición. Por lo tanto, comienza a romper los panes, a dividir los peces, y dárselos a los discípulos, quienes los distribuyen a la multitud. Y esa comida no termina hasta que todos estén satisfechos.

Este milagro, muy importante, tan cierto que es contado por todos los evangelistas, manifiesta el poder del Mesías y, al mismo tiempo, su compasión: Jesús tiene compasión por la gente. Ese prodigioso gesto no solo permanece como uno de los grandes signos de la vida pública de Jesús, sino que anticipa lo que eventualmente será el memorial de su sacrificio, es decir, la Eucaristía, el sacramento de su Cuerpo y su Sangre dado para la salvación de mundo.

La Eucaristía es la síntesis de toda la existencia de Jesús, que fue un solo acto de amor por el Padre y los hermanos. Allí también, como en el milagro de la multiplicación de los panes, Jesús tomó el pan en sus manos, elevó la oración de bendición al Padre, partió el pan y se lo dio a los discípulos; Y él hizo lo mismo con la copa de vino. Pero en ese momento, en vísperas de su Pasión, quiso dejar en ese gesto el Testamento del nuevo y eterno Pacto, un memorial perpetuo de su Pascua de muerte y resurrección. Cada año, la fiesta del Corpus Christi nos invita a renovar la maravilla y la alegría por este maravilloso regalo del Señor, que es la Eucaristía. Démosle la bienvenida con gratitud, no de forma pasiva, habitual. No debemos acostumbrarnos a la Eucaristía e ir y decirnos como por costumbre: ¡no! Cada vez que nos acercamos al altar para recibir la Eucaristía, debemos renovar verdaderamente nuestro “amén” al Cuerpo de Cristo. Cuando el sacerdote nos dice “el Cuerpo de Cristo”, decimos “amén”: pero que es un “amén” que viene del corazón, convencido. Es Jesús, es Jesús quien me salvó, es Jesús quien viene a darme la fuerza para vivir. Es Jesús, Jesús vivo. Pero no debemos acostumbrarnos a ello: cada vez como si fuera la primera comunión.

La expresión de la fe eucarística del pueblo santo de Dios son las procesiones con el Santísimo Sacramento, que tienen lugar en todas partes de la Iglesia Católica en esta solemnidad. Esta noche, en el distrito de Casal Bertone de Roma, celebraré una misa, seguida de una procesión. Invito a todos a participar, incluso espiritualmente, a través de la radio y la televisión. Que Nuestra Señora nos ayude a seguir a Jesús con fe y amor a quienes adoramos en la Eucaristía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *