Papa Francisco | La oración es poderosa, porque atrae el poder de Dios y el poder de Dios siempre da vida

Publicado el27 mayo, 2020

Papa Francisco | La oración es poderosa, porque atrae el poder de Dios y el poder de Dios siempre da vida, la afirmación se desprende del mensaje expresado por el Santo Padre durante el desarrollo de la Audiencia General. Celebrada en la mañana del miércoles 27 de mayo, en la Biblioteca de Palacio Apostólico Vaticano, Su Santidad Francisco centro su Catequesis en «La oración de los justos» (Sal 17.1-3.5).

Al respecto, nos decía, “el plan de Dios para la humanidad es bueno, pero en nuestra vida diaria experimentamos la presencia del mal: es una experiencia cotidiana. Los primeros capítulos del libro de Génesis describen la expansión progresiva del pecado en los asuntos humanos”.

El Santo Padre señaló, además, “Adán y Eva (cf. Génesis 3: 3-7) dudan de las intenciones benévolas de Dios, pensando que están tratando con una divinidad envidiosa, que les impide su felicidad”. Agregando más adelante, “el mal se vuelve aún más perturbador con la segunda generación humana, es más fuerte: es la historia de Caín y Abel (cf. Génesis 4: 1-16)”.

Profundizando en su mensaje, entonces, nos señalaba, “Caín tiene envidia de su hermano: está el gusano de la envidia; aunque es el primogénito, ve a Abel como un rival, uno que mina su primacía. El mal comienza a entrar en el corazón: los pensamientos siempre tratan de mirar mal al otro, con sospecha. Y esto también sucede con el pensamiento: «Este es un chico malo, me hará daño». Y este pensamiento está entrando en el corazón … Y así, la historia de la primera fraternidad termina con un asesinato. Hoy pienso en la fraternidad humana … guerras en todas partes”.

Su Santidad Francisco, también nos decía, “(…) en estas primeras páginas de la Biblia, se escribe otra historia, menos conspicua, mucho más humilde y devota, que representa la redención de la esperanza. Incluso si casi todos se comportan de manera brutal, convirtiendo el odio y la conquista en el gran motor de los asuntos humanos, hay personas capaces de rezar a Dios con sinceridad, capaces de escribir el destino del hombre de una manera diferente”.

El Santo Padre, avanzando, declaró, “al leer estas historias, uno tiene la impresión de que la oración es tanto el terraplén como el refugio del hombre ante la inundación del mal que crece en el mundo. En una inspección más cercana, también oramos para ser salvados por nosotros mismos. Es importante rezar: «Señor, por favor, sálvame de mí mismo, de mis ambiciones, de mis pasiones»”.

Agregando, nos enseñaba, “las oraciones de las primeras páginas de la Biblia son hombres que trabajan por la paz: de hecho, la oración, cuando es auténtica, libre de instintos de violencia y es una mirada dirigida a Dios, para que pueda volver a cuidar el corazón del hombre”.  Continuando, decía, “(…) la oración es poderosa, porque atrae el poder de Dios y el poder de Dios siempre da vida: siempre. Él es el Dios de la vida, y renace”.

Casi en el final, destacaba el Santo Padre, “la oración es una cadena de vida, siempre: muchos hombres y mujeres que rezan, siembran la vida. La oración siembra vida, pequeña oración: por eso es tan importante enseñar a los niños a rezar. Me duele cuando encuentro niños que no pueden hacer la señal de la cruz. Debemos enseñarles a hacer bien la señal de la cruz, porque es la primera oración. Las primeras oraciones aprendidas de niño permanecen en el corazón, porque son una semilla de vida, la semilla del diálogo con Dios”.

A continuación, compartimos la interpretación del italiano al castellano del mensaje brindado por Su Santidad Francisco:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Dedicamos la catequesis de hoy a la oración de los justos.

El plan de Dios para la humanidad es bueno, pero en nuestra vida diaria experimentamos la presencia del mal: es una experiencia cotidiana. Los primeros capítulos del libro de Génesis describen la expansión progresiva del pecado en los asuntos humanos. Adán y Eva (cf. Génesis 3: 3-7) dudan de las intenciones benévolas de Dios, pensando que están tratando con una divinidad envidiosa, que les impide su felicidad. De ahí la rebelión: ya no creen en un Creador generoso, que desea su felicidad. Su corazón, cediendo a la tentación del maligno, es tomado por delirios de omnipotencia: «Si comemos el fruto del árbol, seremos como Dios» (cf. v. 5). Y esta es la tentación: esta es la ambición que entra al corazón. Pero la experiencia va en la dirección opuesta: sus ojos se abren y descubren que están desnudos (v. 7), sin nada. No olvides esto: el tentador es un mal pagador, paga mal.

El mal se vuelve aún más perturbador con la segunda generación humana, es más fuerte: es la historia de Caín y Abel (cf. Génesis 4: 1-16). Caín tiene envidia de su hermano: está el gusano de la envidia; aunque es el primogénito, ve a Abel como un rival, uno que mina su primacía. El mal aparece en su corazón y Caín no puede dominarlo. El mal comienza a entrar en el corazón: los pensamientos siempre tratan de mirar mal al otro, con sospecha. Y esto también sucede con el pensamiento: «Este es un chico malo, me hará daño». Y este pensamiento está entrando en el corazón … Y así, la historia de la primera fraternidad termina con un asesinato. Hoy pienso en la fraternidad humana … guerras en todas partes.

En el linaje de Caín, se desarrollan las artesanías y las artes, pero también se desarrolla la violencia, expresada por la siniestra canción de Lamec, que suena como un himno de venganza: «Maté a un hombre por mi nick y un niño por mi moretón. […] Siete veces se vengará a Caín, pero Lamec setenta y siete «(Génesis 4: 23-24). Venganza: «Lo hiciste, lo pagarás». Pero esto no lo dice el juez, yo lo digo. Y juzgo la situación. Y así, el mal se extiende como un incendio forestal, hasta que ocupa todo el panorama: «El Señor vio que la maldad de los hombres era grande en la tierra y que cada propósito íntimo de su corazón no era más que mal, siempre» (Gen 6.5). Los grandes frescos del diluvio universal (cap. 6-7) y la torre de Babel (cap. 11) revelan la necesidad de un nuevo comienzo, como de una nueva creación, que tendrá su cumplimiento en Jesucristo.

Sin embargo, en estas primeras páginas de la Biblia, se escribe otra historia, menos conspicua, mucho más humilde y devota, que representa la redención de la esperanza. Incluso si casi todos se comportan de manera brutal, convirtiendo el odio y la conquista en el gran motor de los asuntos humanos, hay personas capaces de rezar a Dios con sinceridad, capaces de escribir el destino del hombre de una manera diferente. Abel le ofrece a Dios un sacrificio de primicias. Después de su muerte, Adán y Eva tuvieron un tercer hijo, Set, de quien nació Enos (que significa «mortal»), y se dice: «En ese momento la gente comenzó a invocar el nombre del Señor» (4,26). Entonces aparece Enoc, una persona que «camina con Dios» y que es secuestrada al cielo (cf. 5,22.24). Y finalmente está la historia de Noé, un hombre justo que «caminó con Dios» (6,9), ante quien Dios retiene su propósito de borrar a la humanidad (cf 6,7-8).

Al leer estas historias, uno tiene la impresión de que la oración es tanto el terraplén como el refugio del hombre ante la inundación del mal que crece en el mundo. En una inspección más cercana, también oramos para ser salvados por nosotros mismos. Es importante rezar: «Señor, por favor, sálvame de mí mismo, de mis ambiciones, de mis pasiones». Las oraciones de las primeras páginas de la Biblia son hombres que trabajan por la paz: de hecho, la oración, cuando es auténtica, libre de instintos de violencia y es una mirada dirigida a Dios, para que pueda volver a cuidar el corazón del hombre. El Catecismo dice: «Esta calidad de oración es vivida por una multitud de justos en todas las religiones» (CIC, 2569). La oración cultiva parterres de renacimiento en lugares donde el odio del hombre solo ha podido agrandar el desierto. Y la oración es poderosa, porque atrae el poder de Dios y el poder de Dios siempre da vida: siempre. Él es el Dios de la vida, y renace.

Es por eso que el señorío de Dios pasa por la cadena de estos hombres y mujeres, a menudo incomprendidos o marginados en el mundo. Pero el mundo vive y crece gracias a la fuerza de Dios que estos siervos suyos atraen con su oración. Son una cadena que no es nada ruidosa, que rara vez salta a los titulares, ¡pero es tan importante restaurar la confianza en el mundo! Recuerdo la historia de un hombre: un jefe de gobierno, importante, no de esta época, de tiempos pasados. Un ateo que no tenía sentido religioso en su corazón, pero de niño sintió a su abuela rezar, y esto permaneció en su corazón. Y en un momento difícil de su vida, ese recuerdo volvió a su corazón y dijo: «Pero la abuela rezó …». Entonces comenzó a rezar con las fórmulas de su abuela y allí encontró a Jesús. La oración es una cadena de vida, siempre: muchos hombres y mujeres que rezan, siembran la vida. La oración siembra vida, pequeña oración: por eso es tan importante enseñar a los niños a rezar. Me duele cuando encuentro niños que no pueden hacer la señal de la cruz. Debemos enseñarles a hacer bien la señal de la cruz, porque es la primera oración. Es importante que los niños aprendan a orar. Entonces, tal vez, podrán olvidar, tomar otro camino; pero las primeras oraciones aprendidas de niño permanecen en el corazón, porque son una semilla de vida, la semilla del diálogo con Dios.

El camino de Dios en la historia de Dios pasó por ellos: pasó por un «descanso» de la humanidad que no se ajustaba a la ley del más apto, pero le pidió a Dios que realizara sus milagros y, sobre todo, que se transformara nuestro corazón de piedra en el corazón de la carne (cf. Ez 36,26). Y esto ayuda a la oración: porque la oración abre la puerta a Dios, transformando nuestro corazón muchas veces en piedra, en un corazón humano. Y se necesita mucha humanidad, y con la humanidad rezamos bien.

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!