Papa Francisco | El Señor nunca se cansa de perdonar, desafortunadamente somos nosotros quienes nos cansamos de pedir perdón, así lo resaltó el Santo Padre durante la celebración de la Audiencia General en el Aula Pablo VI en el encuentro con los peregrinos del mundo. En su discurso, Su Santidad, continuando el nuevo ciclo de catequesis sobre las Bienaventuranzas, centró su meditación en la primera bienaventuranza: Bienaventurados los pobres en espíritu (pasaje bíblico: del Evangelio según Mateo 11, 28-30).

En primer lugar, nos preguntó, “¿qué se entiende aquí por “pobre”?” Ampliando, dijo, “(…) el Evangelio de Mateo, a diferencia de Lucas, habla de “pobres en espíritu”. ¿Qué significa eso? El espíritu, según la Biblia, es el aliento de vida que Dios ha comunicado a Adán; es nuestra dimensión más íntima, digamos la dimensión espiritual, la más íntima, lo que nos hace personas humanas, el núcleo profundo de nuestro ser”.

Visto así, el Santo Padre exclama, “¡cuántas veces nos han dicho lo contrario! Tienes que ser algo en la vida, ser alguien (…)”. Agregando, “si no acepto ser pobre, odio todo lo que me recuerda mi fragilidad. Porque esta fragilidad me impide convertirme en una persona importante, rica no solo en dinero, sino en fama, en todo”.

A lo que nos subrayaba, “todos, frente a sí mismo, saben bien que, por mucho que lo intente, siempre es radicalmente incompleto y vulnerable. No hay truco que cubra esta vulnerabilidad”. Profundizando en su mensaje, Su Santidad Francisco nos señala, “el límite no se digiere, está ahí. Las personas orgullosas no piden ayuda, no pueden pedir ayuda, no piden ayuda porque tienen que demostrar su autosuficiencia. Y cuántos de ellos necesitan ayuda, pero el orgullo impide pedir ayuda. ¡Y qué difícil es admitir un error y pedir perdón!”

Luego, el Santo Padre, nos indicaba, “(…) el Señor nunca se cansa de perdonar; desafortunadamente somos nosotros quienes nos cansamos de pedir perdón (ver Ángelus, 17 de marzo de 2013). El cansancio de pedir perdón: ¡esta es una mala enfermedad! Pero,  “¿por qué es difícil pedir perdón? Porque humilla nuestra imagen hipócrita. Aún así, vivir tratando de ocultar las deficiencias es agotador y angustiante. Jesucristo nos dice: ser pobre es una oportunidad para la gracia; y nos muestra la salida de este esfuerzo. Se nos da el derecho a ser pobres en espíritu, porque este es el camino del Reino de Dios”.

Su Santidad Francisco entonces, afirmó, “el Reino de Dios pertenece a los pobres en espíritu. Hay quienes tienen los reinos de este mundo: tienen bienes y comodidades. Pero son reinos que terminan”. Casi en el final, preguntó, “¿en qué mostró poder Cristo? Porque ha podido hacer lo que los reyes de la tierra no hacen: dar vida a los hombres. Y este es el verdadero poder. Poder de hermandad, poder de caridad, poder de amor, poder de humildad. Esto hizo a Cristo”.

Afirmando así, “esta es la verdadera libertad: quien tiene este poder de humildad, servicio, hermandad es libre. Al servicio de esta libertad está la pobreza alabada por las Bienaventuranzas”.

A continuación, compartimos con ustedes la interpretación del italiano al castellano del mensaje brindado por Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy nos iniciamos con la primera de las ocho Bienaventuranzas del Evangelio de Mateo. Jesús comienza a proclamar su camino a la felicidad con un anuncio paradójico: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (5,3). Un camino asombroso, y un extraño objeto de felicidad, pobreza.

Debemos preguntarnos: ¿qué se entiende aquí por “pobre”? Si Mateo solo usara esta palabra, entonces el significado sería simplemente económico, es decir, indicaría personas que tienen poco o ningún medio de apoyo y necesitan la ayuda de otros.

Pero el Evangelio de Mateo, a diferencia de Lucas, habla de “pobres en espíritu”. ¿Qué significa eso? El espíritu, según la Biblia, es el aliento de vida que Dios ha comunicado a Adán; es nuestra dimensión más íntima, digamos la dimensión espiritual, la más íntima, lo que nos hace personas humanas, el núcleo profundo de nuestro ser. Entonces los “pobres en espíritu” son aquellos que son y se sienten pobres, mendigos, en lo más profundo de su ser. Jesús los proclama bendecidos, porque el Reino de los cielos les pertenece.

