Papa Francisco | Jesús es el Verbo, la Palabra eterna de Dios, que siempre ha pensado en nosotros y desea comunicarse con nosotros

Publicado el3 enero, 2021

Abre el seminario diocesano castrense

Necesitamos tu ayuda para el sostenimiento de los seminaristas

Papa Francisco | Jesús es el Verbo, la Palabra eterna de Dios, que siempre ha pensado en nosotros y desea comunicarse con nosotros, así lo señalaba el Santo Padre en su mensaje compartido antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. En el segundo domingo de la Navidad, Su Santidad Francisco se prestaba en la Biblioteca de Palacio Apostólico Vaticano y nos habló sobre la Palabra.

A respecto, nos decía, “(…) la Palabra de Dios no nos ofrece un episodio de la vida de Jesús, sino que nos habla de él antes de que naciera”. Avanzando, el Santo Padre agregó, “hoy el Evangelio dice que Aquel que contemplamos en su Navidad, de niño, Jesús, existió antes: antes del principio de las cosas, antes del universo, ante todo. Está ante el espacio y el tiempo. «En él estaba la vida» (Jn 1,4) antes de que apareciera la vida”.

Continuando, Su Santidad Francisco, nos explicaba, “San Juan lo llama la Palabra, es decir, la Palabra. ¿Qué quieres decirnos con esto? Las palabras se utilizan para comunicarse: no hablas solo, hablas con alguien. Siempre hablamos con alguien”. Añadiendo, “(…) el hecho de que Jesús sea el Verbo desde el principio significa que desde el principio Dios quiere comunicarse con nosotros, quiere hablarnos”.

El Santo Padre también nos señalaba, “Jesús es el Verbo, la Palabra eterna de Dios, que siempre ha pensado en nosotros y desea comunicarse con nosotros. Y para hacerlo, fue más allá de las palabras. De hecho, en el corazón del Evangelio de hoy se nos dice que el Verbo «se hizo carne y habitó entre nosotros» (v. 14). Se hizo carne: ¿por qué san Juan usa esta expresión, «carne»?”

Así nos explicaba el Pontífice, “(…) usa la palabra carne porque indica nuestra condición humana en toda su debilidad, en toda su fragilidad. Nos dice que Dios se volvió frágil para tocar nuestras debilidades de cerca”. Profundizando, dijo, “querido hermano, querida hermana, Dios se hizo carne para decirnos, para decirte que te ama allí mismo, que nos ama allí mismo, en nuestras flaquezas, en tus flaquezas; allí mismo, donde más nos avergüenza, donde más nos avergüenza usted”.

Casi en el final de su mensaje, el Santo Padre con todo lo expresado, nos preguntaba, qué quiere Jesús de nosotros, “desea mucha intimidad. Quiere que compartamos con él alegrías y tristezas, deseos y miedos, esperanzas y tristezas, personas y situaciones. Hagámoslo, con confianza: abrámosle el corazón, le contamos todo. Detengámonos en silencio frente al Belén para saborear la ternura de Dios que se hizo cercano, se hizo carne”.

A continuación, compartimos en forma completa el mensaje de Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En este segundo domingo después de Navidad, la Palabra de Dios no nos ofrece un episodio de la vida de Jesús, sino que nos habla de él antes de que naciera. Nos lleva atrás, para revelar algo sobre Jesús antes de que viniera entre nosotros. Lo hace sobre todo en el prólogo del Evangelio de Juan, que comienza así: «En el principio era el Verbo» (Jn 1, 1). Al principio: estas son las primeras palabras de la Biblia, la misma con la que comienza el relato de la creación: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra» (Gn 1,1). Hoy el Evangelio dice que Aquel que contemplamos en su Navidad, de niño, Jesús, existió antes: antes del principio de las cosas, antes del universo, ante todo. Está ante el espacio y el tiempo. «En él estaba la vida» (Jn 1,4) antes de que apareciera la vida.

San Juan lo llama la Palabra, es decir, la Palabra. ¿Qué quieres decirnos con esto? Las palabras se utilizan para comunicarse: no hablas solo, hablas con alguien. Siempre hablamos con alguien. Cuando vemos gente en la calle hablando solo, decimos: «A esta persona, le pasa algo …». No, siempre hablamos con alguien. Ahora bien, el hecho de que Jesús sea el Verbo desde el principio significa que desde el principio Dios quiere comunicarse con nosotros, quiere hablarnos. El Hijo unigénito del Padre (cf. v. 14) quiere decirnos la belleza de ser hijos de Dios; es «la luz verdadera» (v. 9) y quiere alejarnos de las tinieblas del mal; es la «vida» (v. 4), que conoce nuestras vidas y quiere decirnos que siempre las ha amado. Nos ama a todos. Aquí está el maravilloso mensaje de hoy: Jesús es el Verbo, la Palabra eterna de Dios, que siempre ha pensado en nosotros y desea comunicarse con nosotros.

Y para hacerlo, fue más allá de las palabras. De hecho, en el corazón del Evangelio de hoy se nos dice que el Verbo «se hizo carne y habitó entre nosotros» (v. 14). Se hizo carne: ¿por qué san Juan usa esta expresión, «carne»? ¿No podría decir, de una manera más elegante, que se hizo hombre? No, usa la palabra carne porque indica nuestra condición humana en toda su debilidad, en toda su fragilidad. Nos dice que Dios se volvió frágil para tocar nuestras debilidades de cerca. Por tanto, desde que el Señor se hizo carne, nada en nuestra vida le es ajeno. No hay nada que desprecie, podemos compartir todo con él, todo. Querido hermano, querida hermana, Dios se hizo carne para decirnos, para decirte que te ama allí mismo, que nos ama allí mismo, en nuestras flaquezas, en tus flaquezas; allí mismo, donde más nos avergüenza, donde más nos avergüenza usted. Esto es audaz, la decisión de Dios es audaz: se hizo carne allí mismo donde tantas veces nos avergonzamos; entrar en nuestra vergüenza, convertirnos en nuestro hermano, compartir el camino de la vida.

Se hizo carne y no volvió. No tomó nuestra humanidad como una prenda, que se pone y se quita. No, nunca se ha desprendido de nuestra carne. Y nunca se separará de él: ahora y para siempre está en el cielo con su cuerpo de carne humana. Siempre se ha unido a nuestra humanidad, podríamos decir que se «casó» con ella. Me gusta pensar que cuando el Señor ora al Padre por nosotros, no solo habla: le muestra las heridas de la carne, le muestra las heridas que sufrió por nosotros. Este es Jesús: con su carne es el intercesor, también quiso llevar los signos del sufrimiento. Jesús, con su carne, está ante el Padre. De hecho, el Evangelio dice que vino a vivir entre nosotros. No vino a visitarnos y luego se fue, vino a vivir con nosotros, a quedarse con nosotros. ¿Qué quiere de nosotros entonces? Desea mucha intimidad. Quiere que compartamos con él alegrías y tristezas, deseos y miedos, esperanzas y tristezas, personas y situaciones. Hagámoslo, con confianza: abrámosle el corazón, le contamos todo. Detengámonos en silencio frente al Belén para saborear la ternura de Dios que se hizo cercano, se hizo carne. Y sin miedo invitémoslo a nosotros, a nuestra casa, a nuestra familia. Y además, todo el mundo lo sabe bien, invitémoslo a entrar en nuestras flaquezas. Invitémosle, que vea nuestras heridas. Vendrá y la vida cambiará.

Que la Santa Madre de Dios, en quien el Verbo se hizo carne, nos ayude a acoger a Jesús, que llama a la puerta del corazón para vivir con nosotros.

Después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas,

Les renuevo mis mejores deseos a todos por el año que acaba de comenzar. Como cristianos, huimos de la mentalidad fatalista o mágica: sabemos que las cosas mejorarán en la medida en que, con la ayuda de Dios, trabajemos juntos por el bien común, poniendo en el centro a los más débiles y desfavorecidos. No sabemos qué nos depara el 2021, pero lo que todos y cada uno de nosotros podemos hacer juntos es comprometernos un poco más en cuidarnos los unos a los otros y de la creación, nuestra casa común.

Es cierto, existe la tentación de cuidar solo los propios intereses, de seguir haciendo la guerra, por ejemplo, de enfocarse solo en el perfil económico, de vivir hedonísticamente, es decir, tratando solo de satisfacer el propio placer … Ahí está esa tentación. Leí algo en los periódicos que me entristeció bastante: en un país, no recuerdo cuál, para escapar bien del encierro y de las vacaciones, esa tarde salieron más de 40 aviones. ¿Pero esa gente, que es buena gente, pero no pensó en los que se quedaron en casa, en los problemas económicos de tanta gente que el encierro tiró al suelo, en los enfermos? Simplemente tómate unas vacaciones y haz tu propio placer. Esto me dolió mucho.

Dirijo un saludo especial a quienes comienzan el nuevo año con mayores dificultades, a los enfermos, a los desempleados, a quienes viven en situaciones de opresión o explotación. Y con cariño quiero saludar a todas las familias, especialmente a aquellas en las que hay niños pequeños o que están esperando un parto. Un nacimiento es siempre una promesa de esperanza. Estoy cerca de estas familias: ¡el Señor los bendiga!

Les deseo a todos un feliz domingo, pensando siempre en Jesús que se hizo carne solo para vivir con nosotros, en las cosas buenas y malas, siempre. Por favor, no olvides orar por mí. ¡Buen almuerzo y adiós!

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!