Papa Francisco | La armonía entre el servicio a la Palabra y el servicio a la caridad representa la levadura que hace crecer el cuerpo eclesial

Publicado el25 septiembre, 2019

Papa Francisco | La armonía entre el servicio a la Palabra y el servicio a la caridad representa la levadura que hace crecer el cuerpo eclesial, así se refirió el Santo Padre Francisco en la Audiencia General, al referirse a los Diáconos. Fue en la mañana de hoy, en Plaza San Padre, continuando el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, centró su meditación en el tema: «Esteban» lleno del Espíritu Santo «(Hechos 7.55) entre diakonia y martyria» (pasaje bíblico: de los Hechos de los Apóstoles, 6, 8- 10:15).

Al respecto, decía, “San Lucas, con gran realismo, muestra tanto la fecundidad de este viaje como la aparición de algunos problemas dentro de la comunidad cristiana. La comunidad no solo dio la bienvenida a los judíos, sino también a los griegos, es decir, personas de la diáspora, no judíos, con su propia cultura y sensibilidad y con otra religión. Hoy decimos «paganos». Y estos fueron bienvenidos”.

Continuando, el Santo Padre subrayó, “los Apóstoles son cada vez más conscientes de que su vocación principal es la oración y la predicación de la Palabra de Dios: orar y proclamar el Evangelio; y resuelven la cuestión estableciendo un núcleo de «siete hombres de buena reputación, llenos de espíritu y sabiduría» (Hechos 6: 3)”.

Así mismo, Su Santidad Francisco, exclamó, “el diácono en la Iglesia no es sacerdote de segunda, es otra cosa; No es para el altar, sino para el servicio. Es el custodio del servicio en la Iglesia. Cuando a un diácono le gusta demasiado ir al altar, se equivoca. Este no es su camino”. Agregando, “esta armonía entre el servicio a la Palabra y el servicio a la caridad representa la levadura que hace crecer el cuerpo eclesial”.

Continuando, el Pontífice nos señala que los Apóstoles nombraron a 7 Diáconos, de los cuales se destacan dos, Felipe y Esteban, aclarando que, “Esteban evangeliza con fuerza y ​​parresía, pero su palabra se encuentra con la resistencia más obstinada. Al no encontrar otra manera de detenerlo, ¿qué hacen sus oponentes? Eligen la solución más mezquina para aniquilar a un ser humano: es decir, calumnia o falso testimonio”.

Su Santidad nos contó, que Esteban, frente a todo eso, “no busca escapatorias, no apela a las personalidades que pueden salvarlo, pero vuelve a poner su vida en manos del Señor y la oración de Esteban es hermosa en ese momento: «Señor Jesús, recibe mi espíritu» (Hechos 7.59) – y murió como hijo de Dios, perdonando: «Señor, no les imputes este pecado» (Hechos 7,60)”.

El Papa señaló al respecto, “estas palabras de Esteban nos enseñan que no son los buenos discursos los que revelan nuestra identidad como hijos de Dios, sino solo el abandono de la vida de uno en las manos del Padre y el perdón para aquellos que nos ofenden y ven la calidad de nuestra fe”. Por último, declaró, “los mártires no son «santos», sino hombres y mujeres en carne y hueso que, como dice el Apocalipsis, «han lavado sus vestiduras, haciéndolas blancas en la sangre del Cordero» (7,14). Ellos son los verdaderos ganadores”.

A continuación, compartimos con ustedes, la interpretación del italiano al castellano del mensaje brindado por Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

A través del Libro de los Hechos de los Apóstoles, continuamos siguiendo un viaje: el viaje del Evangelio al mundo. San Lucas, con gran realismo, muestra tanto la fecundidad de este viaje como la aparición de algunos problemas dentro de la comunidad cristiana. Desde el principio siempre han sido problemas. ¿Cómo armonizar las diferencias que conviven en él sin que ocurran contrastes y divisiones?

La comunidad no solo dio la bienvenida a los judíos, sino también a los griegos, es decir, personas de la diáspora, no judíos, con su propia cultura y sensibilidad y con otra religión. Hoy decimos «paganos». Y estos fueron bienvenidos. Esta convivencia determina un equilibrio frágil y precario; y ante las dificultades aparece la «cizaña», y ¿cuál es la peor cizaña que destruye una comunidad? La cizaña de murmurar, la cizaña de la charla: los griegos murmuran por la falta de atención de la comunidad a sus viudas.

Los apóstoles comienzan un proceso de discernimiento que consiste en considerar bien las dificultades y buscar soluciones juntos. Encuentran una manera de dividir las diversas tareas para un crecimiento sereno de todo el cuerpo eclesial y evitar descuidar tanto la «raza» del Evangelio como el cuidado de los miembros más pobres.

Los Apóstoles son cada vez más conscientes de que su vocación principal es la oración y la predicación de la Palabra de Dios: orar y proclamar el Evangelio; y resuelven la cuestión estableciendo un núcleo de «siete hombres de buena reputación, llenos de espíritu y sabiduría» (Hechos 6: 3), quienes, después de recibir la imposición de manos, se encargarán del servicio de las mesas. Estos son los diáconos creados para esto, para el servicio. El diácono en la Iglesia no es sacerdote de segunda, es otra cosa; No es para el altar, sino para el servicio. Es el custodio del servicio en la Iglesia. Cuando a un diácono le gusta demasiado ir al altar, se equivoca. Este no es su camino. Esta armonía entre el servicio a la Palabra y el servicio a la caridad representa la levadura que hace crecer el cuerpo eclesial.

Y los apóstoles crean siete diáconos, y entre los siete «diáconos» se distinguen particularmente Esteban y Felipe. Esteban evangeliza con fuerza y ​​parresía, pero su palabra se encuentra con la resistencia más obstinada. Al no encontrar otra manera de detenerlo, ¿qué hacen sus oponentes? Eligen la solución más mezquina para aniquilar a un ser humano: es decir, calumnia o falso testimonio. Y sabemos que la calumnia siempre mata. Este «cáncer diabólico», que surge del deseo de destruir la reputación de una persona, también ataca al resto del cuerpo eclesial y lo daña seriamente cuando, debido a intereses mezquinos o para encubrir sus propios defectos, existe una coalición para difamar a alguien.

Conducido en el Sanedrín y acusado por testigos falsos, lo mismo que habían hecho con Jesús y lo mismo hará con todos los mártires a través de testigos falsos y calumnias, Esteban proclama una nueva lectura de la historia sagrada centrada en Cristo, para defenderse.

Y la Pascua de Jesús que murió y resucitó es la clave de toda la historia del pacto. Ante esta sobreabundancia del don divino, Esteban denuncia valientemente la hipocresía con la que los profetas y el mismo Cristo han sido tratados. Y recuérdeles la historia diciendo: «¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Mataron a quienes predijeron la venida de los Justos, de quienes ahora se han convertido en traidores y asesinos «(Hechos 7.52). No usa medias palabras, pero habla con claridad, dice la verdad.

Esto provoca la reacción violenta de los oyentes, y Esteban es condenado a muerte, condenado a lapidación. Pero él manifiesta las verdaderas «cosas» del discípulo de Cristo. No busca escapatorias, no apela a las personalidades que pueden salvarlo, pero vuelve a poner su vida en manos del Señor y la oración de Esteban es hermosa en ese momento: «Señor Jesús, recibe mi espíritu» (Hechos 7.59) – y murió como hijo de Dios, perdonando: «Señor, no les imputes este pecado» (Hechos 7,60).

Estas palabras de Esteban nos enseñan que no son los buenos discursos los que revelan nuestra identidad como hijos de Dios, sino solo el abandono de la vida de uno en las manos del Padre y el perdón para aquellos que nos ofenden y ven la calidad de nuestra fe.

Hoy hay más mártires que al comienzo de la vida de la Iglesia, y los mártires están en todas partes. La Iglesia de hoy es rica en mártires, está irrigada por su sangre que es «semilla de nuevos cristianos» (Tertuliano, apologético, 50.13) y asegura el crecimiento y la fecundidad del pueblo de Dios. Los mártires no son «santos», sino hombres y mujeres en carne y hueso que, como dice el Apocalipsis, «han lavado sus vestiduras, haciéndolas blancas en la sangre del Cordero» (7,14). Ellos son los verdaderos ganadores.

También le pedimos al Señor que, mirando a los mártires de ayer y de hoy, podamos aprender a vivir una vida plena, acogiendo el martirio de la fidelidad diaria al Evangelio y de la conformación a Cristo.

 

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!