¡Cuántas veces nos han dicho lo contrario! Tienes que ser algo en la vida, ser alguien … Tienes que hacerte un nombre … Aquí es de donde viene la soledad y la infelicidad: si tengo que ser “alguien”, compito con los demás y vivo en una obsesiva preocupación por mi ego. Si no acepto ser pobre, odio todo lo que me recuerda mi fragilidad. Porque esta fragilidad me impide convertirme en una persona importante, rica no solo en dinero, sino en fama, en todo.

Todos, frente a sí mismo, saben bien que, por mucho que lo intente, siempre es radicalmente incompleto y vulnerable. No hay truco que cubra esta vulnerabilidad. Cada uno de nosotros es vulnerable por dentro. Hay que ver dónde. ¡Pero qué mal vives si rechazas tus límites! Vives mal. El límite no se digiere, está ahí. Las personas orgullosas no piden ayuda, no pueden pedir ayuda, no piden ayuda porque tienen que demostrar su autosuficiencia. Y cuántos de ellos necesitan ayuda, pero el orgullo impide pedir ayuda. ¡Y qué difícil es admitir un error y pedir perdón! Cuando les doy un consejo a los recién casados, que me dicen cómo llevar a cabo bien su matrimonio, les digo: “Hay tres palabras mágicas: permiso, gracias, lo siento”. Estas son palabras que provienen de la pobreza de espíritu. No es necesario ser intrusivo, sino pedir permiso: “¿Te parece bueno hacer esto?”, Entonces hay un diálogo en la familia, la novia y el novio están en diálogo. “Hiciste esto por mí, gracias, lo necesitaba”. Entonces siempre cometes errores, resbalas: “Disculpa”. Y por lo general, las parejas, los nuevos matrimonios, los que están aquí y muchos, me dicen: “El tercero es el más difícil”, se disculpan, piden perdón. Porque los orgullosos no pueden hacerlo. No puede disculparse: siempre tiene razón. No es pobre en espíritu. En cambio, el Señor nunca se cansa de perdonar; desafortunadamente somos nosotros quienes nos cansamos de pedir perdón (ver Ángelus, 17 de marzo de 2013). El cansancio de pedir perdón: ¡esta es una mala enfermedad!

¿Por qué es difícil pedir perdón? Porque humilla nuestra imagen hipócrita. Aún así, vivir tratando de ocultar las deficiencias es agotador y angustiante. Jesucristo nos dice: ser pobre es una oportunidad para la gracia; y nos muestra la salida de este esfuerzo. Se nos da el derecho a ser pobres en espíritu, porque este es el camino del Reino de Dios.

Pero hay una cosa fundamental para reiterar: ¡no debemos transformarnos para volvernos pobres de espíritu, no debemos hacer ninguna transformación porque ya lo somos. Somos pobres … o más claramente: ¡somos “pobres” en espíritu! Necesitamos todo. Todos somos pobres de espíritu, somos mendigos. Es la condición humana.

El Reino de Dios pertenece a los pobres en espíritu. Hay quienes tienen los reinos de este mundo: tienen bienes y comodidades. Pero son reinos que terminan. El poder de los hombres, incluso los grandes imperios, pasan y desaparecen. Muchas veces vemos en las noticias o en los periódicos que ese gobernante fuerte y poderoso o ese gobierno que estuvo allí ayer y que ya no existe hoy ha caído. Las riquezas de este mundo se han ido, y el dinero también. Los viejos nos enseñaron que la mortaja no tenía bolsillos. Es verdad Nunca he visto un camión en movimiento detrás de una procesión fúnebre: nadie trae nada. Estas riquezas permanecen aquí.

El Reino de Dios pertenece a los pobres en espíritu. Hay quienes tienen los reinos de este mundo, tienen bienes y comodidades. Pero sabemos cómo terminan. Aquellos que saben amar el verdadero bien más que ellos mismos realmente reinan. Y ese es el poder de Dios.

¿En qué mostró poder Cristo? Porque ha podido hacer lo que los reyes de la tierra no hacen: dar vida a los hombres. Y este es el verdadero poder. Poder de hermandad, poder de caridad, poder de amor, poder de humildad. Esto hizo a Cristo.

Esta es la verdadera libertad: quien tiene este poder de humildad, servicio, hermandad es libre. Al servicio de esta libertad está la pobreza alabada por las Bienaventuranzas.

Porque hay una pobreza que debemos aceptar, la de nuestro ser, y una pobreza que debemos buscar, la concreta, de las cosas de este mundo, para ser libres y poder amar. Siempre debemos buscar la libertad del corazón, lo que tiene sus raíces en la pobreza de nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *