Papa Francisco | El encuentro con Jesús nos cambia, nos transforma

Publicado el6 enero, 2020

Papa Francisco | El encuentro con Jesús nos cambia, nos transforma, así lo manifestó el Santo Padre al momento de presentarse en la ventana del Estudio de Palacio Apostólico Vaticano, antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Luego de la celebración de la Santa Misa en la Basílica Vaticana, en la Solemnidad de la Epifanía del Señor, Su Santidad Francisco se encontraba con los peregrinos del mundo reunidos en Plaza San Pedro.

Su Santidad nos decía, “celebramos la solemnidad de la Epifanía, en memoria de los Magos que vinieron del Este a Belén, siguiendo a la estrella, para visitar al recién nacido Mesías”. Agregando, nos decía, “(…) vienen de regiones distantes, después de viajar mucho, encuentran al que deseaba saber, después de haberlo buscado durante mucho tiempo, ciertamente también con dificultades y vicisitudes. Y cuando finalmente alcanzan su objetivo, se postran ante el Niño, lo adoran y le ofrecen sus preciosos regalos”.

Es en ese punto, cuando el Santo Padre nos revela, “el encuentro con Jesús no frena a los Magos, por el contrario, les infunde un nuevo impulso para regresar a su país, para contar lo que han visto y la alegría que han sentido. En esto hay una demostración del estilo de Dios, de su manera de manifestarse en la historia”.

Su Santidad Francisco, ahondando en su explicación, nos revela, “la experiencia de Dios no nos bloquea, sino que nos libera; no nos aprisiona, sino que nos pone de nuevo en el camino, nos devuelve a los lugares habituales de nuestra existencia”. Es así, como nos señala, “el encuentro con Jesús nos cambia, nos transforma”.

Profundizando, sobre lo que sucede cuando uno encuentra al Señor, el Santo Padre, dice, “hay una dinámica sabia entre la continuidad y la novedad: regresas «a tu país», pero «por otro camino». Esto indica que somos nosotros los que tenemos que cambiar, transformar nuestra forma de vida, incluso en el entorno habitual, para cambiar los criterios para juzgar la realidad que nos rodea”.

Alertándonos, nos señaló el Pontífice, “aquí está la diferencia entre el Dios verdadero y los ídolos traicioneros, como el dinero, el poder, el éxito …; entre Dios y aquellos que prometen darte estos ídolos, como magos, adivinos, hechiceros”.

Por último, Su Santidad, nos dijo, “el Dios verdadero no nos detiene ni se deja detener por nosotros: abre caminos de novedad y libertad, porque Él es el Padre que siempre está con nosotros para hacernos crecer. Si conoce a Jesús, si tiene un encuentro espiritual con Jesús, recuerde: debe regresar a los mismos lugares de siempre, pero de otra manera, con otro estilo. Es así, es el Espíritu Santo, que Jesús nos da, lo que cambia nuestro corazón”.

A continuación, compartimos con ustedes la interpretación del italiano al castellano del mensaje del Santo Padre Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Celebramos la solemnidad de la Epifanía, en memoria de los Magos que vinieron del Este a Belén, siguiendo a la estrella, para visitar al recién nacido Mesías. Al final de la historia del Evangelio, se dice que los Reyes Magos fueron «advertidos en un sueño de que no regresaran a Herodes, de otra manera regresaron a su país» (v. 12). Por otro camino.

Estas personas sabias, que vienen de regiones distantes, después de viajar mucho, encuentran al que deseaba saber, después de haberlo buscado durante mucho tiempo, ciertamente también con dificultades y vicisitudes. Y cuando finalmente alcanzan su objetivo, se postran ante el Niño, lo adoran y le ofrecen sus preciosos regalos. Después de lo cual partieron nuevamente sin demora para regresar a su tierra. Pero esa reunión con el Niño los cambió.

El encuentro con Jesús no frena a los Magos, por el contrario, les infunde un nuevo impulso para regresar a su país, para contar lo que han visto y la alegría que han sentido. En esto hay una demostración del estilo de Dios, de su manera de manifestarse en la historia. La experiencia de Dios no nos bloquea, sino que nos libera; no nos aprisiona, sino que nos pone de nuevo en el camino, nos devuelve a los lugares habituales de nuestra existencia. Los lugares son y serán los mismos, pero nosotros, después del encuentro con Jesús, no somos los mismos que antes. El encuentro con Jesús nos cambia, nos transforma. El evangelista Mateo enfatiza que los Reyes Magos regresaron «por otro camino» (v. 12). Son guiados a cambiar de dirección por la advertencia del ángel, para no encontrarse con Herodes y sus conspiraciones de poder.

Cada experiencia de encontrarnos con Jesús nos lleva a tomar diferentes caminos, porque de él viene una buena fuerza que sana el corazón y nos separa del mal.

Hay una dinámica sabia entre la continuidad y la novedad: regresas «a tu país», pero «por otro camino». Esto indica que somos nosotros los que tenemos que cambiar, transformar nuestra forma de vida, incluso en el entorno habitual, para cambiar los criterios para juzgar la realidad que nos rodea. Aquí está la diferencia entre el Dios verdadero y los ídolos traicioneros, como el dinero, el poder, el éxito …; entre Dios y aquellos que prometen darte estos ídolos, como magos, adivinos, hechiceros. La diferencia es que los ídolos nos unen a sí mismos, nos hacen dependientes de los ídolos, y nos posesionamos de ellos. El Dios verdadero no nos detiene ni se deja detener por nosotros: abre caminos de novedad y libertad, porque Él es el Padre que siempre está con nosotros para hacernos crecer. Si conoce a Jesús, si tiene un encuentro espiritual con Jesús, recuerde: debe regresar a los mismos lugares de siempre, pero de otra manera, con otro estilo. Es así, es el Espíritu Santo, que Jesús nos da, lo que cambia nuestro corazón.

Le pedimos a la Santísima Virgen que podamos ser testigos de Cristo donde estamos, con una nueva vida, transformada por su amor.

 

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!