Papa Francisco | La verdadera batalla es contra los espíritus del mal

Publicado el9 octubre, 2019

Papa Francisco | La verdadera batalla es contra los espíritus del mal, así lo afirmó el Santo Padre en la audiencia general celebrada en la mañana de hoy en Plaza San Pedro junto a los peregrinos del mundo. Continuando el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, centró su meditación en el tema: «El instrumento que elegí para mí» (Hechos 9:15). Saulo, de perseguidor a evangelizador. (Canción bíblica: de los Hechos de los Apóstoles, 9, 3-6).

El Santo Padre Francisco nos ilustra, “el joven Saulo es retratado como un intransigente, es decir, uno que muestra intolerancia hacia aquellos que piensan de manera diferente a él, absolutiza su identidad política o religiosa y reduce al otro a un enemigo potencial para luchar”. Continuando, nos cuenta sobre Saulo, “solo después de haber sido transformado por Cristo, entonces enseñará que la verdadera batalla «no es contra la carne y la sangre, sino contra los […] gobernantes de este mundo oscuro, contra los espíritus del mal» (Efesios 6:12). Él enseñará que las personas no deben ser combatidas, sino el mal que inspira sus acciones”.

Más adelante, Su Santidad nos cuenta, “Lucas dice que mientras Saulo intenta desarraigar a la comunidad cristiana, el Señor está siguiendo su rastro para tocar su corazón y convertirlo a sí mismo. Es el método del Señor: toca el corazón. El Resucitado toma la iniciativa y se manifiesta a Saulo en el camino a Damasco, un evento que se narra tres veces en el Libro de los Hechos (ver Hechos 9: 3-19; 22.3-21; 26,4-23)”.

El Santo Padre, también nos recordó, que, “a través de la «luz» y «voz», típica de las teofanías, el Resucitado se le aparece a Saulo y le pide que explique su furia fratricida: «Saúl, Saulo, ¿por qué me persigues?» (Hechos 9,4). Aquí el Resucitado manifiesta ser uno con aquellos que creen en Él: ¡golpear a un miembro de la Iglesia es golpear a Cristo mismo! Incluso aquellos que son ideólogos porque quieren la «pureza» – entre comillas – de la Iglesia, golpean a Cristo”.

A continuación, compartimos con ustedes la interpretación del italiano al castellano del mensaje brindado por el Santo Padre Francisco:

 

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

A partir del episodio de la lapidación de Esteban, aparece una figura que, junto a la de Pedro, es la más presente e incisiva en los Hechos de los Apóstoles: la de «un joven llamado Saulo» (Hechos 7,58). Al principio se lo describe como alguien que aprueba la muerte de Esteban y quiere destruir la Iglesia (ver Hechos 8: 3); pero luego se convertirá en el instrumento elegido por Dios para proclamar el Evangelio a las naciones (ver Hechos 9:15; 22.21; 26.17).

Con la autorización del sumo sacerdote, Saulo persigue a los cristianos y los captura. Ustedes que provienen de algunos pueblos que han sido perseguidos por dictaduras, entienden bien lo que significa perseguir a las personas y capturarlas. Lo mismo hizo Saulo. Y esto lo hace pensando en servir la Ley del Señor. Lucas dice que Saulo «respiró» «amenazas y masacres contra los discípulos del Señor» (Hechos 9: 1): en él hay un aliento que huele a muerte, no a vida.

El joven Saulo es retratado como un intransigente, es decir, uno que muestra intolerancia hacia aquellos que piensan de manera diferente a él, absolutiza su identidad política o religiosa y reduce al otro a un enemigo potencial para luchar. Un ideólogo. En Saulo, la religión se había convertido en ideología: ideología religiosa, ideología social, ideología política. Solo después de haber sido transformado por Cristo, entonces enseñará que la verdadera batalla «no es contra la carne y la sangre, sino contra los […] gobernantes de este mundo oscuro, contra los espíritus del mal» (Efesios 6:12). Él enseñará que las personas no deben ser combatidas, sino el mal que inspira sus acciones.

La condición de enojo, porque Saúl estaba enojado, y la situación conflictiva de Saulo invita a todos a preguntarse: ¿cómo vivo mi vida de fe? ¿Voy a conocer a otros o estoy en contra de otros? ¿Pertenezco a la Iglesia universal (buena y mala, todos) o tengo una ideología selectiva? ¿Amo a Dios o amo las formulaciones dogmáticas? ¿Cómo es mi vida religiosa? ¿Profesar fe en Dios me hace amigable u hostil hacia aquellos que son diferentes a mí?

Lucas dice que mientras Saulo intenta desarraigar a la comunidad cristiana, el Señor está siguiendo su rastro para tocar su corazón y convertirlo a sí mismo. Es el método del Señor: toca el corazón. El Resucitado toma la iniciativa y se manifiesta a Saulo en el camino a Damasco, un evento que se narra tres veces en el Libro de los Hechos (ver Hechos 9: 3-19; 22.3-21; 26,4-23). A través de la binomial «luz» y «voz», típica de las teofanías, el Resucitado se le aparece a Saulo y le pide que explique su furia fratricida: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» (Hechos 9,4). Aquí el Resucitado manifiesta ser uno con aquellos que creen en Él: ¡golpear a un miembro de la Iglesia es golpear a Cristo mismo! Incluso aquellos que son ideólogos porque quieren la «pureza» – entre comillas – de la Iglesia, golpean a Cristo.

La voz de Jesús le dice a Saulo: «Levántate y entra a la ciudad y se te dirá lo que debes hacer» (Hechos 9: 6). Sin embargo, una vez de pie, Saulo ya no ve nada, se ha quedado ciego, y de un hombre fuerte, autoritario e independiente se vuelve débil, necesitado y dependiente de los demás, porque no ve. La luz de Cristo lo ha deslumbrado y cegado: «Así también aparece externamente cuál era su realidad interna, su ceguera a la verdad, a la luz que es Cristo» (Benedicto XVI, Audiencia general, 3 de septiembre de 2008).

De este «cuerpo a cuerpo» entre Saulo y el Resucitado se inicia una transformación que muestra la «Pascua personal» de Saulo, su paso de la muerte a la vida: lo que antes era gloria se convierte en «basura» para ser rechazado para comprar lo verdadero. Ganancia que es Cristo y la vida en Él (ver Fil 3: 7-8).

Pablo recibe el bautismo. Así, el bautismo marca para Saulo, como para cada uno de nosotros, el comienzo de una nueva vida, y está acompañado por una nueva mirada hacia Dios, sobre sí mismo y sobre los demás, quienes por ser enemigos se convierten en hermanos en Cristo.

Pidamos al Padre que también nos permita, como Saulo, experimentar el impacto de su amor que solo puede hacer de un corazón de piedra un corazón de carne (ver Ez 11,15), capaz de abrazar «lo mismo sentimientos de Cristo Jesús «(Fil 2,5).

Noticias relacionadas

Papa Francisco | Dios siempre está en salida, buscándonos

Papa Francisco | Dios siempre está en salida, buscándonos

Papa Francisco | Dios siempre está en salida, buscándonos, así lo afirmó el Santo Padre Francisco durante su mensaje expresado antes de recitar la oración Mariana del Ángelus. Fue en el medio día de hoy (hora de Roma), cuando Su Santidad Francisco se presentaba en la...

0 comentarios

Deja un comentario

Suscribite a nuestro newsletter

¡Te suscribiste correctamente!

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!