Papa Francisco | La Palabra de Dios, es una Palabra imparable que quiere correr para comunicar la salvación a todos, así lo señaló el Santo Padre en la Audiencia General brindada en el Salón Pablo VI en la ciudad del Vaticano. En su encuentro con los peregrinos del mundo, Su Santidad concluyó con el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, centrando su meditación en el tema: “Pablo dio la bienvenida a todos los que acudieron a él, anunciando el reino de Dios…, con toda franqueza y sin impedimento” ( Hch 28.30-31).

El encarcelamiento de Pablo en Roma y la fecundidad del anuncio (pasaje bíblico: De los Hechos de los Apóstoles, 28, 16.30-31).

A continuación, compartimos con ustedes el mensaje del Santo Padre Francisco:

Queridos hermanos y hermanas!

Hoy concluimos la catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, con la última etapa misionera de San Pablo: es decir, Roma (cf Hechos 28.14).

El viaje de Pablo, que fue uno con el del Evangelio, es la prueba de que las rutas de los hombres, si se viven en la fe, pueden convertirse en un espacio de tránsito para la salvación de Dios, a través de la Palabra de fe que es fermento, activo en la historia, capaz de transformar situaciones y abrir nuevos caminos.

Con la llegada de Pablo al corazón del Imperio, termina la historia de los Hechos de los Apóstoles, que no termina con el martirio de Pablo, sino con la abundante siembra de la Palabra. El final de la historia de Lucas, centrado en el viaje del Evangelio en el mundo, contiene y resume todo el dinamismo de la Palabra de Dios, una Palabra imparable que quiere correr para comunicar la salvación a todos.

En Roma, Pablo se encuentra en primer lugar con sus hermanos en Cristo, quienes lo acogen y le infunden coraje (cf. Hch 28:15) y cuya cálida hospitalidad sugiere cuán esperado y deseado fue su llegada. Luego se le permitió vivir solo bajo custodia militar, es decir, con un soldado que lo estaba vigilando, estaba bajo arresto domiciliario. A pesar de su condición de prisionero, Pablo puede reunirse con los notables judíos para explicar por qué se vio obligado a apelar al César y contarles sobre el reino de Dios. Trata de convencerlos sobre Jesús, comenzando por las Escrituras y mostrando la continuidad entre los novedad de Cristo y la “esperanza de Israel” (Hechos 28.20). Pablo se reconoce profundamente judío y ve en el Evangelio que predica, es decir, en la proclamación de Cristo muerto y resucitado, el cumplimiento de las promesas hechas al pueblo elegido.

Después de esta primera reunión informal que encuentra a los judíos bien dispuestos, sigue una más oficial durante la cual, durante todo un día, Pablo anuncia el reino de Dios e intenta abrir a sus interlocutores a la fe en Jesús, comenzando por “la ley de Moisés y los profetas “(Hch 28,23). Como no todos están convencidos, denuncia el endurecimiento del corazón del pueblo de Dios, la causa de su condena (cf. Is 6,9-10), y celebra con pasión la salvación de las naciones que se muestran sensibles a Dios y capaces de Escucha la Palabra del Evangelio de la vida (cf. Hch 28,28).

En este punto de la narración, Lucas concluye su trabajo mostrándonos no la muerte de Pablo sino el dinamismo de su sermón, de una Palabra que “no está encadenada” (2Tm 2,9) – Pablo no tiene libertad para moverse pero es libre hablar porque la Palabra no está encadenada: es una Palabra lista para ser sembrada con todas las manos por el Apóstol. Pablo lo hace “con toda franqueza y sin impedimentos” (Hch 28,31), en una casa donde recibe a quienes desean recibir el anuncio del reino de Dios y conocer a Cristo. Esta casa abierta a todos los corazones en busca es una imagen de la Iglesia que, aunque perseguida, incomprendida y encadenada, nunca se cansa de dar la bienvenida a cada hombre y mujer con un corazón maternal para anunciarles el amor del Padre que se hizo visible en Jesús.

Queridos hermanos y hermanas, al final de este viaje, viviendo juntos, siguiendo la carrera del Evangelio en el mundo, el Espíritu revive en cada uno de nosotros el llamado a ser evangelizadores valientes y alegres. Haznos, como Pablo, capaces de impregnar nuestros hogares con el Evangelio y convertirlos en cenáculos de fraternidad, donde podamos acoger al Cristo vivo, que “viene a nuestro encuentro en cada hombre y en cada época” (cf. II Prefacio de Adviento).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *