Papa Francisco | El Señor nos reconocerá solo por una vida humilde, una buena vida, una vida de fe que se traduzca en obras, así se refería el Santo Padre al presentarse en el medio día de hoy en la ventana del Estudio Apostólico Vaticano antes de rezar la oración mariana junto a los peregrinos del mundo reunidos en Plaza San Pedro. En esta oportunidad, Su Santidad se refirió al Evangelio del día, (cf. Lc 13, 22-30) donde se nos presenta a Jesús pasando, enseñando por ciudades y pueblos, camino a Jerusalén, donde sabe que debe morir en la cruz por la salvación de todos nosotros.

En su mensaje, el Santo Padre se refirió a Jesús cuando respondía una pregunta con una nueva consulta, “(…) <<¿son pocos? …>>, y en su lugar coloca la respuesta en el nivel de responsabilidad, invitándonos a usar bien el tiempo presente. De hecho, dice: <<Esfuércese por entrar por la puerta angosta, porque muchos, le digo, intentarán ingresar, pero no lo lograrán (v. 24).>>”

Ampliando, Su Santidad Francisco afirma, “Jesús deja en claro que no se trata de números, ¡no hay un “número cerrado” en el Paraíso!” Continuando, destaca, “(…) para ser salvado, uno debe amar a Dios y al prójimo, ¡y esto no es cómodo! Es una “puerta estrecha” porque es exigente, el amor siempre es exigente, requiere compromiso, de hecho, “esfuerzo”, que es una voluntad decidida y perseverante de vivir según el Evangelio”.

El Pontífice nos revela, además, “(…) se necesita el esfuerzo de cada día, todo el día para amar a Dios y a los demás. (…) El Señor nos reconocerá solo por una vida humilde, una buena vida, una vida de fe que se traduzca en obras”.

Pero que significa para nosotros los cristianos este tipo de actitud, el Santo Padre nos decía, “(…) estamos llamados a establecer una verdadera comunión con Jesús, orando, yendo a la iglesia, acercándonos a los sacramentos y alimentándonos con su Palabra”. Revelando que justamente esta cualidad, “(…) nos mantiene en la fe, alimenta nuestra esperanza, revive la caridad. Y así, con la gracia de Dios, podemos y debemos pasar nuestras vidas por el bien de nuestros hermanos, luchar contra toda forma de maldad e injusticia”.

En final, Su Santidad pidió que nuestra Santa Madre nos ayude, pues, “la Virgen María (…) atravesó la estrecha puerta que es Jesús, lo recibió con todo su corazón y lo siguió todos los días de su vida, incluso cuando no lo entendió, incluso cuando una espada atravesó su alma”. Concluyendo, dijo, “por esta razón la invocamos como “Puerta del Cielo”: María, Puerta del Cielo”.

A continuación, compartimos con ustedes el mensaje brindado por Su Santidad Francisco antes de recitar la oración del Ángelus:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El Evangelio de hoy (cf. Lc 13, 22-30) nos presenta a Jesús pasando, enseñando por ciudades y pueblos, camino a Jerusalén, donde sabe que debe morir en la cruz por la salvación de todos nosotros. En esta imagen, se inserta la pregunta de un hombre que se vuelve hacia Él y le dice: “Señor, ¿son esos pocos salvos?” (V. 23). La cuestión se debatió en ese momento: cuántos se salvan, cuántos no … y hubo diferentes formas de interpretar las Escrituras a este respecto, dependiendo de los textos que tomaron. Pero Jesús da la vuelta a la pregunta, que se centra más en la cantidad, es decir, “¿son pocos? …”, y en su lugar coloca la respuesta en el nivel de responsabilidad, invitándonos a usar bien el tiempo presente. De hecho, dice: “Esfuércese por entrar por la puerta angosta, porque muchos, le digo, intentarán ingresar, pero no lo lograrán” (v. 24).

Con estas palabras, Jesús deja en claro que no se trata de números, ¡no hay un “número cerrado” en el Paraíso! Pero se trata de cruzar el pasaje correcto en este momento, y este paso correcto es para todos, pero es difícil. Este es el problema, Jesús no quiere engañarnos, diciendo: “Sí, ten la seguridad, es fácil, hay una hermosa carretera y al final una gran puerta …”. No nos dice esto: nos habla de la puerta estrecha. Nos cuenta las cosas como son: el pasaje es estrecho. ¿En qué sentido? En el sentido de que, para ser salvado, uno debe amar a Dios y al prójimo, ¡y esto no es cómodo! Es una “puerta estrecha” porque es exigente, el amor siempre es exigente, requiere compromiso, de hecho, “esfuerzo”, que es una voluntad decidida y perseverante de vivir según el Evangelio. San Pablo lo llama “la buena batalla de la fe” (1 Tim. 6:12). Se necesita el esfuerzo de cada día, todo el día para amar a Dios y a los demás.

Y, para explicarse mejor, Jesús cuenta una parábola. Hay un propietario que representa al Señor. Su casa simboliza la vida eterna, es decir, la salvación. Y aquí vuelve la imagen de la puerta. Jesús dice: “Cuando el arrendador se levante y cierre la puerta, usted, excluido, comenzará a llamar a la puerta diciendo:” Señor, ábrenos “. Pero él responderá: “No sé de dónde eres” “(v. 25). Estas personas entonces tratarán de ser reconocidas, recordándole al arrendador: “Comí contigo, bebí contigo … escuché tus consejos, tus enseñanzas en público …” (ver v. 26); “Estaba allí cuando disté esa conferencia …”. Pero el Señor repetirá que no los conoce y los llama “trabajadores de la injusticia”. ¡Aquí está el problema! El Señor no nos reconocerá por nuestros títulos: “Pero mira, Señor, que pertenecía a esa asociación, que era amigo de este monseñor, de ese cardenal, de ese sacerdote …”. No, los títulos no importan, no cuentan. El Señor nos reconocerá solo por una vida humilde, una buena vida, una vida de fe que se traduzca en obras.

Y para nosotros los cristianos, esto significa que estamos llamados a establecer una verdadera comunión con Jesús, orando, yendo a la iglesia, acercándonos a los sacramentos y alimentándonos con su Palabra. Esto nos mantiene en la fe, alimenta nuestra esperanza, revive la caridad. Y así, con la gracia de Dios, podemos y debemos pasar nuestras vidas por el bien de nuestros hermanos, luchar contra toda forma de maldad e injusticia.

Que la Virgen María nos ayude en esto. Ella atravesó la estrecha puerta que es Jesús, lo recibió con todo su corazón y lo siguió todos los días de su vida, incluso cuando no lo entendió, incluso cuando una espada atravesó su alma. Por esta razón la invocamos como “Puerta del Cielo”: María, Puerta del Cielo; una puerta que sigue exactamente la forma de Jesús: la puerta al corazón de Dios, un corazón exigente, pero abierto a todos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *