Papa Francisco | Evangelizar significa dejarse guiar por el Espíritu Santo

Publicado el2 octubre, 2019

Papa Francisco | Evangelizar significa dejarse guiar por el Espíritu Santo, así lo describió el Santo Padre en la mañana de hoy, durante la celebración de su Audiencia General en Plaza San Pedro junto a los peregrinos del mundo. En esta ocasión, Su Santidad Francisco continuando la serie de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, centró su meditación en el tema: «Le anunció a Jesús (Hechos 8:35). Felipe y la «carrera» del Evangelio en nuevos caminos «. (Canción bíblica: de los Hechos de los Apóstoles, 8, 5-8).

Inicialmente, el Santo Padre destaca, “en el Libro de los Hechos, la persecución aparece como el estado permanente de la vida de los discípulos, de acuerdo con lo que Jesús dijo: «Si me persiguieron, también te perseguirán a ti» (Jn 15, 20). Pero la persecución, en lugar de extinguir el fuego de la evangelización, lo alimenta aún más”.

Avanzando, nos revela, “(…) el Espíritu Santo marca una nueva etapa en el camino del Evangelio: empuja a Felipe a ir hacia un extraño con el corazón abierto a Dios”. Agregando más adelante, “Felipe se levanta y comienza con entusiasmo y, en un camino desierto y peligroso, se encuentra con un alto funcionario reina de Etiopía, administradora de sus tesoros”.

El Pontífice continuó señalando, “Felipe se acerca al carruaje y le pregunta: «¿Entiendes lo que estás leyendo?» (Hechos 8.30). El etíope responde: «¿Y cómo podría entender si nadie me guía?» (Hechos 8:31). Ese hombre poderoso reconoce que necesita ser guiado para entender la Palabra de Dios”.

Su Santidad Francisco, nos reveló que, “(…) este diálogo entre Felipe y el etíope también nos hace reflexionar sobre el hecho de que no es suficiente leer las Escrituras, necesitamos entender su significado, encontrar que el «jugo» va más allá de la «corteza», dibujando el Espíritu que anima la letra”. Además, nos dijo que, “entrar en la Palabra de Dios es estar dispuesto a salir de sus propios límites para encontrarnos con Dios y conformarnos con Cristo, quien es la Palabra viva del Padre”.

Pero que nos revela esta enseñanza, el Santo Padre lo explica en forma directa, “Felipe ofrece a su interlocutor la clave para leer: ese siervo que sufre levemente, que no reacciona al mal con el mal y que, incluso si se considera fallido y estéril y finalmente se lo lleva, libera a la gente de la iniquidad y da fruto para Dios, ¡Es precisamente ese Cristo a quien anuncian Felipe y la Iglesia!”

Además, declaró, “(…) si no hay Espíritu Santo no hay evangelización. Esto puede ser proselitismo, publicidad … Pero evangelizar significa dejarse guiar por el Espíritu Santo, que sea él quien lo empuje al anuncio, al anuncio con testimonio, incluso con el martirio, incluso con la palabra”.

Por último nos preguntaba, “¿cuál es la señal de que ustedes cristianos, son evangelizadores? Alegría Incluso en el martirio. Y Felipe lleno de alegría fue a otra parte a predicar el Evangelio”.

A continuación compartimos con ustedes el mensaje brindado por el Santo Padre Francisco:

Queridos hermanos y hermanas!

Después del martirio de Esteban, la «raza» de la Palabra de Dios parece sufrir un revés, por el estallido de «una persecución violenta contra la Iglesia de Jerusalén» (Hechos 8: 1). Después de esto, los Apóstoles permanecen en Jerusalén, mientras que muchos cristianos se dispersan a otros lugares en Judea y Samaria.

En el Libro de los Hechos, la persecución aparece como el estado permanente de la vida de los discípulos, de acuerdo con lo que Jesús dijo: «Si me persiguieron, también te perseguirán a ti» (Jn 15, 20). Pero la persecución, en lugar de extinguir el fuego de la evangelización, lo alimenta aún más.

Escuchamos lo que hizo el diácono Felipe que comenzó a evangelizar las ciudades de Samaria, y hay numerosas señales de liberación y curación que acompañan la proclamación de la Palabra. En este punto, el Espíritu Santo marca una nueva etapa en el camino del Evangelio: empuja a Felipe a ir hacia un extraño con el corazón abierto a Dios. Felipe se levanta y comienza con entusiasmo y, en un camino desierto y peligroso, se encuentra con un alto funcionario reina de Etiopía, administradora de sus tesoros. Este hombre, un eunuco, después de haber estado en Jerusalén para adorar, regresa a su país. Era un proselitista judío de Etiopía. Sentado en un carruaje, lee el pergamino del profeta Isaías, en particular el cuarto canto del «siervo del Señor».

Felipe se acerca al carruaje y le pregunta: «¿Entiendes lo que estás leyendo?» (Hechos 8.30). El etíope responde: «¿Y cómo podría entender si nadie me guía?» (Hechos 8:31). Ese hombre poderoso reconoce que necesita ser guiado para entender la Palabra de Dios. Era el gran banquero, era el ministro de economía, tenía todo el poder del dinero, pero sabía que sin explicación no podía entender, era humilde.

Y este diálogo entre Felipe y el etíope también nos hace reflexionar sobre el hecho de que no es suficiente leer las Escrituras, necesitamos entender su significado, encontrar que el «jugo» va más allá de la «corteza», dibujando el Espíritu que anima la letra. Como dijo el Papa Benedicto al comienzo del Sínodo sobre la Palabra de Dios, «la exégesis, la verdadera lectura de la Sagrada Escritura, no es solo un fenómeno literario, […]. Es el movimiento de mi existencia «(Meditación, 6 de octubre de 2008). Entrar en la Palabra de Dios es estar dispuesto a salir de sus propios límites para encontrarnos con Dios y conformarnos con Cristo, quien es la Palabra viva del Padre.

Entonces, ¿quién es el protagonista de este que lee al etíope? Felipe ofrece a su interlocutor la clave para leer: ese siervo que sufre levemente, que no reacciona al mal con el mal y que, incluso si se considera fallido y estéril y finalmente se lo lleva, libera a la gente de la iniquidad y da fruto para Dios, ¡Es precisamente ese Cristo a quien anuncian Felipe y la Iglesia! Quien nos redimió a todos en Semana Santa. Finalmente, el etíope reconoce a Cristo y pide el bautismo y profesa fe en el Señor Jesús. Es hermosa esta historia, pero ¿quién empujó a Felipe a ir al desierto para encontrarse con este hombre? ¿Quién empujó a Pelipe a acercarse al carruaje? Es el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es el protagonista de la evangelización. «Padre, voy a evangelizar» – «Sí, ¿qué haces?» – «Ah, anuncio el Evangelio y digo quién es Jesús, trato de convencer a la gente de que Jesús es Dios». Querido, esto no es evangelización, si no hay Espíritu Santo no hay evangelización. Esto puede ser proselitismo, publicidad … Pero evangelizar significa dejarse guiar por el Espíritu Santo, que sea él quien lo empuje al anuncio, al anuncio con testimonio, incluso con el martirio, incluso con la palabra.

Después de haber reunido al etíope con el resucitado, el etíope se encuentra con Jesús resucitado porque comprende esa profecía, Felipe desaparece, el Espíritu lo toma y lo envía a hacer otra cosa. Dije que el protagonista de la evangelización es el Espíritu Santo y ¿cuál es la señal de que ustedes cristianos, son evangelizadores? Alegría Incluso en el martirio. Y Felipe lleno de alegría fue a otra parte a predicar el Evangelio.

Que el Espíritu haga hombres y mujeres bautizados que anuncian el Evangelio para atraer a otros, no a sí mismos, sino a Cristo, que saben cómo hacer espacio para la acción de Dios, que saben cómo hacer que otros sean libres y responsables ante el Señor.

Noticias relacionadas

Papa Francisco | Dios siempre está en salida, buscándonos

Papa Francisco | Dios siempre está en salida, buscándonos

Papa Francisco | Dios siempre está en salida, buscándonos, así lo afirmó el Santo Padre Francisco durante su mensaje expresado antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Fue en el medio día de hoy (hora de Roma), cuando Su Santidad Francisco se presentaba en la...

0 comentarios

Deja un comentario

Suscribite a nuestro newsletter

¡Te suscribiste correctamente!

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!